20 de diciembre de 2018

#cuentosdeNavidad en las redes sociales....Mi Cuento de Navidad....Título: "Benino"

Cada mes de diciembre me gusta montar el belén en casa el día trece. Es el número supersticioso, cargado de malos presagios y a mí la Navidad siempre me ha parecido una fecha bastante siniestra e injusta. Nunca la pueden celebrar quienes están solos y siempre se añora a alguien que ya no está. Es una verdadera faena esto de la Navidad. Soy de belén y detesto el árbol cargado de bolas y cintas. A todo árbol se le debiera dejar vivir desnudo y libre de abalorios. Y también creo que todo belén debe llevar su  “caganer” y “pixaner” para atraer prosperidad y “mucha mierda”.
Aquella Navidad me trajo un amigo un Benino napolitano, como recuerdo de un viaje a la capital mundial de los belenes. Me hizo mucha ilusión poder acostar al precioso pastor durmiente,  en un plácido rincón lleno de musgo y palmeras de mi belén anual. Lo contemplaba a diario y me llenaba de alegría. Hasta que una noche al regresar a casa muy cansada de mi jornada laboral, con gran estupor constaté que Benino ya no estaba donde lo había dejado. Se encontraba tumbado en el extremo opuesto de donde yo lo había colocado. Además, para mi pasmo y horror, tenía los ojos abiertos y me sonreía. Lo cogí y lo volví a depositar en su lugar original. Benino cerró los ojos y pareció aceptar de buen grado este traslado. A la mañana siguiente, antes de desayunar y tomar el primer café mañanero, corrí hacia el belén para ver si Benino seguía en su sitio, pero el pastorcillo había emigrado y no lo encontraba por parte alguna del belén. En vez de preocuparme, decidí correr tupido velo a este asunto, tomar mi café y comenzar el día como si tal cosa, como un día normal sin un Benino incordio intentando amargarme el día. Olvidé durante la jornada todo este asunto turbio de una figurilla intrusa cambiándose sola de lugar dentro de mi belén. De hecho, regresé por la noche tan cansada que, después de tomar una ducha, me fui derecha a la cama muerta de sueño. Para mi sorpresa, Benino estaba tumbado en mi almohada dormido como un tronco. Aquello ya era más que alarmante. Llamé al móvil de mi amigo casi llorando con un nudo de angustia en la sien, para contarle lo que me estaba sucediendo con el dichoso regalito traído de Nápoles. Pero el teléfono de mi amigo se encontraba apagado y fuera de cobertura. Así que decidí meter a Benino en el armario cerrando la puerta con llave y me metí en la cama con la llave apretada dentro de mi puño. Al despertar, la llave ya no estaba en mi mano. Tampoco en la cama debajo de la almohada ni en parte alguna. La llave estaba puesta en la cerradura del armario y las puertas abiertas y abatidas de par en par. Benino había escapado. Aquello era tan desesperante y desquiciante para mí que me dediqué toda la mañana a buscar a Benino por todas partes, pero el maldito pastorcillo no apareció. Al llegar al trabajo, Benino estaba sobre la mesa de mi despacho. Se encontraba con ojos abiertos como platos y con aquella sonrisa sardónica tan desagradable en su diminuto rostro. Abrí la ventana y lo arrojé sin mayor contemplación ni remordimiento. Decidí que no llamaría a mi amigo para contarle lo sucedido y que desde ese momento, daría por zanjado el asunto.
Benino ya no dio señales de vida ni dormido ni despierto. La Navidad transcurrió pacífica y agradablemente como las precedentes. El día ocho de enero recogí el belén y guardé primorosamente todas las figuras en mi baúl. El once de enero recibí una llamada de mi amigo y me quedé pálida cuando exclamó: “Estoy muy extrañado. Dentro del congelador de mi nevera he encontrado un Benino idéntico al que te regalé traído de Nápoles. ¡Qué cosa más rara!”. Le respondí con mi corazón latiendo a mil por hora: “Creo, Mario, que debieras deshacerte de él ahora mismo”.


