Ir al contenido principal
"El laberinto de Borges"

El amor, decididamente, es un jodido laberinto y agradezco esta ocasión que me brindas, amiga, para explayarme sobre esta idea que me viene rondando desde hace mucho tiempo.

El amor es un Laberinto Barroco, del tipo "Mazes". Ofrece múltiples caminos alternativos que se diluyen en vías muertas, en finales sin salida posible, aunque todos sabemos de antemano que posee una sola vía correcta para salir de él. Lo sabemos pero fingimos desconocerlo, porque es preferible vivir, correteando como un ratón, atrapados en una estructura arbórea imaginaria, levantando árboles de ramificaciones infinitas a nuestro paso, que no nos dejen vislumbrar el bosque de nuestros verdaderos anhelos y pasiones. El amor, esa única pasión central univiaria, engulle como un colosal dragón todas nuestras fantasías, sueños, desafíos existenciales..Lo engulle todo. Todo lo arrasa para reducirnos y aplastarnos.

El amor es, decididamente, un jodido laberinto que alberga en sus entrañas un temible Minotauro. Todos nos creemos héroes y cual Teseo nos adentramos en sus inextricables veredas y pasillos pensando, ingenuos, que la tenue huella de hilo que dejamos tras nuestros decididos pasos, nos salvará..Pero todos, sin excepción perecemos en las garras de ese fabuloso ser, medio hombre, medio toro, porque el amor nació para crear la eterna infelicidad del ser humano.

Sí, decididamente, el amor es un jodido laberinto, y aunque bailemos una preciosa danza erótica en su honor, el demonio de la muerte siempre, siempre nos acecha para tendernos una trampa mortal y decisiva.

Pero debemos convenir que los laberintos son de aquitectura bella, sinuosa y cautivadora. El amor no escapa a estas preciosas cualidades. Sus formas invitan a trazar coreografías y a componer danzas rituales de seducción. Sí, decididamente, el amor es un jodido laberinto, bello y hermoso como un sol teocéntrico que tiende sus rayos luminosos para brindarnos calor y abrasar nuestro espíritu con inflamadas pasiones. Adentrarse en este laberinto, ¿quién puede eludir una tentación semejante?

He soñado que en medio del mar, las olas agitaban la estatua de bronce de un gigantesco Minotauro. Nadaba hasta él y cabalgaba a su grupa adentrándome en el mar hacia el horizonte azul y claro como un cielo de mediodía. Al despertar entendí que sólo el mar, la mar puede paliar la angustia vital que nos empuja a adentrarnos en intrincados laberintos que enredan nuestras pasiones como una madeja de hilo sin cuenda. El mar, la mar, sólo la mar, el mar. Creéme, amiga, no hay nada más, porque el amor es, decididamente, un jodido laberinto, un laberinto, por cierto, circular.

¡Arroja, amiga mía, tus pasiones al mar. El mar, la mar!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Baroca, La Isla de Los Que Sólo tienen Un Riñón

La Noche Temática de ayer sábado 23 de enero tocaba el triste asunto del "Turismo médico". Aprovechar las vacaciones para hacerse una operación de cirugía en Tailandia o México es una tendencia creciente, particularmente para los estadounidenses. En estos países el coste llega a ser tres veces inferior. Otros destinos son Filipinas o India, países en los que los más pobres venden un riñón por 3000 euros o las mujeres alquilan sus vientres para engendrar hijos de otras parejas. Esto supone un negocio para empresas y clientes a la vez que plantea importantes cuestiones morales.

A la mísera barriada de Bacora, al sur de Manila y cerca del puerto, se le denomina "La Isla de Los Que Sólo tienen un Riñón". La gran mayoría de los varones jóvenes han vendido uno de sus riñones a cambio de 3000 euros para sacar a sus esposas, hijos e hijas de la miseria. Es estremecedor constatar que "sacar a sus familias de la miseria" supone conseguir a duras penas una barraca te…

La Pasamanería de Madame Pouzieux

"El Sr Nikki viaja a Montargis, a una hora y media de París. Alli, en una enorme granja vive Mme Pouzieux, la única persona que desde 1947 hace los galones, cordones y pasamanería para Chanel. En estos momentos está recogiendo el heno, porque dice que va a llover. Chanel puede esperar! Tiene 75 años, es diminuta, jorobada y artrítica. Su método de tejido y su telar lo ha inventado ella, pero siempre se ha negado trabajar en oficina.

El Sr Nikki trae a Mme Pouzieux un trozo grande de tela de lana bouclé en cuadros blancos y negros, para el cual ella tiene que hacer la pasamanería que remata todas las chaquetitas Chanel que conocemos. Deshilacha 5 cm de ancho de tela en todo su largo, y con los hilos trenza los galones en su endeble telar de madera. Karl no la conoce :shock: nunca la ha ido a visitar, pero le ha enviado aprendizas para que les enseñe el oficio y ninguna ha durado. Su gato Mimí enreda con los hilos. "


Este sábado pasado en la Noche Temática dedicada a la alta c…

URGENTE, POR FAVOR , UNÍOS A ESTA TORMENTA DE DIFUSIÓN Y ECO POR LA PRONTA LIBERACIÓN DE NAZANIN...TAMBIÉN EN TWITTER #‎trappedInIran‬