26 de noviembre de 2007

"El agua calla y hablan las matemáticas"



- La poesía habla lo que la pintura calla. Para mi las matemáticas son la poesía de los números. El agua calla y hablan las matemáticas. - Hypatia acaricia la concha de una caracola mientras sostiene una amena conversación peripatética a la orilla del mar con su amigo y alumno Orestes, prefecto romano.

(Un nutrido grupo de monjes cristianos de la iglesia de San Cirilo de Jerusalén, iracundos se encaminan hacia la casa de Hypatia...)

- Mi querida amiga, el aparato que has inventado para destilar el agua le da a ésta un sabor insípido, pero por lo menos mi anciana madre te está muy agradecida porque puede tomar sus amargas medicinas sin el añadido sabor salado del agua potable de Alejandría.

(...la sacan de su casa a rastras, la golpean, la despojan de su sencillo vestido de lino, la arrastran por toda la ciudad...)

- Debieras añadir miel a los brebajes que ha de tomar tu madre.

(....la llevan al templo de Cesareo...)

- Mi madre es tan testaruda y obstinada como tú. Ella se niega a seguir mis filiales recomendaciones y tú haces oídos sordos a los rumores que crecen como vivas llamaradas en torno a ti, que te señalan como una burda hechicera y una peligrosa bruja pagana.

(.....la torturan, cortando su piel y su cuerpo con caracolas afiladas. Alguien pregunta de dónde salieron tantas caracolas....)

- ¡ Ay, amigo mío, los rumores son como las olas del mar! Si pudiésemos cuantificarlos crecerían las aguas y Alejandría desaparecería bajo su intenso fragor. Recuérdame que un día de éstos invente una máquina que mida los vacuos niveles de la rumorología.

(....descuartizan su cuerpo....)

- No, sólo he de recordarte sin cejar que tu vida corre peligro y está expuesta a él temerariamente. Un ser singular y de excepcional inteligencia como tú no debe demostrar tamaña estulticia.

(...trasladan el cuerpo mutilado de Hypatia a Cinaron...)

- ¡ Necia me llamas ! ¡Necio, Cirilo de Alejandría, que me pretende para su causa absurda! Si hay infinitos números, cómo puede haber un sólo dios. ¡Infinitos dioses seguramente urden la aritmética del universo! Pero a mi no me interesa la metafísica. ¡Sólo quiero que me ignoren, que se olviden de mi y me dejen trabajar en paz !

(...un joven monje de aspecto adolescente, barbilampiño toma una antorcha y quema la cercenada anatomía bella de la hermosa mujer preciosa. Se escuchan los gritos furibundos de los monjes y la multitud agolpada en torno a la pira, entonando en un solo clamor vehemente y fanático: "¡Muerte a la idolatría. Muerte a la herejía! ¡Muerte a Hypatia de Alejandría!)

- ¡Ojalá los dioses te amparen y asistan, mi muy querida amiga y maestra!
_________________
"El eco siempre dice la última palabra"

23 de noviembre de 2007

"Microrrelato de Navidad"


Ya no suenan las negras zambombas de las noches claras de invierno.

Papá Noel quiere más a los niños que los Reyes Magos de Oriente, que sólo persiguen estrellas fugaces y errantes. Los padres y madres debieran estudiar astronomía y dejar la pedagogía a Santa Claus, que desde que empezó la guerra dejó de beber Coca-Cola y ahora sólo toma vino tinto de las mejores cosechas.

.....................................................................................

Nota de la autora: La primera frase me la inspiraron unos versos del poeta Joan Salvat Papasseit, "Sento el fred de la nit i la simbomba fosca" / "Siento el frío del a noche y la oscura zambomba"
_________________
"El eco siempre dice la última palabra"

19 de noviembre de 2007

"El sueño de la mal casada"


" Marge Bouvier, ¿qué por qué he dejado de acudir a misa los domingos? Porque si nos hemos equivocado de religión, temo disgustar a Dios acudiendo al culto que no nos corresponde "

HOMER SIMPSON

Esta noche pasada tuve un sueño extraño, que no quiero elevar a la categoría de pesadilla, pero casi. Soñé que vivía en una casa enorme, de muchísimos metros cuadrados en una sola planta. En ella convivía con toda la familia política, la que fue, la que es, ha sido y será. Es decir, me topaba con excuñados y excuñadas. Mi tercer exsuegro me martirizaba pidiéndome que le trajese "otro Johnnie Walker con hielo, como tú sólo sabes prepararlo". Mis cinco excuñaditos me pedían que jugase con ellos a las canicas y un exsobrinazo de cuarenta y cinco retoños me contaba al oído que desde que ya no salía conmigo de marcha los sábados por la noche ya no se comía un colín.