17 de diciembre de 2018

¡Qué lunes aciago y tristísimo.Primero Laura, luego Amy y después una niña de 14 años en Euskadi!.Descansad en paz...nosotras aquí no descansaremos hasta que se haga justicia...

"El octavo día"....

De todas las noticias de la semana, la que mayor impacto me ha causado no ha sido la nueva nefasta ley psoera sobre arrendamientos urbanos que no resuelve nada, si no limita precios de esta insoportable burbuja inmobiliaria y tampoco que nuestra alcaldesa quiera silencio y canto de pajaritos en la Gran Vía, mientras 30.000 empresas afectadas por el Madrid Central tal vez se vean abocadas a echar el cierre, porque queremos aire limpio sí, pero no deprisa y corriendo y a mata caballo como se está haciendo. La noticia que mayor impacto me ha causado, decía, ha sido la falsa noticia y bulo que consideraba a la cantante y actriz Lolita Flores multimillonaria. Ella ha tenido que salir raudo a dar un rueda de prensa para desmentir tamaña patraña. Y es que es tal el austericidio y destrucción de clases medias en nuestro país y me temo que en gran parte de la aldea global que la población ya tenemos interiorizada la precariedad y la pobreza y eso de que nos señalen como ricos o multimillonarios ofende y mucho y a todos nos entra el pavor terrorífico de que venga Hacienda y nos pida y sangre lo que no tenemos. Lolita Flores ha dejado muy claro que ella es una "curranta y vive de alquiler" como yo y como la inmensa mayoría de los españoles y muy especialmente las españolas madres monoparentales, aunque ellos también tengan derecho a quejarse y estén igualmente castigados por la dureza de la vida de cada quien. En otro orden de cosas, diré que la semana ha sido muy positiva en lo tocante al enriquecimiento espiritual: he terminado de leer "Un tranvía llamado deseo" de T.W y no he podido evitar en cada línea ver los rostros redivivos de Vivien Leigh como Blanche Dubois y de Marlon Bandon en el papel de Stanley Kowalski. También no he podido evitar meditar a fondo sobre la dureza de la vida y triste fin de Blanche Dubois y su hermana Stella Kowalski, pese a ser mujeres tan jóvenes y podemos concluir que la vida siempre ha sido, es y será un valle de lágrimas para demasiadas personas tengan la edad que tengan y sean del sexo que sean y vivan donde vivan. Nada nuevo bajo el sol planetario. Al terminar esta magnífica obra teatral, ya estoy de nuevo enganchada a la lectura de mi venerado Enrique Vila-Matas y su Doctor Pasavento. Ese anhelo del protagonista por huir y desaparecer anida en cada uno de nosotros. No hace mucho escuchaba a un tipo que había viajado por todo el mundo en bicicleta y al ser preguntado por qué es lo que más le había llamado la atención sobre la condición humana y los seres humanos en general, respondió con una seguridad y rotundidad pasmosa: ¨Nadie está contento de haber nacido en el lugar en el que le ha tocado nacer". Así es. Todos parecemos anhelar la vida de otros en otro lugar. Siempre nos parecen mejores existencias que las nuestras. Algo así también plantean dos películas estupendas que hemos visto en Filmin: "Suntan" dirigida por Argyris Papadimitropoulos y "El octavo día", "una hilarante y conmovedora comedia, parte de le sección oficial del festival de Cannes de 1996, en donde Daniel Auteuil y Pascal Duquenne ganaron el reconocimiento a el mejor actor. Dirigida por el laureado realizador belga Jaco Van Dormael. Una película de aprendizaje y amistad al mejor estilo de "Intocable". En fin, vamos por el lunes....

5 de diciembre de 2018

Me sumo al homenaje a Luis Eduardo Aute, "¡Ánimo, animal!".....si somos animales, que lo somos, que nuestra ánima irracional solo contenga la L de "líbido" y de nada más...Infinitas gracias, Luis Eduardo Aute por tu música única que nos acompaña siempre desde que tenemos uso de razón y sinrazón animal...



