Hasta siempre, siempre genial Leonora !!!



Hoy cuando regresaba en tren a casa al salir del trabajo, llovía, jarreaba dentro y fuera del vagón, tanto es así que me he tenido que poner el chubasquero antes de sentarme. Nunca habia contemplado algo así: la lluvia inundando un vagón de tren. El agua se encharcaba en el suelo del vagón y el contraste de la lluvia exterior frente a la interior, en cierto modo cálida, doméstica y por qué no, ferroviaria, me ha traído la genialidad de Leonora a mi mente y he pensado: ¡Carámba, qué magnífico cuadro habría podido pintar esta mujer, Leonora, la que vendió su masía francesa por una botella de coñac, con esta estampa tan inusual, tan surrealista!

Leonora, hoy me he sentido protagonista anónima de un cuadro tuyo dentro de un vagón de tren empantanado. Con mi chubasquero rojo, mi cansancio de un día tan duro, la materia gris que me rodeaba, sin duda, habrías podido pintar, quizás, tal vez, ¿tu último cuadro?.

Hasta siempre, siempre genial Leonora.

Comentarios

Diciembre ha dicho que…
La verdad es que no conocía a esta artista pero supe de su fallecimiento, por la prensa. He de reconocer que ese surrealismo suyo me resulta demasiado inquietante y oscuro. Demasiado. Me ocurre otro tanto con Frida Kahlo. Se intuye demasiado dolor, en sus cuadros.
Quizás sea mi recalcitrante empatía la que me hace sentir un cierto rechazo a conocerlas más a fondo. Nadie es perfecto, que decían en aquella estupenda peli ;)
Ni falta que hace, que digo yo, jeje

Besos, amiga!
Gemmayla ha dicho que…
Muy feliz día de domingo, querida Diciembe:

Es porque Leonora vivió episodios en su vida de verdadera locura y la locura produce monstruos. De hecho toodos los surrealistas rozaban o tocaban o jugaban con algo mucho más peligroso que las drogas: la enajenación mental. Formaba parte de sus inquietudes como artistas.

Es peligrosísimo y temerario lanzarse al vacío a las profundeidades del espíritu o el alma humanos. Es algo que a cualquiera nos puede suceder por mil circunstancias en la vida y conviene pedir ayuda si estas tentaciones rondan a la persona, incluso si se es artista. Porque no están los tiempos para infartos, sustos, negligencias y temeridades. Bastante trae la vida. Como decía el Maestro, "Bástale a cada día su afán"

Ojalá no llueva hoy y luzca el sol que no hay cosa más surrealista que la lluvia cuando se intoxican los pepinos, tomates y calabacines.

Muy feliz domingo, D.

Besos

Entradas populares de este blog

Baroca, La Isla de Los Que Sólo tienen Un Riñón

La Pasamanería de Madame Pouzieux