Mi segunda exsuegra me llevaba del brazo a la cocina para enseñarme a guisar el cocido madrileño genuino y castizo " y no esa bazofia de escudella catalana que le preparas a mi hijo que no lleva morcilla de Burgos, chorizo de Cantimpalos ni carne de morcillo de ternera abulense. ¡Sois más raros los catalanes que un perro verde" Quería aclararle a mi segunda exsuegra que en realidad yo soy charnega de pura cepa y ante todo ciudadana del mundo, pero cuando me disponía a replicarle, mi primer ex marido me increpaba que la camisa a rayas había sido planchada por mi menda lerenda en sentido transversal y "esos infames cuadros añadidos al tejido por tu torpe proceder me obligarán a llevar puesto el traje todo el día y por tu culpa seré el hazmerreír de jefes y compañeros, blablablá, blablablá" . Como cristiana de pro ya le ofrecía la mejilla derecha para que me propinase la "fostia que me tenía, sin duda, super bien merecida", cuando mi exhijastrito de nueve meses, hijo de mi segundo exmarido con una venezolana con la que estuvo casada durante un año, me tiraba de la falda, dando berridos desaforados de niño políglota, que no precisaban de traducción. Estaba claro. La criatura llevaba horas sin que nadie en aquella maldita casa se percatase de que llevaba el pañal sucio.
Me encontraba con el bebé lanzándome patadas a la cara en un cambiador improvisado, que surgió de la nada onírica, en medio de un cuarto de baño enorme, en el que había cuando menos siete bañeras y doce platos de ducha, y mientras buscaba, desesperada, un paquete de pañales en vitrinas, muebles y estantes vacíos, mi tercer exmarido me recriminaba que no quería hijos propios ni ajenos, porque el instinto paternal lo perdió en la pubertad cuando se percató de que esos "locos bajitos" se convierten en "pequeños monstruitos" que te hurgan en el ordenador personal, te arrebatan claves y te vacían las cuentas corrientes. "Internet se inventó para promocionar la delincuencia juvenil" recalcó. Quise argumentar algo que tenía guardado en alguna parte de mi mente a favor de la infancia y la paternidad, pero entonces los vecinos de enfrente de aquel chalecito adosado en el que residí con uno de mis ex maridos, de cuyo nombre no quiero acordarme, me rodearon para pedirme sal y cilantro, o en su defecto chile verde, para preparar guacamole ya que estaban preparando un guateque al que, por cierto, no me invitaban por ser yo díscola, sosa y aguafiestas. Buscaba, infatigable, el cilantro que sabía que tenía guardado en algún rincón de la despensa de aquella cocina a la que no le faltaba ningún electrodoméstico de última generación - incluida una planchadora de ropa tamaño armario tres por cuatro del anuncio de Balay - cuando, de repente y sin venir a cuento del hilo onírico, aparecen los tipos ésos del anuncio de electrodomésticos, que se suponen que han de facilitarte la vida doméstica y extradoméstica, para llevarme en volandas a la puerta de entrada de la pesadilla, o sea, de la susodicha casa. El más apuesto, un bigardo de casi dos metros de estatura, rubio repeinado a gomina abre la puerta acorazada "Modelo Vulcano", pagada por mi tercer ex marido en cómodos doce plazo para él, imposibles para mí y en el exterior me aguarda una calesa de cuatro ruedas con capota de vaqueta y un cochero engalanado para la ocasión que me sonríe, me guiña un ojo y me dice, "Bienvenida a los festejos de tu cuarta boda". Cierro la puerta asustada y me despierto ensopada en sudor. Palpo despierta el anillo de casada. Me lo quito del dedo anular y por fin entiendo que en esta puñetera vida es muy difícil permanecer soltera. Hay que hacer esfuerzos ímprobos cuando se es mujer, bella, de exhuerantes curvas, pero más tonta que Abundio.

