17 de junio de 2012

Del origen oscuro y maligno del latin "Miembrum, -i"....

Repugnantes miembros y miembras de la casta infecta de nuestro país, bajaros ya vuestros inmorales sueldazos y retornad al Erario Público todo el dinero expoliado y robado a la honesta ciudadanía de nuestro país. Es el único consejo sensato del FMI que hay que aplicar YA. ¡Estos lapsus, gazapos y cosas graciosas que tanto desvían la atención pública no nos permiten plantearnos el registro del término porque el registro del término está caduco, rancio, obsoleto, agonizante y efectivamente entrar en estas disquisiciones desvíaron la atención y la opinión pública como siempre a chorradas y banalidades! Lo quedíamos habernos planteado mucho antes del gazapo de la Ministra de Igualdad es si los miembros y las miembras debieran haberse ido todos y todas a engrosar las listas del paro. Por cierto en el mundo clásico se empleaba con profusión y preferentemente, "membra", el plural de "membrum, -i". Asi que, si nos remontamos a los orígenes etimológicos de los términos, ¡Sus señorías miembras, váyanse ya de una puñetera vez y dejen el Gobierno en manos de la honesta y honrada ciudadanía, trabajadora y responsable, si le ofertan trabajo, sin necesidad de reformas laborales injustísimas.

3 de junio de 2012

Los Toros de Lidia y España no hemos nacido para el luto

Como el toro he nacido para el luto y el dolor, como el toro estoy marcado por un hierro infernal en el costado y por varón en la ingle con un fruto. Como el toro lo encuentra diminuto todo mi corazón desmesurado, y del rostro del beso enamorado, como el toro a tu amor se lo disputo. Como el toro me crezco en el castigo, la lengua en corazón tengo bañada y llevo al cuello un vendaval sonoro. Como el toro te sigo y te persigo, y dejas mi deseo en una espada, como el toro burlado, como el toro. Miguel Hernández

Y llegó el mundial de Rusia...#historiasdefútbol

“El fútbol se juega siguiendo una serie de reglas, llamadas oficialmente reglas de juego”  Quise ser madre a los cuarenta años. Yo quería ...