28 de agosto de 2007

"El cóndor del Valle del Colca"


Un cóndor andino sobrevuela el Valle del Colca peruano al norte de Arequipa. Le han llegado noticias de una espantosa noticia: en Pisco, Chincha e Ica la Tierra, esa madrastra resentida y huraña, la ha emprendido de nuevo contra el Hijo del Hombre.

El cóndor alcanza una velocidad de vértigo en su vuelo desesperado. Su pico curvo y afilado se recorta en el aire confiriéndole una silueta majestuosa con sus alas extendidas al viento elevándose violento y enfurecido. Recuerda a Lydia y a su esposo Werner, la preciosa pareja de recién casados que decidieron dedicar su luna de miel a trabajos de voluntariado en el Proyecto de Conservación del Cóndor Andino de Perú. Recuerda agradecido cómo le ayudaron a nacer en cautiverio, lo cuidaron y alimentaron como a un hijo propio. Recuerda con especial emoción el día en que lo liberaron sobre el Valle del Colca y recobró el privilegio de libertad genuino en toda especie humana, animal, vegetal o mineral. Sabe el cóndor que la libertad no tiene precio si te la ha otorgado un ser, que a su vez, voluntaria y conscientemente, se ha privado de ella durante un largo período de tiempo para dártela a ti. Siente una gratitud y un tormento desquiciantes que le impelen a tomar una decisión rápida, aquí y ahora, sin dilación.

El cóndor se despide de los suyos, que hacinados en los dormideros comunitarios suman ya casi cien individuos. Cuando Lydia y Werner lo llevaron al valle, sólo había treinta aves rapaces de su especie. Su familia parece entenderlo. Las crestas carnosas encarnadas de los machos se agitan como en señal de aprobación y asentimiento. Su pareja fiel, la que le ha dado seis hijos a lo largo de todos estos años, rodea el collar blanco de su cuello alrededor del suyo y parecen fundirse en un largo beso y abrazo de despedida. Pero no hay más tiempo que perder. Ha de emprender viaje hacia Ica. Allí residen, residían Lydia y Werner. El cóndor quiere devolver, corresponder a su amistad y ayuda.

El cóndor ha empleado un día entero en recorrer los trescientos kilómetros de distancia entre el Valle del Colca e Ica. De Camaná a Nazca casi queda atrapado y embelesado por la belleza que ofrece el contraste entre el largo desierto y el mar. Pero no puede entretenerse en caprichos y frivolidades. Éste no es un viaje de placer y turismo. Desde la altura de su majestuoso vuelo, el cóndor contempla el contraste que ofrecen los campos cultivados con el tablazo iqueño, pero pronto esta preciosidad se convierte en paisaje de desolación y muerte.

El cóndor, guiado por su fuerte instinto, acude a la derruída Iglesia iqueña de Luren donde se encuentran sepultados los cuerpos de sus salvadores Lydia y Werner, con la vana esperanza de rescatarlos con vida. Alguien, pertrechado con una escopeta negra, exclama, insensato, al verlo "¡Mira! ¡Ya vinieron los buitres a desgarrar la carne de nuestros muertos como si fuese vulgar carroña!" Ese alguien, insensato, necio e inepto dispara apuntando al collar blanco del cuello del condor. Dispara de nuevo sobre los reflejos metálicos de su bello plumaje negro. Dispara una vez más el definitivo mortal tiro de gracia sobre su cabeza desnuda. El cóndor cae ensangrentado sobre los brazos sin vida extendidos como alas de cigüeña, de Lydia y Werner. Consigue musitar, "Gracias, pese a todo. Gracias" al exhalar su último suspiro.

2 comentarios:

Travis Rabbit dijo...

Gemma:
Ésta sí es una columna.Perdón, no la había leído antes.
Nunca se sabe. A veces, la emoción da alas, otras, las agarrota. Si se pudiese conservar el desgarro en el congelador del alma...
Pero, el que no compra un décimo, no puede esperar que le toque la lotería.
Valiente tu apuesta.
Me gustó mucho esta gema (una sola m):"La libertad no tiene precio si te la ha otorgado un ser, que a su vez, voluntaria y conscientemente, se ha privado de ella durante un largo período de tiempo para dártela a ti".
...
"Prefiero ser un gorrión a un caracol; un martillo, a un clavo; un bosque, a una calle".
Paul Simon : "El cóndor pasa".
Travis.
P.S. "Quien bien te quiere, te hará enfurruñar".

gemmayla dijo...

Amigo Travis:

¿¡Qué puedo decir!?

Como no encuentro palabras, te dedico la letra de la obra teatral musical "El cóndor pasa" compuesta por Julio de la Paz (seudónimo de Julio Baudouin) declarada con su música Patrimonio Cultural de la Nación en Perú en el año 2004. La música pertenece al compositor peruano Daniel Alomía Robles








(Letra en quechua)

Yaw kuntur llaqtay urqupi tiyaq
maymantam qawamuwachkanki,
kuntur, kuntur
apallaway llaqtanchikman, wasinchikman
chay chiri urqupi, kutiytam munani,
kuntur, kuntur.

Qusqu llaqtapim plazachallanpim
suyaykamullaway,
Machu Piqchupi Wayna Piqchupi
purikunanchikpaq.

(Versión en español)

Oh majestuoso Cóndor de los Andes,
llévame, a mi hogar, en los Andes,
Oh Cóndor.
Quiero volver a mi tierra querida y vivir
con mis hermanos Incas, que es lo que más añoro
oh Cóndor.

En el Cusco, en la plaza principal,
espérame
para que a Machu Picchu y Huayna Picchu
vayamos a pasear.

Muy Felices Fiestas Navideñas 2017