"Pentagrama de sentidos"


Espera, por favor...Escucha el silencio que reina en el oscuro y frondoso bosque de tu alma y las notas alegres de tu jovial espíritu.

Espera, por favor..Deténte, no sigas caminando. Siente el vértigo que procuran las cosas inmóviles, los árboles callados, las farolas apagadas de tu calle, aquel hombre que permanece inmóvil y callado en aquella esquina.

Espera, por favor..Percibe el aroma de tu vida. Los olores de las vidas de tus semejantes. Tanto los olores de tus amigos como de tus enemigos. Los olores de la infacia, madurez y senectud. Los olores de las cosas aparentemente insípidas. ¿A qué huele el agua cristalina que bebes en tu vaso? El aroma de las flores bellas y de las repugnantes también. ¿A qué huelen las espinas de un rosal?

Espera, por favor..Prueba el sabor de los manjares suculentos, pero también, visita los albergues y pide que te sirvan unas patatas a lo pobre. Paladea un buen Rioja una exquisita cerveza bien fría, un refresco cualquiera servido en botella de cristal, lata o tetrabrick. ¿A qué saben la pobreza o la opulencia? ¿A qué saben las olas de un estanque? Las olas del mar ya sabemos que son saladas, pero ¿has catado las olas que nunca llegan al mar? ¿Qué pesa más en tus apetencias y elecciones lo dulce, lo agrio, lo amargo, lo salado, lo ínsipido?..Espera, por favor, no te precipites en tus respuestas.

Espera por favor, contempla con tus ojos bien abiertos las letras de tu teclado. Los números también existen y están ahi. Las flechas, los asteriscos, las comas, los puntos, los signos de admiración e interrogación, los entrecomillados, las arrobas, los avances y retrocesos de página, los paréntesis,...todo está ahí a tu alcance para tu uso y disfrute. Pero, espera, por favor, recuerda que aún sobreviven los bolígrafos, los lápices, los rotuladores, el papel.

Espera, por favor, toca durante unos minutos el suave tacto de tu propia piel y no consientas en quedarte ahi. Avanza un poco más y toca a la persona que tienes al lado. Tal vez se sorprenda o se asuste. Dile "Espera, por favor, sólo quiero comparar el tacto de tu piel con la mía" Tal vez surja entre vosotros una corriente de afecto y sintonía o por el contrario descubras que no te gusta tocar la piel de tu jefe, tu padre, tu hermano, tu amigo, qué se yo, tu empleada del servicio doméstico...Toca la piel de alguien, No te limites a acariciar sólo tu propia piel. El tacto puede languidecer o morir si aguardas demasiado.

Espera, por favor..No pierdas tu tiempo leyendo esto y haz, por favor, lo que más te plazca e interese en este momento. No temas. Las consecuencias siempre serán sorprendentes, positivas y te abrirán una senda insospechada. Todo puede esperar, todo, menos tu felicidad, tu libertad, tu vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Baroca, La Isla de Los Que Sólo tienen Un Riñón

La Pasamanería de Madame Pouzieux