19 de abril de 2011

Destino Las Suertes

Mientras, yendo de Bambú a Las Suertes, en cada estación, escuchaba, porfiadamente, la voz grabada de la megafonía escupir “Al salir, tenga cuidado de no introducir el pie entre coche y andén”, intentaba apuntar en mi bloc de notas algunos pensamientos, algunas reflexiones que me asaltaban y me desazonaban. Al escribirlas, notaba cierta serenidad, aunque me temblaban las piernas.
Nos conocimos en Better Half Affinity, cuatro meses atrás. Mis amigos, tras estrepitosos fracasos sentimentales, me insistían, “tú no buscas tu complemento, sino alguien idéntico a ti. No lo encontrarás. Esa mujer no existe.” Nunca había sido consciente de ello hasta que conocí a Alex, diminutivo de Alejandra. Fue en lo primero en que reparé, al ver de pasada su perfil, que se llamaba como yo virtualmente y tal vez también, como yo, en el mundo real ese fuese su verdadero nombre como así fue. Lo siguiente que me llamó poderosamente la atención era su parecido físico conmigo. Era casi prodigioso. Al leer detenidamente su perfil, sus aficiones eran muy similares a las mías, muy coincidentes y su signo zodiacal el mismo, Géminis. Luego averiguamos que habíamos nacido el mismo día, mes y año, el seis de junio de 1966. Seis, del seis del sesenta y seis. “Lagarto, lagarto, me insistía ella, no lo digas. Di siempre seis de junio y si puedes obvia decir el año, que lo nuestro tiene algo de satánico y tanto tú como yo somos buena gente, ¿no?” Yo asentía. Me sentía buena persona, más bien tirando a tonto de puro bueno y ella, Alex, parecía ser de tan buena, persona muy ingenua, casi infantil. Pero todas estas impresiones no podría verificarlas hasta hoy mismo, hasta dentro de unos minutos, cuando por fin habíamos dado el paso de quedar y conocernos y tomarnos el café que Better Half Affinity recomendaba en un primer encuentro real. Lo cierto, es que sentía como si ya la conociese de toda la vida. Nos escribíamos a diario largos emails y nos llamábamos compulsivamente varias veces al día por teléfono. No había dudado ni un segundo, le confié pronto mi número de móvil y el de casa, cosa impensable en mi, en otras relaciones, en las que casi siempre me había mostrado, de entrada, desconfiado y escarmentado por experiencias precedentes negativas.
Escribí en mi bloc, “Me siento nervioso pero no por el encuentro en sí. Confío plenamente en ella, sino por el enigma que encierra este encuentro”.
Cuando llegué a mi destino, abandoné la estación de metro y en una cafetería de la avenida de Las Suertes, donde habíamos quedado, ella, Alex, Alejandra, me esperaba a la puerta. Me impresionó ver su porte tan parecido al mío. Un poco más baja que yo. Su melena de un rubio natural como el mío, recogida en una larga trenza, le daba un aspecto muy juvenil. Yo también llevo siempre el pelo largo, recogido en una coleta. Envidié que tuviese y tiene abundante pelo y a mí ya me delataban unas entradas más que escandalosas. Pero ambos aparentábamos diez años menos a los cuarenta y cinco años que estrenábamos justo este día de nuestra primera cita. El día había sido elegido adrede, con deliberada intención de sacudirnos nuestra superstición al respecto:
- Feliz cumpleaños, Alex - exclamó al verme – Ahora sí que podemos aseverar que, tanto tus padres como los míos, tendrán mucho que explicarnos a raíz de este encuentro. Somos como dos gotas de agua idénticas bajo una misma lluvia de incógnitas y enigmas sin descifrar.
Nos besamos en la mejilla y entramos en el bar. Agradecimos que el local estuvies refrigerado. Hacía un calor infernal en Madrid como todos los seis de junio de todos los años de nuestras vidas.

10 comentarios:

travis dijo...

Hola, Xelas, bonita.
Uhhhh...me da yuyú esa cita.
Veo brillar la hoja de un cuchillo.
Yo no querría vérmelas con nadie que se pareciese a mí.
Ummm...me suena muy bien lo de six-six-six-six-six...ummmm sounds wonderful... pero, ya digo, me parece ver la silueta de Hitchcock, su barriga como la popa de un trasatlántico, su risita fodona...Cá...quiá...
Déjate de better halves! ¿Cuándo maduraremos, cuándo?
Acabo de leer que eso de la "better half" ya viene desde Horacio y que un tal Sir Philip Sidney usó en 1580 esa expresión (tan cursi, seguro que "hace las delicias" de Sweet Diciembre, jojo). La frase del sir ese:
-"My deare, my better halfe (sayd hee) I find I must now leaue thee",
O sea:
- Querida media naranja, ahí te quedas.
Juassss,, glorioso.
-Tengo que dejar ahora no más.
El Coti que pones ..el del video.. me recordó...¿será posible? Parece que fue hace una eternidad..y sólo fue anteayer, como quien dice... aquella de "Nada de esto fue un error" ♫♫. Bueno, cosas mías.
Hala, te dejo. Me ha gustado el relato ese. Vaya, tienes una vena terrorífica que yo desconocía. Mamáááá, tengo miedo!!
Vale, voy a pillar mi osita de peluche,,,a ver,,,, aqui tá..arrorró mi sol...♫♫☼:
my_better_half

Gemmayla dijo...

