23 de noviembre de 2007

"Microrrelato de Navidad"


Ya no suenan las negras zambombas de las noches claras de invierno.

Papá Noel quiere más a los niños que los Reyes Magos de Oriente, que sólo persiguen estrellas fugaces y errantes. Los padres y madres debieran estudiar astronomía y dejar la pedagogía a Santa Claus, que desde que empezó la guerra dejó de beber Coca-Cola y ahora sólo toma vino tinto de las mejores cosechas.

.....................................................................................

Nota de la autora: La primera frase me la inspiraron unos versos del poeta Joan Salvat Papasseit, "Sento el fred de la nit i la simbomba fosca" / "Siento el frío del a noche y la oscura zambomba"
_________________
"El eco siempre dice la última palabra"

3 comentarios:

Travis Rabbit dijo...

La nostalgia es muy legítima, y más en estas fechas, Gemma.
Recuerdo dos raglos de los Reyes: una pistola con fulminantes y un triciclo.Violencia y velocidad (juasss), como ahora.Aunque menos mojigatería, parece increíble: Les han puesto dos rombos (sic) a la Gallina Caponata por incitar a la zoofilia (¡!¡!), a Epi y Blas por ser gays (¡!¡!), al monstruo de las galletas por lo del colesterol o yo que sé.En fin, todo barrio Sésamo baneado.Lo malo es que copiaremos lo que USA usa.Adéu, caganer, Santa Claus et mana a la merda.
Te dejo lo que había en mi casa por Nadal: uvas pasas, higos pasos y nueces del país.
Supongo que ya lo habrás leído en El País ("Barrio Sésamo tenía dos rombos"):
http://www.elpais.com/articulo/radio/television/Barrio/Sesamo/tenia/rombos/elpepurtv/20071123elpepir

Kamikase dijo...

Ya las navidades no son lo que eran antaño, ya casi no existe la cena de navidad y a veces solo se limita al regalo entregado a los niños al caer las doce. Ya no esta el pavo navideño, ni las grandes cantidades de ensaladas para los invitados, ni la ansiosa espera a las doce para abrir regalos a los pies del inmenso pino natural ubicado en un rincon de la sala, ni mucho menos el aroma a pino y las luces llenas de borbotones de burbujitas de aire que nos fascinaban de pekeños... ya no queda nada... y mañana tampoco estaremos nosotros.
Un abrazo del Kami.

gemmayla dijo...

Hola Travis y Kami:

¡Cómo se nota que no tenéis niños en vuestras respectivas familias!

Cuando hay niños, la Navidad y Los Reyes y El Caganer, se celebra por "collons", juasjuas.

Mi peque se apunta a todo. Miedo me da mencionarle alguna tradición foránea navideña, porque se apunta a todas.

Lo cierto es que para escribir este microrrelato navideño me documenté sobre San Nicolas de Bari, que era turco, luego griego y pasado mucho tiempo fue adoptado por "Yanquilandia". Su indumentaria rojiblanca nada tiene que ver con la marca Coca-Cola. Fue cosa de un pintor inglés decimonónico que lo pintó de tal guisa....Lo cierto es que Santa Claus se remonta a la noche de los tiempos como nuestros Reyes Magos. A los niños les encanta y últimamnete dada la carestía de la vivienda en todas partes, se afincó en una cabañita finesa. Prefiere pasar frío a pagar una onerosa hipoteca, juasjuas.

Me alegra mucho verte, Kami !!! Besotísimos para ti y Lollita.

No seáis tan escépticos, sacad el niño que lleváis dentro y estas navidades escribid una carta a Santa Claus, la mandáis por correo ordinario, como hacemos en casa. Por lo menos en correos se pasan un rato divertido a nuestra costa.