23 de mayo de 2009

El incomparable Bear Grylls





Me encanta los sábados y domingos a la una, mientras trasteo en la cocina intentando emular al Arguiñano, ver por la tele, que heredé de la yaya Ino y que recientemente he instalado en los altos del microondas, al incomparable, al insuperable, al increíble Bear Grylls y sus apasionantes e intrigantes historias de supervivencia.

Edward Michael "Oso" Grylls (nacido 7 de junio de 1974) es un británico aventurero, escritor y presentador de televisión. Le ha hecho famosísimo su serie de televisión "El último superviviente", que en España emite CUATRO. El hombre enfrentado a su hábitat. A la edad de 23 años escaló el Monte Everest, dieciocho meses después de sufrir un grave accidente por una caída libre en paracaídas en Kenia, que casi le cuesta la vida o quedar paralítico para siempre. Leer su biografía en Wikipedia es emocionante y muy divertido si nos servimos del traductor simultáneo inglés-español.

Pero más emocionante aún es poder visionar sus reportajes:

Episodios

Primera Temporada
Estreno Título
1 27 de octubre de 2006 Montañas Rocosas
2 10 de noviembre de 2006 Desierto de Moab
3 17 de noviembre de 2006 Costa Rica
4 24 de noviembre de 2006 Alaska
5 1 de diciembre de 2006 Monte Kilauea
6 8 de diciembre de 2006 Sierra Nevada
7 15 de diciembre de 2006 Sabana Africana
8 22 de diciembre de 2006 Alpes
9 29 de diciembre de 2006 Isla Desierta

Segunda Temporada
Estreno Título
1 15 de junio de 2007 Everglades
2 22 de junio de 2007 Islandia
3 29 de junio de 2007 Barrancas del Cobre Chihuahua México
4 6 de julio de 2007 Australia
5 13 de julio de 2007 Ecuador
6 20 de julio de 2007 Escocia

Tercera Temporada
Estreno Título
1 9 de noviembre de 2007 Desierto del Sahara
2 16 de noviembre de 2007 Desierto del Sahara
3 23 de noviembre de 2007 Panamá
4 30 de noviembre de 2007 Panamá
5 7 de diciembre de 2007 Patagonia
6 14 de diciembre de 2007 Patagonia
7 21 de diciembre de 2007 Siberia
8 28 de diciembre de 2007 Vuelo sobre el monte Everest (Especial)

Cuarta Temporada
Estreno Título
1 2 de mayo de 2008 Namibia
2 9 de mayo de 2008 Zambia
3 16 de mayo de 2008 Cinturón de Fuego del Pacífico
4 23 de mayo de 2008 Cinturón de Fuego del Pacífico
5 30 de mayo de 2008 Siberia
6 6 de junio de 2008 Siberia

Lo Esencial

Quinta Temporada
Estreno Título
1 3 de marzo de 2009 Baja California México
2 10 de marzo de 2009 Los Pantanos del Sur
3 17 de marzo de 2009 Irlanda
4 24 de marzo de 2009 Dakota del sur
5 31 de marzo de 2009 Yukón
6 7 de Abril de 2009 Rumanía
7 14 de Abril de 2009 Turquía
8 21 de Abril de 2009 Belice
9 28 de Abril de 2009 República Dominicana
10 5 de Mayo de 2009 Oregón
11 12 de mayo de 2009 Guía de supervivencia
11 19 de mayo de 2009 Guía de supervivencia Parte 2


Otro día os hablo del Gran MikiMoto, Miquel Calçada Olivella, y sus "Afers exteriors".