"El próximo día 10 de Diciembre de 2018 en el Wizink Center de Madrid tendrá lugar el concierto "Ánimo Animal" para celebrar los 50 años de carrera musical de Luis Eduardo Aute, por su brillante trayectoria como uno de los más grandes, y sin duda más completos artistas de nuestros tiempos.

Músico, compositor, pintor, escultor, poeta y cineasta son solo algunas de sus facetas como creador. Pocas personas han logrado un reconocimiento tan unánime por parte del público y la crítica.

Aute tiene en su haber más de 500 canciones, canciones que ya forman parte de la memoria de cada uno de nosotros y que han marcado también, una parte fundamental de la historia en la vida de millones de personas alrededor del mundo.



3 de diciembre de 2018

Nadie es capaz de domesticar o "matar" a "Stanley Kowalski"...

He terminado de leer "Aires de Dylan" de Enrique Vila-Matas, ese Hamlet de esperpento catalán magistralmente escrito, pero que me ha propiciado sueños muy muy extraños, que no han llegado al alcance de pesadillas, pero casi. Necesito tiempo para asimilar esta lectura. Así que aparco por un tiempo otra novela de este autor y para descansar estoy releyendo "Un tranvía llamado deseo" de Tennessee Williams. Esa tan cacareada y clamorosa victoria andaluza de Vox, me hace centrarme en el personaje de Stanley Kowalski, un ser primario, animal, lo que viene siendo un macho alfa de la época, para evocar a los integrantes de este partido de ultra derecha, amigos de Le Pen y Salvini y concluyo que en nuestra lucha de tantos años por erradicar el machismo, lo cavernario, por lograr la igualdad,la fraternidad y la libertad de todo ser humano, ya sea hombre o mujer, en algo nos hemos equivocado. ¿Qué está fallando exactamente? ¿Cómo puede haber hombres y demasiadas mujeres que sigan negando la violencia de género y que sigan pregonando el dichoso bulo de las denuncias falsas? ¿Cómo puede haber en el Siglo XXI hombres, y demasiadas mujeres que afirmen con una rotundidad pasmosa que los inmigrantes vienen a quitarnos pan y trabajo sin apuntar a los verdaderos responsables, esas oligarquías enriquecidas y ahítas de poder, sin escrúpulos, sin alma, sin conciencia? Es muy chocante que todo un juez te diga que un inmigrante viene a quitarle trabajo cuando en todos los juzgados de España y magistraturas los inmigrantes vistiendo toga brillan por su ausencia. Hay mujeres juezas porque ha costado años de lucha denodada. En las plantillas de policías siguen siendo los hombres españoles blancos quienes ostentan sus puestos de agentes de autoridad, con muy escasa presencia de mujeres y por supuesto no hay inmigrantes en estas plantillas. Tampoco los hay en el Ejército o en el Cuerpo de Bomberos y Bomberas. Tenemos a los inmigrantes, que tienen la suerte de trabajar, desempeñando puestos laborales que los españoles rechazan. La compra de los supermercados realizadas "on line" o con la modalidad de servicio a domicilio podemos observar que son siempre personas extranjeras, generalmente de Ámerica Latina, prestando este encomiable servicio. Son educadísimos. Son amables y nunca les falta una sonrisa en el rostro. ¿Qué nos está pasando a los españoles y europeos en general? Que la carestía de la vida es un hecho y los sueldos no llegan a fin de mes para casi nadie, no podemos negarlo. En Francia y ahora también en Países Bajos y Bélgica, los "chalecos amarillos" expanden su oleada de protestas. Me parece muy bien que estas protestas vayan dirigidas a las políticas del Macron de turno. Los actos violentos son de lamentar, pero la indignación de la gente por la carestía de la vida en Europa y la destrucción de nuestro Estado de Bienestar debe llegar a quien debe llegar que no son otros que nuestros políticos, los que gobiernan, los poderosos, los multimillonarios que evaden sus suculentos beneficios a paraísos fiscales. Por favor, Vox, cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo. Y lo que hacéis, hombres y mujeres necios de VOX es señalar el dedo. No vais a triunfar nunca. Jamás. 


https://instagram.com/cumulunimbussh?igshid=rjftn55zwxxt