3 de diciembre de 2018

Nadie es capaz de domesticar o "matar" a "Stanley Kowalski"...

He terminado de leer "Aires de Dylan" de Enrique Vila-Matas, ese Hamlet de esperpento catalán magistralmente escrito, pero que me ha propiciado sueños muy muy extraños, que no han llegado al alcance de pesadillas, pero casi. Necesito tiempo para asimilar esta lectura. Así que aparco por un tiempo otra novela de este autor y para descansar estoy releyendo "Un tranvía llamado deseo" de Tennessee Williams. Esa tan cacareada y clamorosa victoria andaluza de Vox, me hace centrarme en el personaje de Stanley Kowalski, un ser primario, animal, lo que viene siendo un macho alfa de la época, para evocar a los integrantes de este partido de ultra derecha, amigos de Le Pen y Salvini y concluyo que en nuestra lucha de tantos años por erradicar el machismo, lo cavernario, por lograr la igualdad,la fraternidad y la libertad de todo ser humano, ya sea hombre o mujer, en algo nos hemos equivocado. ¿Qué está fallando exactamente? ¿Cómo puede haber hombres y demasiadas mujeres que sigan negando la violencia de género y que sigan pregonando el dichoso bulo de las denuncias falsas? ¿Cómo puede haber en el Siglo XXI hombres, y demasiadas mujeres que afirmen con una rotundidad pasmosa que los inmigrantes vienen a quitarnos pan y trabajo sin apuntar a los verdaderos responsables, esas oligarquías enriquecidas y ahítas de poder, sin escrúpulos, sin alma, sin conciencia? Es muy chocante que todo un juez te diga que un inmigrante viene a quitarle trabajo cuando en todos los juzgados de España y magistraturas los inmigrantes vistiendo toga brillan por su ausencia. Hay mujeres juezas porque ha costado años de lucha denodada. En las plantillas de policías siguen siendo los hombres españoles blancos quienes ostentan sus puestos de agentes de autoridad, con muy escasa presencia de mujeres y por supuesto no hay inmigrantes en estas plantillas. Tampoco los hay en el Ejército o en el Cuerpo de Bomberos y Bomberas. Tenemos a los inmigrantes, que tienen la suerte de trabajar, desempeñando puestos laborales que los españoles rechazan. La compra de los supermercados realizadas "on line" o con la modalidad de servicio a domicilio podemos observar que son siempre personas extranjeras, generalmente de Ámerica Latina, prestando este encomiable servicio. Son educadísimos. Son amables y nunca les falta una sonrisa en el rostro. ¿Qué nos está pasando a los españoles y europeos en general? Que la carestía de la vida es un hecho y los sueldos no llegan a fin de mes para casi nadie, no podemos negarlo. En Francia y ahora también en Países Bajos y Bélgica, los "chalecos amarillos" expanden su oleada de protestas. Me parece muy bien que estas protestas vayan dirigidas a las políticas del Macron de turno. Los actos violentos son de lamentar, pero la indignación de la gente por la carestía de la vida en Europa y la destrucción de nuestro Estado de Bienestar debe llegar a quien debe llegar que no son otros que nuestros políticos, los que gobiernan, los poderosos, los multimillonarios que evaden sus suculentos beneficios a paraísos fiscales. Por favor, Vox, cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo. Y lo que hacéis, hombres y mujeres necios de VOX es señalar el dedo. No vais a triunfar nunca. Jamás. 


No hay comentarios:

Se ruega máxima difusión...