30 de octubre de 2009

"Mary Allowence, supongo"












Mary Allowence medía casi dos metros de estatura. Quiere esto decir que no pasaba desapercibida ni a un espectador corto de vista.

En la primavera de 1874, siguiendo la estela de su admirado y por aquel entonces desaparecido David Livingstone, Mary se unió a la expedición de socorro confiada a Henry Stanley que realizaba una búsqueda exhaustiva por las riberas del lago Tanganica.

Mientras Stanley pronunciaba aquella famosa frase “Doctor Livingstone, supongo", celebrando el encuentro y el hallazgo del famoso explorador, Mary se puso a buscar insectos y plantas y se perdió entre la espesura de la selva. Su esbelto talle no le sirvió de ayuda. La expedición la dio por desaparecida y muerta. El propio Stanley defendió la idea de que había sido engullida por las profundas aguas fósiles y anóxicas del lago Tanganica y que la desdichada había encontrado el descanso eterno en el Gran Valle del Rift.

Celebraron un responso en su memoria y pronto olvidaron a la pobre Mary porque la finalidad de la expedición era encontrar a Livingstone y a éste ya lo habían encontrado. Al fin y al cabo, Mary era una solterona cuarentona a quien nadie aguardaba en Londres. Pronto se olvidaron de ella y de su talante introvertido pero decidido y resuelto.

Cuando la Allowence se quiso percatar de su pérdida, ya estaba prácticamente en Zambia. Allí fue recibida con todos los honores por la tribu de los Nguni. Sorprendidísimos por su estatura, su delicadísima piel blanca y sus enormes ojos azules, pronto fue nombrada Jefa Suprema de Intendencia para El Comercio entre los zulúes y los xhosa.

Gracias a su impecable gestión los trueques de ganado, tabaco, pieles, hierro y cobre alcanzaron una trascendencia nunca vista entre los Nguni del norte y del sur.

Mary aprendió a fumar, y fumar como un carretero incrementó su fama ya de por sí excelsa. Lucía enormes pulseras y collares que fabricaba ella misma con sus propias manos. Esta bisutería tan especial la demandaban no sólo las mujeres sino hasta los hombres. En especial los jefes supremos de las tribus. Elaboró un licor con alta graduación alcohólica. Ver tambalear su espigado cuerpo en las noches de desenfreno desatado y ritos orgiásticos o religiosos, la convertía prácticamente en una diosa para los nativos, que también bebían hasta alcanzar el coma etílico. Ella era la encargada de administrarles unas hierbas de propia elaboración que paliaba la resaca propia y ajena.

Mary vivió muchísimos años entre los Ngumi, siendo conocida como la “Dama Gigante que nació del Tanganica”. Murió casi centenaria, siendo venerada como una diosa entre bisnietos, nietos e hijos mestizos ya que no perdió la ocasión de copular con los jefes más importantes de los zulúes y los xhosa a lo largo de su vida fértil.


* Mary Allowence es un personaje de mi invención inspirado en "Las Reinas de Africa" que tan magistralmente describe y explica Cristina Morató en su libro. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

27 de octubre de 2009

Sexual Party Game

Los Paraísos Artificiales ahora se llaman Virtuales.

Al llegar a casa, después de una jornada tediosa dedicada a un trabajo aburrido, gris, rutinario, el marido y la mujer se dan cita en el tálamo conyugal para hacer el amor en una de las salas privadas de su Party Game. Para ello no precisarán lencería erótica o crear un ambiente de seducción y sensualidad. Los afrodisíacos sobran. Les bastará meterse en la cama con sus respectivas consolas Wii enfundados en sus pijamas de diseño hortera; ella con los rulos puestos; él con su corrector bucal, mentonera casquete con anclaje occipital.