12 de noviembre de 2007

"El cartero siempre llama dos veces"

Gracias a los cortes publicitarios, Jorge visionaba a la vez "El cartero siempre llama dos veces" en la 2 la versión del 46 de Tay Garnett y en A3, la del 81 de Bob Rafelson. Una oportunidad como ésta no se presentaba todos los días. Las comparaciones entre Jessica Lange y Lana Turner eran inevitables y cuando menos, estimulantes. "The postman always ring twice, always ring twice". Jorge se imaginaba en el papel de Jack Nicholson-John Gardield seduciendo a las dos divas en el sórdido restaurante de carretera.

Pero la parrilla publicitaria en ambas cadenas le exasperaba. ¡Veinte minutos de anuncios separaban a Jessica Lange de Lana Turner y él sufriendo como un condenado por la embelesada pasión que le embargaba como a Frank Chambers. La diferencia entre Frank y él era palmaria: Frank seducía a una sola mujer sin abruptos cortes publicitario, pero con la presencia intimidatoria del marido cornudo; él, Jorge, seducía a las dos hembras del celuloide, sin injerencias masculinas ajenas ni enojosas rivalidades e infidelidades, pero con tantos cortes publicitarios que la libido se le escapaba y se le subía por las paredes como una gata enloquecida. El argumento de la versión más antigua se solapaba al de la más reciente y Jorge apagaba su ardor y enardecimiento imaginando un supuesto anuncio de Correos de España, un anuncio navideño, "The postman always rings twice, twice, twice". "Un cartero trae buenas noticias. Eso es. Un cartero entrega postales navideñas en un domicilio. Llama al timbre y le abre la puerta una Jessica Lange sonriente. El cartero se dirige a otro chalecito adosado y en esta ocasión le recibe una Lana Turner fría y distante. The postman always rings twice..." Jorge exclama sonriente y ufano, "¡Como publicista no tendría precio. Lástima que sea Técnico de Informática. Lástima que mi vida sentimental sea un desastre. Lástima que no crea en la Navidad. Lástima que el género epistolar murió engullido por los SMS...!"

Jorge desiste de ver el final de las dos películas. Tanto anuncio desmotiva. Abre las puertas del salón que dan a la terraza, de par en par. Ha fumado demasiado. El último pitillo de esta noche de domingo aburrido y fútil lo fumará en la terraza. Intentará olvidar a Jessica y a la Turner. Intentará olvidar que su buzón sólo lo invaden cartas bancarias. Intentará obviar que nadie le manda "emails" a su cuenta de correo ni SMS a su móvil. No pensará en la dichosa Navidad que se avecina.

Suena el timbre de la puerta. "¿Quién será a estas horas de la noche?" Jorge intenta ver por la mirilla pero la luz de la escalera está apagada y sólo vislumbra una silueta confusa. Abre la puerta y no da crédito. Jack Nicolson y John Gardield le propinan una tunda de puñetazos, golpes y patadas que cuando despierta es lunes y se encuentra ante el ordenador ":Hansol" que tenía pendiente de reparar en el taller.

6 de noviembre de 2007

"Manifiesto Pseudofuturista" - Si Marinetti levantase su graciosa testa !!!

1. Queremos cantar el amor a la mentira, el hábito de la energía dispersa y de la temeridad.

2. El engaño, la mentira, el coraje, la audacia, la rebelión, serán elementos esenciales de nuestra poesía.

3. La literatura exaltó, hasta hoy, la inmovilidad pensativa, el éxtasis y el sueño. Nosotros queremos exaltar el movimiento agresivo, el insomnio febril, el paso de corrida, el salto mortal, el cachetazo y el puñetazo. Una mentira es Literatura. Dos mentiras son Literatura. Una mentira es una poesía. Dos o más mentiras conciernen al género novelesco. La mentira que hoy miente, mañana será una gran verdad y caerá en el pozo del olvido. La literatura morirá si sólo busca la veracidad.

4. Nosotros afirmamos que la magnificencia del mundo se ha enriquecido con una nueva belleza, la belleza de la velocidad. Un coche de carreras con su capó adornado con gruesos tubos parecidos a serpientes de aliento explosivo... un automóvil rugiente, que parece correr sobre la ráfaga, es más bello que la Victoria de Samotracia. La conducción negligente y temeraria es bella, pero jalonada de falacias.

