31 de octubre de 2016

Relato ganador del V Certamen Literario «Agenda Creativa 2016 de Índigo Crea» en homenaje a Italo Calvino y sus "Ciudades invisibles" " Mnemósine" por Gemmayla

En aquella ciudad gobernaban nueve Musas: Belleza, Historia, Poesía, Música, Tragedia, Sacerdotisa, Comedia, Danza y Astronomía. Para que sus nobles habitantes nunca perdieran la memoria, el recuerdo de lo vivido, se les asignaba al nacer un atributo inconfundible en su rostro, una biografía incrustada en sus genes, un poema de vida, una sinfonía única y personal, tres meses dramáticos y seis de venturas y alegrías, tres neutrales, un dios inmortal en sus conciencias, un baile al nacer y otro al morir, una estrella en el firmamento. La ciudad se llamaba Mnemósine y sus pobladores eran hombres y mujeres muy longevos que podían alcanzar ciento treinta años. Mnemósine cumplió eras y eras geológicas y cósmicas. Era un ejemplo para la humanidad entera y aún más allá de trescientas galaxias planetarias. Pero un mal día quiso el destino que tres Musas Gobernadoras enfermaran por el contagio de un extraño virus: Historia, Música y Tragedia murieron. Fue imposible reemplazarlas. Poco a poco los habitantes de aquella legendaria ciudad comenzaron a envejecer olvidando sus nombres, sus rostros, el color y el sabor de sus vidas, los versos vitales, la melodía propia y ajena, sin saber distinguir los meses dramáticos de los alegres o neutrales. No recordaban a Dios ni su inspiración y guía. Nadie convocaba bailes natalicios y durante los obituarios reinaba un silencio mortal. Había, sí, estrellas en el cielo, pero cada vez quedaba menos gente capaz de señalarlas, nombrarlas y contemplarlas. Mnemósine fue muriendo entre lagunas y nieblas de olvido hasta desaparecer de un punto en el mapa de la memoria colectiva.

Muy Felices Fiestas Navideñas 2017