22 de mayo de 2009

La Grieta IV









A su brillante expediente académico, había que añadir la pasión a la vez desbocada, de la hora larga que destinaban a hacer el amor, y contenida el resto del día, que le permitía atender sus asuntos sin descalabros. Nuestro hermano aseguraba que la rutina pronto imponía sus usos horarios y sus husos solemnes. No entendíamos casi nada de aquella manera suya tan rebuscada de hablar. Él siempre había sido así, muy suyo, alguien muy especial, pero desde que mantenía aquella relación con Gisela se comportaba de manera excesivamente protocolaria. Afortunadamente para nosotros, paraba poco en casa. Temíamos que volviesen sus manías de antaño con el orden y la limpieza. Nos aterrorizaba que pudiese sufrir un nuevo desengaño amoroso. Pero en esta ocasión el cambio de conducta iba por otros derroteros. Chencho lo expresaba con claridad meridiana: “¡Gerardo se nos está volviendo un pijo insoportable!” Renovó su fondo de armario. Vestía como un dandi de la España colonial, de blanco impoluto. Le exigía a Simona Mirela que se le dejase la colada como jaspe de exhibición. Mirela acusaba evidentes signos de cansancio y hartazgo varonil: demasiados hombres a su cargo. Arrastraba los pies como una viuda india obligada a casarse con sus veinte cuñados. Un viernes por la noche mientras todos dormíamos se marchó llevando consigo una pequeña maleta con lo imprescindible. Dejó una nota en la cocina que rezaba: “ Apa trece, pietrele rămân” (El agua fluye, las piedras se mantienen) y todos sus sujetadores gigantes en el cajón de la cómoda. Los conservamos, no porque pensásemos que algún día pudiese regresar, sino por pura desidia. Nuestro padre lo encajó mejor de lo esperable. De hecho, notamos que controlaba un poco más su dieta etílica.
Intuimos que los problemas entre Gerardo y la dama del perrito surgieron a raíz precisamente de sus altas exigencias con la colada. Desde que se llevaba en una bolsa deportiva la ropa sucia para lavarla en el domicilio de Gisela, nuestro hermano regresaba enfurruñado, irritado y en más de una ocasión con la colada sin lavar. En esas ocasiones, en vez de poner una lavadora, cogía un barreño, lo llenaba de agua caliente y detergente y lavaba él mismo a mano su ropa mezclada con la de los demás, restregándola con tanto ahínco y tanta enjundia que le hacía agujeros a calzoncillos y calcetines. A Chencho le sacaba de quicio esta actitud y se enfrascaban en tremendas discusiones. Un día Gerardo le arrojó una prenda mojada a la cabeza. Chencho se revolvió, pero no llegó la sangre al río porque entre todos le sujetamos. Gerardo preparó su equipaje, una pequeña maleta – tal vez más grande que la que se llevó Mirela -. Pensamos que se había mudado a vivir a casa de su amante. Regresó la calma al hogar.
Papá decidió que había llegado la hora de trasladar a los pequeños del piso “ocupado” a nuestra vivienda legítima; se sentía harto de vivir con el corazón en un puño, imaginando la irrupción de técnicos y arquitectos municipales o de agentes de policía en nuestra casa, desalojándonos del piso superior, que ya sentíamos como nuestro. Hizo venir a una brigada de amigos albañiles que repusieron el techo después de trasladar las habitaciones de los chicos a la habitación de Gerardo. Hizo sacar todas sus cosas; las embalamos en cajas de cartón y una brigada de amigos de papá dedicados a las mudanzas le hicieron el inmenso favor de trasladar sus pertenencias a una especie de almacén que alguien tenía en alguna parte. Ninguno de nosotros nos atrevimos a replicar a nuestro padre en esta drástica decisión, en parte porque le veíamos muy decidido, determinado, resuelto como una especie de buey sin castrar; en parte porque en el fondo nos alegraba saber que Gerardo dejaría de darnos problemas al no residir bajo nuestro mismo techo – antaño agrietado, ahora reparado, renovado, recuperado – Aquel techo nuevo era como la expresión de nuestra angustia por los últimos acontecimientos...

( To Be Continued...)

18 de mayo de 2009

Benedetti, Mario, dile al de arriba que no quiero ya más obituarios







Te quiero

Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia
si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos
tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro
tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía
si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos
y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero
y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola
te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente vive feliz
aunque no tenga permiso
si te quiero es porque sos
mi amor mi ccómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho mas que dos.



Vamos juntos

Con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero

compañero te desvela
la misma suerte que a mi
prometiste y prometí
encender esta candela

con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero

la muerte mata y escucha
la vida viene después
la unidad que sirve es
la que nos une en la lucha

con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero

la historia tañe sonora
su lección como campana
para gozar el mañana
hay que pelear el ahora

con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero

ya no somos inocentes
ni en la mala ni en la buena
cada cual en su faena
porque en esto no hay suplentes

con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero

algunos cantan victoria
porque el pueblo paga vidas
pero esas muertes queridas
van escribiendo la historia

con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero.


Yo no te pido


Yo no te pido que me bajes
una estrella azul
solo te pido que mi espacio
llenes con tu luz.

Yo no te pido que me firmes
diez papeles grises para amar
sólo te pido que tu quieras
las palomas que suelo mirar.

De lo pasado no lo voy a negar
el futuro algún día llegara
y del presente
que le importa a la gente
si es que siempre van a hablar.

Sigue llenando este minuto
de razones para respirar
no me complazcas no te niegues
no hables por hablar.

Yo no te pido que me bajes
una estrella azul
solo te pido que mi espacio
llenes con tu luz.



13 de mayo de 2009

Hasta siempre, Antonio Vega



Leo en el blog de nuestro amigo Lagarto que ha tenido el enorme privilegio de conocer a Antonio Vega.
A mi me gustaba "La chica de ayer" y el aspecto sanísimo, jovencísimo y guapísimo que nos ofrecía en sus primeras apariciones.
Algunos amigos y amigas mías de la infancia quedaron atrapados por "El Caballo". Ya no viven, se quedaron en el camino. Una amiga mía recién casada con un bebé, enganchada a la heroína, dijo que bajaba la basura a su marido y ya no regresó nunca más.
Una vez en la calle se me murió de sobredosis en los brazos una joven de mi quinta, de mi generación. Se llamaba Elena y se encargaba de la recogida de perros abandonados. Murió y los perros vagaban por las calles llorando desamparados, abandonadísimos, aullando como lobos. El ayuntamiento tardó unos dos años en tomar partido. Siempre que veo un perro vagabundo me asalta el recuerdo de Elena agonizando en mis brazos. Me preguntaron, ¿te pusistes guantes? Respondí, "No quiero guantes para abrazar al hermano, al amigo que se va"

Cuando escucho la música de los dos Antonios, la de Vega y la de Flores, regresa el recuerdo vivo de mis amigos y amigas ausentes. De nuestras risas y chanzas. De la edad en la que, como decía Leopoldo Panero, se vive, se vivió, se gozó de veras y se apuró la savia de la vida. Cobro clara conciencia de que como bien decía Panero, "en la infancia vivimos, el resto sobrevivimos"

Antonio, sé que ahora escucharé tu música como escucho la de Flores, con una emoción muy difícil de explicar contenida en el lagrimal, en el estómago, en las venas, las arterias. Vuestra música en vena.