5. Queremos ensalzar al hombre que lleva el volante, cuya lanza ideal atraviesa la tierra, lanzada también ella a la carrera, sobre el circuito de su órbita. Esta soberana mentira se cobrá la vida de muchos necios. Pero como mentira no es Literatura, sólo Publicidad. El poeta es mentiroso por antonomasia. La poesía sinécdoque de una mentira.

6. Es necesario que el poeta se prodigue, con ardor, boato y liberalidad, para aumentar el fervor entusiasta de los elementos primordiales. Escritorcillo es un ejemplo, pero sus poesías no encuentran eco y difusión entre nosotros a pesar de tratarse de flagrantes mentiras. Escritorcillo, nuestro poeta para la causa del futuro pluscuamperfecto.

7. No existe belleza alguna si no es en la lucha. Ninguna obra que no tenga un carácter agresivo puede ser una obra maestra. La poesía debe ser concebida como un asalto violento contra las fuerzas desconocidas, para forzarlas a postrarse ante el hombre. En los foros literarios, ¿no se gasta demasiada tibieza? No alcanzan a ser literarios sino se gestan en ellos grandes mentiras.

8. ¡Nos encontramos sobre el promontorio más elevado de los siglos!... ¿Porqué deberíamos cuidarnos las espaldas, si queremos derribar las misteriosas puertas de lo imposible? El Tiempo y el Espacio murieron ayer. Nosotros vivimos ya en el absoluto, porque hemos creado ya la eterna velocidad omnipresente. La mentira nos hará libres. La velocidad no nos llevará a ninguna parte, pero habremos avanzado mucho.

9. Queremos glorificar la guerra –única higiene del mundo– el militarismo, el patriotismo, el gesto destructor de los libertarios, las bellas ideas por las cuales se muere y el desprecio de la mujer....... Mujeres, hermanas, compañeras de fatigas, la misoginia nos hará fuertes y podremos construir una alta torre de Babel. Si nadie nos entiende es mejor para nosotras. Una mentira nos derribará quizás, pero un conjunto de mentiras es la bella Literatura y Poesía de nuestra historia. No temamos las mentiras de los hombres.

10. Queremos destruir los museos, las bibliotecas, las academias de todo tipo, y combatir contra el moralismo, el feminismo y contra toda vileza oportunista y utilitaria....En internet los museos, academias y bibliotecas conquistarán su espacio virtual. Será una auténtico placer, una gozada, visitar Muzeos, Vivliotecas, Hakademias vacías....El femenismo murió. Lo sustituyó La ley de Violencia de Género. Mujeres, no precisamos justicia, sino mentiras, mentiras. Con una mentira nos bastaba.

11. Nosotros cantaremos a las grandes masas agitadas por el trabajo, por el placer o por la revuelta: cantaremos a las marchas multicolores y polifónicas de las revoluciones en las capitales modernas, cantaremos al vibrante fervor nocturno de las minas y de las canteras, incendiados por violentas lunas eléctricas; a las estaciones ávidas, devoradoras de serpientes que humean; a las fábricas suspendidas de las nubes por los retorcidos hilos de sus humos; a los puentes semejantes a gimnastas gigantes que husmean el horizonte, y a las locomotoras de pecho amplio, que patalean sobre los rieles, como enormes caballos de acero embridados con tubos, y al vuelo resbaloso de los aeroplanos, cuya hélice flamea al viento como una bandera y parece aplaudir sobre una masa entusiasta. Es desde Italia que lanzamos al mundo este nuestro manifiesto de violencia arrolladora e incendiaria con el cual fundamos hoy el FUTURISMO porque queremos liberar a este país de su fétida gangrena de profesores, de arqueólogos, de cicerones y de anticuarios. Ya por demasiado tiempo Italia ha sido un mercado de ropavejeros. Nosotros queremos liberarla de los innumerables museos que la cubren por completo de cementerios....En Italia suceden estas cosas. En el resto del mundo también. Realidades que alguien debiera elevar a la categoría de mentiras.

Muy Felices Fiestas Navideñas 2017