Ir al contenido principal

Los papeles de Ibrahim Nsué

Ya tengo papeles y comida gracias a una tal Rumí de Emigración e Inmigración. Digo yo que cuando emigra el hambre del estómago, inmigra la prosperidad hacia el espíritu de los hombres de buena voluntad que sólo anhelamos nuestro lugar en el mundo.

Desde que puse mis pies en este país, me he pasado muchas noches en blanco, con las tripas sonando al ritmo de "hip hop", barruntando qué fueron antes los papeles o la comida cuando Dios hizo La Creación.
Si la lógica aplastante te dice que la respuesta es la comida, por supuesto; entonces qué pintan los papeles en todo lo relacionado con el comer, el proceso digestivo o la gastronomía más paupérrima que imaginarse uno pueda.
Ha habido días, los que yo llamo "días sin papeles", en que si he comido algo ha sido por la caridad de las buenas gentes. Ahora que mis días son con papeles, me harto de comer. Me voy con treinta euros a una gran superficie - así las llaman, grandes superficies, no alcanzo aún a entender por qué - y me compro dos kilos de arroz, hígado de ternera para prepararme un buen plato de "suya", carne y especias para condimentarme un buen "kilishi", plátanos y ñame, no siempre fácil de encontrar en esos engendros que llaman grandes tiburones, perdón, quise decir, superficies. La carne de antílope aquí no se encuentra en parte alguna. He preguntado en tiendas pequeñas y grandes. A veces me entran ganas de comerme a alguno de esos que me vocifera a gritos a mis oídos, como si el no entender el idioma fuese equivalente a estar sordo, "¿Dónde están tus papeles? ¡dime, negro! ¡Venga, tus papeles!". Pero entonces pienso que la carne de los que gritan "papeles" ha de ser una carne bien dura de roer. Con este tipo de carne no sale buena la sopa de "egussi" por mucho melón y pescado seco que le eches. También me compro latas de cerveza, pero ninguna marca me convence. Ninguna tiene el sabor de las de mi país.
Aquí en este país dan más importancia a los papeles que al respeto a sus tradiciones y religiones. Alguien me ha dicho, un tal Lletraferit o algo así - no sé, no entendí bien su nombre, tal vez dijera Eid al-Firt - que es tiempo de cuaresma, tiempo de ayuno. Pero yo en este tiempo de "Ramadán cristiano" no veo a nadie ayunar ni privarse de la carne, porque cuando voy a las carnicerías siempre me toca hacer cola y pedir número. ¡Otra vez papeles! ¡Dan números para hacer colas en las carnicerías y en las juntas de distrito para darte los papeles! Menos mal que en las carnicerías no te dicen cuando te toca, vuelva usted mañana porque le falta el certificado de empadronamiento. Esto que trae usted es un volante y no es lo mismo. También digo yo que no es lo mismo la carne de antílope que la porquería de carne que comen aquí, con la que no me sale un "kilishi" exquisito con el que poder agasajar a mis amigos cuando damos fiestas en casa.
Pero no me quejo. Ya tengo papeles. Ya tengo mi buche bien lleno. Mis tripas ya no entonan el "hip hop" de mi tierra, ése que compro a mis paisanos del "top manta" porque los euros no me alcanzan para comprame un CD original de una gran superficie, ese tiburón que alberga en su veintre mucha comida y muchos Cdes.
No me quejo, no. No obstante, algunas noches no duermo. No culpo al hambre ni a los "días sin papeles". No duermo porque me sigo preguntando qué fueron antes los papeles o la comida. Esa es la cuestión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Baroca, La Isla de Los Que Sólo tienen Un Riñón

La Noche Temática de ayer sábado 23 de enero tocaba el triste asunto del "Turismo médico". Aprovechar las vacaciones para hacerse una operación de cirugía en Tailandia o México es una tendencia creciente, particularmente para los estadounidenses. En estos países el coste llega a ser tres veces inferior. Otros destinos son Filipinas o India, países en los que los más pobres venden un riñón por 3000 euros o las mujeres alquilan sus vientres para engendrar hijos de otras parejas. Esto supone un negocio para empresas y clientes a la vez que plantea importantes cuestiones morales.

A la mísera barriada de Bacora, al sur de Manila y cerca del puerto, se le denomina "La Isla de Los Que Sólo tienen un Riñón". La gran mayoría de los varones jóvenes han vendido uno de sus riñones a cambio de 3000 euros para sacar a sus esposas, hijos e hijas de la miseria. Es estremecedor constatar que "sacar a sus familias de la miseria" supone conseguir a duras penas una barraca te…

La Pasamanería de Madame Pouzieux

"El Sr Nikki viaja a Montargis, a una hora y media de París. Alli, en una enorme granja vive Mme Pouzieux, la única persona que desde 1947 hace los galones, cordones y pasamanería para Chanel. En estos momentos está recogiendo el heno, porque dice que va a llover. Chanel puede esperar! Tiene 75 años, es diminuta, jorobada y artrítica. Su método de tejido y su telar lo ha inventado ella, pero siempre se ha negado trabajar en oficina.

El Sr Nikki trae a Mme Pouzieux un trozo grande de tela de lana bouclé en cuadros blancos y negros, para el cual ella tiene que hacer la pasamanería que remata todas las chaquetitas Chanel que conocemos. Deshilacha 5 cm de ancho de tela en todo su largo, y con los hilos trenza los galones en su endeble telar de madera. Karl no la conoce :shock: nunca la ha ido a visitar, pero le ha enviado aprendizas para que les enseñe el oficio y ninguna ha durado. Su gato Mimí enreda con los hilos. "


Este sábado pasado en la Noche Temática dedicada a la alta c…

URGENTE, POR FAVOR , UNÍOS A ESTA TORMENTA DE DIFUSIÓN Y ECO POR LA PRONTA LIBERACIÓN DE NAZANIN...TAMBIÉN EN TWITTER #‎trappedInIran‬