Hola Travis, mi querido amigo:

Jo, es que por algo nace el mismo dia que Hitchcock y me apasionan sus pelis.

Lo de los tres seises, es porque mi sobrinita iba a nacer un 6 del 6 del 2006 y le rogué a mi hermana que le dijese al tocólogo que le aplazase la cesárea programada, porque vaya díita de dar cita. Mi hermana me escuchó, pero a veces me ha dado por meditar si influí en algo sobre el destino de nuestra preciosa niña. Bien, me alivia pensar que no. Que también el destino quería que naciese un 7, el mismo día que mi venerado Orah Pamuk, que es que yo soy muy mitómana en esto de hacer coincidir fechas de natalicios. Alex el mismo día que Picasso y el poeta Miguel Hernández; Héctor el mismo día que William Hurt...en fin, no es culpa mía haber nacido el mismo día que Fidel Castro y Napoleón y pensar que pueda llevar un emperador en loquecido o un tirano dentro. Prefiero recordar la etapa gloriosa italiana y los primeros años del liderazgo en la revolución cubana. Pero es que a estos dos se le s fue decididamente la olla. También me gusta decir que cumplo años el mismo día que Halle Berry y José Coronado, dos bellezones del celuloide.

Travis, es creo que Coti se plagia a sí mismo, aunque hay quien a eso le llama estilo personal. "Nada de esto fue un error que canta con Julieta Benegas y con Paulina Rubio, también es suya. Pero, tiene algo guapo en su voz y en su estilo este Coti.

Ayer Alex, Héctor y yo nos vimos una peli argentina, "El abrazo partido" del 2003 que nos encantó. Recordé las pelis d emi venerado Ricardo Darín. Menos mal que no tendré más hijos porque sino lo haría coincidir con su fecha de nacimiento, juasjuas. Qué tremenda es la mitomanía !!!

Muy feliz SS, que es Semana Santa y no la semana de la Seguridad Social !!!

Smuakssssssssssssssssss

Gemmayla dijo...

Disculpa los errores de distecla. Tenemos el teclado fatal. Creo que es cosa de las pilas. Me da pereza bajar al bazar chino para agenciarnos unas nuevas.

NoSurrender dijo...

Una historia mu interesante, Gemmayla. Deberías continuarla, porque los personajes han resultado muy interesantes y la pregunta queda en el aire, ¿qué hacemos con alguien que es igual a nosotros? ¿nos odiaremos o nos amaremos? yo no lo tengo tan claro :)

Besos!

Gemmayla dijo...

Hola NoS:

Es cierto, ¿qué hacer con un alter ego que es además del sexo opuesto?..Creo que sí, que sigo tu recomendación y voy a continuar esta historia. Me habría gustado que cada quien sacase sus propias conclusiones, pero ahora mismo es a mi a quien también pica la curiosidad porque imagino diferente derroteros para esta historia.

Muy Feliz SS de pasíón de todo tipo, en especial creativa para tu blog.

Besos

Gastón Segura dijo...

Querida, Gemmayla (nunca sé si lo escribo bien, me parece que no), sobre eso de los siameses reales o ficticios Thomas Mann tiene un cuento pertubador; a mí, la verdad, me horrorizaría enfrentarme a mi imagen femenina, sería tan desquiciante a los cinco minutos.

gemmayla dijo...

Hola Gastón:

Lo escribes perfectamente. Gemma porque soy devota de santa Gemma y Ayla es la protagonista de "El Clan del Oso Cavernario" (1980), la primera novela de la saga "los hijos de la tierra" de la autora norteamericana Jean M. Auel, que transcurre en el Paleolítico. Ayla es una mujer Cromañón, que desde los cinco años sobrevive sola a un terremoto, que la deja sin familia, sin tribu, sin su gente. Vaga sin rumbo hasta que es herida por un león cavernario. Ayla es rescatada y recuperada de sus graves heridas por "los otros", "El Clan del Oso Cavernario" de gentes del Neanderthal. En realidad la denominación "los otros" se la atribuyen los cavernarios a las gentes desaparecidas del clan de Ayla. La inteligencia de Ayla es diferente y muy superior. Ella choca muchísimo con estas gentes que le salvan la vida para hacerle la vida muy imposible.
Me encanta esta protagonista tan liberada, independiente, libre...en una época en la que no se tenía conciencia de ningún -ismo y mucho menos del machismo o feminismo recalcitrantes y nefandos.
"Gemmayla" es un nick que me va como anillo al dedo, porque por un lado me declaro creyente y muy católica, apostólica y romana, pero por otro lado, mis cuotas de libertad, independencia y felicidad que tanto sacrificio me han costado conseguir, no permito que me las arrebate Nada ni Nadie. Y animo a todo el mundo a que haga lo mismo.