Feliz viaje, Antonio !!!



9 de mayo de 2009

"El País de Nunca Jamás"...."Yo creo en las hadas, yo creo, sí creo"





Nos cuenta nuestra preciosa Diciembre que parte una temporada al "País de Nunca Jamás". Como diría mi amiga brasileña Gilda, "¡Pero qué sortuda! Te deseamos un muy feliz viaje. No queremos que te acuerdes de nada y de nadie. Porque los viajes al "País de Nunca Jamás" exigen en su pasaporte una total y absoluta "Desconexión de Todo, de Todas y Todos". Los y las, que no contamos por el momento con esa suerte, podemos dedicarnos durante la espera del regreso a "yotubear", que es una afición de las más placenteras y económicas en estos tiempos de cinturón estrecho que vivimos.
Diciembre, reina y tesoro de la blogosfera, que tengáis muy feliz viaje y un poquito de por favor, regresa cuando quiera, pero regresa.

Besotísimos a raudales a los y las personas que tienen la suerte de viajar y conocer "El País de Nunca Jamás"

Smuakis...






"De qué callada manera"
Nicolás Guillén - Pablo Milanés


¡De qué callada manera
se me adentra usted sonriendo
como si fuera
la primavera!
(Yo, muriendo.)

Y de qué modo sutil
me derramó en la camisa
todas las flores de abril.

¿Quién le dijo que yo era
risa siempre, nunca llanto,
como si fuera
la primavera?
(No soy tanto.)

En cambio, ¡qué espiritual
que usted me brinde una rosa
de su rosal principal!

¡De qué callada manera
se me adentra usted sonriendo
como si fuera
la primavera!
(Yo, muriendo.)

6 de mayo de 2009

28 Derechos Asertivos

Mientras intento "confeccionar" minuciosa y delicadamente la siguiente entrega de "La Grieta", me propongo el esfuerzo de asimilar los 28 Derechos Asertivos, tan recomendables en estos tiempos tormentosos que se nos avecinan.














Algunas veces, Ud. tiene derecho a ser el primero.

Ud. tiene derecho a cometer errores.

Ud. tiene derecho a tener sus propias opiniones y creencias.

Ud. tiene derecho a cambiar de idea, opinión, o actuación.

Ud. tiene derecho a expresar una crítica y a protestar por un trato injusto.

Ud. tiene derecho a pedir una aclaración.

Ud. tiene derecho a intentar cambiar lo que no le satisface.

Ud. tiene derecho a pedir ayuda o apoyo emocional.

Ud. tiene derecho a sentir y expresar el dolor.

Ud. tiene derecho a ignorar los consejos de los demás.

Ud. tiene derecho a recibir el reconocimiento por un trabajo bien hecho.

Ud. tiene derecho a negarse a una petición, a decir "no".

Ud. tiene derecho a estar sólo, aún cuando los demás deseen su compañía.

Ud. tiene derecho a no justificarse ante los demás.

Ud. tiene derecho a no responsabilizarse de los problemas de los demás.

Ud. tiene derecho a no anticiparse a los deseos y necesidades de los demás y a no tener que intuirlos.

Ud. tiene derecho a no estar pendiente de la buena voluntad de los demás, o de la ausencia de mala idea en las acciones de los demás.

Ud. tiene derecho a responder, o no hacerlo.

Ud. tiene derecho a ser tratado con dignidad.

Ud. tiene derecho a tener sus propias necesidades y que sean tan importantes como las de los demás.

Ud tiene derecho a experimentar y expresar sus propios sentimientos, así como a ser su único juez.

Ud. tiene derecho a detenerse y pensar antes de actuar.

Ud. tiene derecho a pedir lo que quiere.

Ud. tiene derecho a hacer menos de lo que es capaz de hacer.

Ud. tiene derecho a decidir qué hacer con su cuerpo, tiempo, y propiedad.

Ud. tiene derecho a rechazar peticiones sin sentirse culpable o egoísta.

Ud. tiene derecho a hablar sobre el problema con la persona involucrada y aclararlo, en casos en que los derechos de cada uno no están del todo claros.

Ud. tiene derecho a hacer cualquier cosa, mientras no vulnere los derechos de otra persona.



Descansa en paz, Michael Nyqvist

"Tenemos que comunicar hoy la triste noticia de que el actor y escritor Michael Nyqvist ha muerto el martes 27 de junio tras padecer un...