"La otalgia del oficial García"


Dicen que las orejas van creciendo a lo largo de la vida. Y es que no hay parte de la anatomía humana más rebelde y contra natura que las orejas. Son las únicas que se escandalizan en esta vana cultura audiovisual. Mientras ellas se escandalizan, nuestros ojos se cansan y se achican como dos gotas de rocío sobre el lecho de un pétalo de rosa al despuntar los primeros rayos de la mañana.


Dicen que por su forma los conocereis porque representan la forma fetal. Eso le dijo una vez un chino a Roberto y Roberto se cansó de andar por la vida sólo fijándose en las orejas de la gente. Pero la costumbre de examinar las orejas a los demás, se convirtió en un hábito y finalmente en una obsesión enfermiza.
"Si tienen forma de media luna es que usted nació al alba, de mañana temprano, pero lejos de ser usted madrugador, la vida le impondrá jornadas nocturnas y pertenecerá al grupo de los buhós. Si el lóbulo parece cortado al bies y pegado a la cara, entonces usted nació hacia la media tarde o bien entrada la noche y su existencia marchará mejor si cultiva el buen hábito de madrugar y desperezarse pronto como las alondras." - Roberto se explayaba a gusto en la Comisaría mientras el agente de la oficina de denuncias le tomaba declaración.
"Entonces, dígame Roberto, mis compañeros y yo que estamos sujetos a rotación de turnos, que un día trasnochamos, al siguiente madrugamos y al tercer día doblamos turno,¿ cómo se supone que debe de ser la forma de nuestras orejas? - le espetó con aire socarrón el oficial de policía, mirando de soslayo a su compañera para combrobar si ésta tenía orejas alondra o buho.
" Mire, señor agente, lo que usted me está contando, supone una gran contrariedad para el desarrollo óptimo de estos miembros tan delicados sobre los que tratamos. Aquel amigo chino que yo tuve, el que me inició en este delicado arte mántico me aseguró que quien no respeta los ciclos del crecimiento auditivo está abocado a graves transtornos psicológicos y fisiológicos...."
" Bien, no siga por ahi, Roberto, que me desmoraliza y aún me restan diez horas de trabajo " - Le respondió el oficial García tirando del lóbulo de sus orejas como queriendo cerciorarse de que aquellas seguían intactas y sin merma. - "Me decía que el presunto autor del homicidio tenía orejas similares a las del capitán Spock de la serie Star Trek...No sé como diligenciar esto, la verdad, sin que suene a guasa.."
" Se lo aseguro. Eran orejas diabólicas, vulcánicas como las de este personaje. Nunca he visto otras semejantes. Si las tuviese delante podría reconocerlas en el acto...."
" Cuando le diga a Antonio que me prepare una rueda de reconocimiento a base de tímpanos y trompas de Eustaquio, no sé si podré recuperarlo del ataque de descojone que le va a entrar " pensó el oficial, esbozando una carcajada congelada en su rostro que Roberto interpretó como una atípica desfiguración auditiva propiciada por las rotaciones de turno policiales.
En la comisaría de Centro, los oficiales no daban crédito a los exitosos resultados. Antonio daba palmadas a García en la espalda, mientras reía como un besugo a punto de explotar. "El tipo tiene las orejas idénticas a las del capitán ése del Enterprise. Es para mear y no echar gota..ja, ja...Me despeloto vivo."
"Si es que el tío es moldavo y ya sabes, en la Europa del Este se ve cada careto..ja, ja, ja...Lo que me preocupa ahora que ya hemos dado carpetazo a la investigación, es la otalgia que padezco desde hace días, Antonio. Yo creo que más que otitis es una artritis de la mándibula, de esas irreversibles que te machacan la vida..."

" Pues ya sabes, oídos sordos a las habladurías, García, que tú te comes mucho el tarro con todo lo que te dicen. Y si no, para qué coño pagas la cuota de SANITAS. Pide cita con el otorrino y santas pascuas, García. "

Comentarios

Entradas populares de este blog

Baroca, La Isla de Los Que Sólo tienen Un Riñón

La Pasamanería de Madame Pouzieux