24 de octubre de 2009

Spain is different



Cuando casi todos los paises de la aldea global afrontan la crisis internacional con una subida de impuestos, en nuestro país la gran mayoría se lleva las manos a la cabeza y despotrica a diestro y siniestro. No ví a nadie despotricar cuando cambiamos el sistema monetario, dejamos nuestra peseta para adaptarnos al euro y los precios se inflaron una barbaridad con el dichoso redondeo de marras. Nadie se manifestó cuando pagábamos el kilo de tomates indigestos a cinco euros el kilo, Menciono los tomates porque al ser rojos, seguramente los tengo grabados a ketchup en mi memoria. La subida de la carne, el pescado y los limones, por ejemplo, fue harto memorable.
No ví a nadie despotricar y propiciar que todo el mundo saliese a la calle cuando al Sr. Jean-Paul Trichet, presidente del Banco Central Europeo, no le daba la gana de bajar el Euribor en la Eurozona y el precio de nuestras hipotecas subía y subía y no dejaba de subir. Cuando finalmente decidió bajarlos, mucho españolito de a pie ya había perdido su casa embargada por el banco. Pero, cosa extraña, no ví a nadie que organizara una huelga general o una manifestación proverbial pronunciándose al respecto.
En nuestro país la Gripe A se está ensañando con gran parte de la población. En ambulatorios y centros hospitalarios se nos dice que no es Gripe A, sino un catarrazo monumental: alguien se ha dejado las puertas abiertas y una corriente de frío en chorro nos ha regalado un resfriado estacional ibérico y algo así como de Santa Hermandad. ¡Vamos que nos hemos constipado todas y todos porque no nos lavamos las manos y nos prodigamos besos a troche y moche como los zíngaros extraviados en el Egipto faraónico!...En fin, no veo mal este disimulo, esta indulgencia, esta tolerancia si es en pro de superar la crisis económica. Los mejicanos lo fueron pregonando a los cuatro vientos, exhibiéndose sin pudor con mascarillas en las calles desiertas y la dichosa pandemia les hundió bien la economía. En España como somos más chulos que nadie, nadie padecerá la Gripe A. Lo que hemos tenido muchas y muchos es un destemple general del cuerpo que con calor de pecho ajeno se cura.¡Y yo haciendo el gilipollas confinada en mi casa sin arrimarme a nadie!¡Con lo bien que me habrían venido unos cuantos achuchones del prójimo!

Ahora nuestro alcalde Alberto Gallardón quiso recuperar la tasa de basuras y la población madrileña se solivianta. No se solivianta con todo lo demás, pero si le reclaman de su bolsillo 40 euros miserables, arma la revolución.

¡Vamos que me parece que soy la única persona que no ve mal en Madrid que paguemos la dichosa tasa! Después de las burradas que he pagado por mi hipoteca durante tres onerosos y angustiosos años, 40 euros de tasa de basura como que me causa irrisión. Igual irrisión me procura el pago del ticket en los parquímetros.

Madrid merecía sus Juegos Olímpicos y no Brasil que tiene las ciudades más inseguras del mundo. Creo que el pueblo madrileño ha demostrado con creces su alta capacidad de aguante, su actitud heroica y estoica. Enerva a buena parte de los madrileños la recuperación de la tasa de basura por un sencillo motivo, a saber, prende la mecha por nada cuando a un pueblo le han tomado bien el pelo y le han tocado las narices en temas bien delicados como son el paro, la vivienda, la carestía de la vida, la salud, la calidad de la enseñanza..y porque no decirlo, las asquerosas cacas de perro que nos toca pisar cada día por nuestras preciosas calles.

19 de octubre de 2009

"La vida en una maleta que regresa"

La patera de aquel entonces: un tren de pasajeros y maletas hacinados en los compartimentos y pasillos. El destino: un paisaje de barracas y chabolas engullidas por el mar. La noche y todas las noches: la familia numerosa compartiendo un mismo lecho, un mismo frío de esperanza, un mismo sueño de insomnio. El regreso: 15.000 almas obligadas a un retorno forzoso a ninguna parte, acusadas por la mano despiadada, a la que no temblaba el pulso en aplicar La Ley de Vagos y Maleantes a familias pobres y desharrapadas, que sólo reivindicaban su pan.
El regreso y la vida en una maleta que Nadie quiere portar.



15 de octubre de 2009

"Las reinas de África. Viajes y exploradoras de Cristina Morató"



Pasando la convalenciencia de la Gripe A - de Aislamiento, Aburrimiento, Atocinamiento -, repanchingada en el sofá, vi la entrevista que le hizo Fernando Sánchez Dragó en su programa "Las Noches Blancas" a Cristina Morató.
Me cautivaron tanto las palabras de la periodista que me entraron ganas de adquirir todos sus libros de viajes y leerlos de una tacada.
Ayer estuve en varias librerías del barrio. No tenían ninguno de sus libros. Finalmente encontré ejemplares de bolsillo de tres de sus cuatro obras confinados en una estantería bastante escondida entre la literatura de terror, la de fantasía y viajes en la Casa del Libro.
Denunciar que la literatura femenina en este país vive relegada en un discriminatorio segundo plano, no es caer en papanatismos feministas trasnochados, sino cantar una verdad como un PUUUuuuuÑÑÑÑÑOOOOoooo, así de grande.
Cuando hace dos años me matriculé en un curso de Literatura Femenina Española, muchos libros de autoras, escritoras españolas, asignadas por la UNED, como lectura obligatoria para llevar con bien la dinámica del curso, no los encontré en las librerías. La mayoría estaban descatalogados y fuera de circulación. Algunos pude encontrarlos en bibliotecas. Visité unas cuantas. Algunos libros los encontré en muy mal estado, con tapas rotas. Esos libros no se podrán reponer porque están descatalogados.
Es indignante que los libros de Javier Reverte -autor que admiro y leo - en edición de bolsillo, libros de viajes como los de Cristina Morató, figuren en las estantería entre los autores de mayor prestigio como Antonio Muñoz Molina, Arturo Pérez Reverte, Millás,..., mientras los de la Morató se exponen confinados en las estanterías de los pasillos menos concurridos de una librería de prestigio.
Podemos encontrar a Rosa Montero, Almudena Grandes y Lucía Etxebarría entre los autores masculinos de narrativa hispánica de prestigio y para de contar. ¿Dónde están las demás? Por ejemplo,Esther Tusquets,Ana María Moix, Josefina Aldecoa, Soledad Puértolas, Cristina Fernández Cubas, Ana Rossetti, Belén Gopegui, Ángeles Caso, Rosa Regàs, Dulce Chacón, Eugenia Rico, Lourdes Ventura, Juana Salabert...? Y seguro que otras muchas que desconozco, cuya voz clama en el desierto más árido de nuestro panorama literario.