El cuento de Thomas Mann lo voy a rastrear y lo leeré y estudiaré porque pienso como tú: si mi propia imagen se me presentara delante con aspecto masculino, creo que saldría huyendo, ya que mi parte masculina la siento intolerante y machista. Será cosa de los genes y por la educación nefasta que adquirimos en nuestras infancias. A nosotros, los del 61, se nos conoce como "La Generación Visagra" porque vivimos antes los barros y luego los lodos. Vivimos la transición y la incongruencia mental que genera primero ser educados en unos valores y al cuarto de hora de nuestras vidas, pretendieron con nosotros que todos esos valores inculcados a bofetada limpia, los borrásemos de un plumazo. Lo extraño de todo esto, Gastón, ( a mi me sucede que me sale llamarte Gascón), es que pese a todo, somos muy buena gente en general los de nuestra generación. ¿A qué si?

Diciembre dijo...

Realmente inquietante y enigmático tu relato, Gemma. Te parecerá una tontería pero mientras lo leía han venido a mi mente varias referencias cinéfilas y televisivas, a modo de flashback: "Lost", "Tu a Boston y yo a California", "Matrix Reloaded", "Abre los ojos"... Y no he podido evitar pensar en el "jugo" que podría sacarle Amenábar a tu historia :)

Es estupendo saber que continuarás con el relato, me tiene intrigada.

Comparto contigo tu admiración por Ricardo Darin. A parte de grandísimo actor, tiene una de las miradas más increíbles del celuloide. Me apunto "El abrazo partido". Supongo que lo viste en "El secreto de sus ojos". Impresionante película, muy buena. Y Darin está estupendo (con todas sus acepciones ;))

Amigo Travis, llevas razón. Esa expresión me encanta. Está claro que yo nací en una época equivocada. Con lo que me gusta a mí el romanticismo... Ah, aquellas cartas manuscritas (suspiro)... Pero no he tenido más remedio que adaptarme a las nuevas tecnologías. A ver si me sale ♥ Ajá! Ahora echaré unas gotitas de perfume en... a ver donde rayos las echo sin correr el peligro de morir electrocutada :P

Feliz Semana Santa a todos!

Un abrazo inmenso, queridísima amiga ♥

gemmayla dijo...

Ainss, preciosa Diciembre, que no he podido ver aún "El secreto de tus ojos" y eso que de Darín creo que he visto casi todas.

Muchísimas gracias por tus palabras. Continuaré la historia como aquella vez que animé con el relato de "La grieta", te acuerdas ??? Lo que pasa es que tengo en mente diferentes derroteros que puede tomar la historia y por el momento no me convence ninguno. Porque no me apetece nada tocar el peliagudo asunto de la Memoria Histórica y los niños que desaparecieron de los hospitales y fueron separados de sus padre, aunque me solivianta el asunto.
"El abrazo partido" te va a encantar. ¡Qué genial y entrañable! Me tocó mucho una frase que pronuncia el joven protagonista: "Si nacemos y tenemos siempre los mismos padres, hermanos, familia, los que son de nuestra propia sangre sangre, ¿por qué nos divorciamos con tanta facilidad de nuestra paeja, la que nos ha dado unos hijos, una prolongación de nuestra estirpe?" Bien, no lo dice exactamente así, pero me impactó esa frase. Podríamos responder aquella grosería "A tí te conocí en la calle", pero no, coincido con este joven, es muy triste a lo que estamos asistiendo. Siento que es inevitable en muchos casos, pero me sigue pareciendo una lacra social.

El Romanticismo es lo más. Estos días que estoy leyendo una magnífica novela "Possession" de la escritora británica A.S. Byatt. Creo que te encantaría tanto la película "Posesión" (2002) con el que interpretó el papel de sir Thomas More en la serie de "Los Tudor", me refiero al guapísimo y genial intérprete Jeremy Northam.
Cuando leo esta novela, me digo, ¡cómo le gustaría esta novela a Diciembre! Y si puedes, intenta ver antes la peli.

Muchos besos

Diciembre dijo...

Claro que me acuerdo de "La grieta", Gemma, estuvo genial. Y si tú me los recomiendas, me apunto también "Possession". La peli, y el libro ;) Veo que somos dos románticas empedernidas, a Dios gracias :)

"Los Tudor" la vi gracias a otra estupenda recomendación tuya. Northam es un actor muy atractivo, si. Pero, aiss, ese Jonathan Rhys Meyers...

Besos!

Merecido descanso. Cerramos por vacaciones. Nos vemos pronto...Qué lo paséis genial y sensacional...

Hoy cumplirías 56. Sólo quienes somos de tu quinta y generación sabemos cuánto tuviste que soportar. Aquella época era aún muy muy machist...