Cristina Morató contó en Noches Blancas que Javier Reverte y ella viajaron juntos desde el nacimiento del Amazonas en los Andes peruanos hasta su desembocadura en el Atlántico brasileño. Ella como fotógrafa le iba dictando a él y describiendo muchas de las notas que Reverte luego trasladaría a su libro. El éxito fue para él. Muy merecido. Es un gran autor. Pero los libros de Cristina Morató tienen igual envergadura.
He adquirido por el módico precio de 7 euros,en edición de bolsillo, "Las reinas de África" y me tiene totalmente subyugada y enganchada.

Corre a compralo antes de que se convierta en un libro descatalogado. Lee los libros de Cristina Morató, periodista, escritora, fotógrafa maravillosa, cuyas palabras destilan entusiasmo, pasión, afán de aventura y genialidad.

¡Maldito machismo editorial!

5 de octubre de 2009

¡La dichosa gripe A y la penosa sanidad madrileña!











Esta noche mi hijo pequeño ha tenido varios episodios de gastroenteritis. El no ha podido acudir al cole y yo he faltado al trabajo. Por la mañana, a eso de las ocho y cuarto, casi he tenido que suplicar al ambulatorio que nos corresponde que nos hiciesen un hueco en la agenda completísima y demencial de la única pediatra disponible en todo el barrio. El pediatra de mi hijo se encuentra de baja por enfermedad o de vacaciones. Eso me han dicho en el ambulatorio. Al llegar a la consulta un cuarto de hora antes de la hora de la cita, se me ha caído el alma a los pies cuando he visto que en la sala de espera había cuando menos quince niños y niñas - casi todos bebés - en un estado deplorable, con fiebre y vómitos algunos de ellos. La pediatra es una señora encantadora en edad cercana a la jubilación. Con una paciencia infinita iba atendiendo a sus pacientes y cuando salía debía soportar los improperios de alguna que otra madre desquiciada. En vista de que mi hijo empeoraba, he decidido abandonar el ambulatorio y llevarlo a la consulta de mi médico de cabecera de la sociedad de ADESLAS. Allí no hemos tenido que esperar ni medio segundo y como siempre este doctor maravilloso nos ha atendido como lo que es, uno de los mejores médicos que hay en Madrid.
Al regresar a casa, el niño ha sufrido un empeoramiento. Una fiebre altísima de repente, con molestias gástricas y musculares. Casi deliraba. Entonces he llamado al 061 y me ha atendido telefónicamente un médico que me ha hecho una serie de preguntas para descartar o no la dichosa GRIPE A. El asunto es que se sigue un protocolo absurdo por lo que he podido concluir. En los ambulatorios reina el desconcierto y el caos más delirante. Nadie controla si los pacientes que acuden con sus achaques son o no portadores de la G.A. Y luego el 061 exige seguir un protocolo estricto de clausura y aislamiento en casa con seguimiento telefónico. En fin, la risa, por no llorar.
Denuncio aquí públicamente en este desierto cuya voz clama para muy pocos que la sanidad pública en Madrid por los desaguisados de Esperanzita Aguirre cada vez se parece más a la sanidad yanquie de la Era Bush Junior, ¡Un puro desastre!
Ahora me pongo a denunciarlo por la vía formal al Ministerio de Sanidad y al Consejero de Sanidad de CAM, qué se yo a cualquiera. El caso es desfogarse, aunque el papel virtual de toda reclamación caiga en el saco roto de la inmensa papelera éterea.

Bienvenida, gastroenteritis..Adiós, Gripe A !!!

Interiores. Visillos de París

La etiqueta de estos visillos reza que proceden de París, ese París que me prometiste un día. Tal vez lo visite, pero no será aquel París...