"La bella Dolores"

En "Las Hermanas Coloradas", un pequeño asentamiento situado junto a una lago en los fértiles valles de arenisca y piedra caliza del norte de Alabama, el Teniente General Tristán de Luna abandonó parte del avituallamiento antes de partir, dejando también en una choza al jefe rojo cherokee "Duelo de Sangre" medio herido y muy agresivo. Una flecha le había atravesado una clavícula y los gritos de ira y de dolor llegaban a los oídos de las mujeres blancas españolas que bordaban sentadas en el cobertizo de la casa del capitán Mendoza. Una de ella, Dolores, preciosa joven morena extremeña, hija del capitán dejó la labor en el suelo y sin decir nada a las demás corrió hacia la choza desoyendo las imprecaciones de su madre.

El indio había enmudecido ante la presencia de la bella Dolores que se acercó sin escrúpulo y ningún pudor, se arrodilló ante él y rasgó las enaguas de su falda para convertirlas en paños a los que daba diligentes utilidades y diferentes usos. Secaba la sangre y el sudor que fluían a borbollones. El precioso vestido de Dolores se llenó de lamparones rojos y sus labios encarnados pronunciaban cálidas palabras de consuielo. El indio lloraba en una lengua inteligible, pero Dolores exclamó "Yo te entiendo por la madre que me parió. Esto también parece un parto de sangre" Entonces para consolarlo mejor a la joven se le ocurrió contarle la historia de la fundación de aquel poblacho de mala muerte en mitad de la nada y Dolores comenzó a soltar una retahíla de bellos nombres castellanos de mujeres y hombres que habitaron la aldea hasta llegar al momento de su fundación:

- "El Teniente General Tristán de Luna dejó aquí parte de su avituallamiento y a sus tres hermanas solteras una mañana de agosto de hace cuando menos veinte años. Una se llamaba Florentina, otra Clara y la tercera Dolores como yo. Se las apodó Hermanas Coloradas porque las tres se enamoraron del mismo indio, un guapo y gallardo indio tan gallardio y guapo como tú. Acordaron gozar de él por semanas y parir los hijos que les engendraba que en total sumaron cuando menos doce. Estos niños se sumaron a la causa de la conquista y ahora son soldados españoles que sirven a nuestro rey. Una de las hermanas es mi tía Dolores a la que le encanta bordar y pretende que yo le siga en esas labnores de mortal aburrimiento. Creo, Indio Rojo y Colorado, que me gustas tú mucho más y que cuando sanen tus heridas seguiré la tradición de amancebamiento con o sin el consentimiento familiar"

Dolores le plantó un apasionado beso en la boca y el indió dejó de lamentarse por siempre jamás.

Comentarios

Travis Rabbit ha dicho que…
Te introduces en fotogramas de mi infancia:Yuma o más recientes,Aguirre el Loco, Bailando con lobos , y en un giro de tuerca nos muestras el papel de la mujer en ese Nuevo Mundo.El papel que siempre ha jugado la mujer, se llame La Malinche, Elvira (la frágil Inés Sastre) o la bella Dolores. Nos muestras una interculturalidad que ya hace siglos conocemos.Y lo haces de modo original y con estilo.Con agallas, como las de Dolores.¿A quienes quieren salvar del exterminio esas hermanas? ¿A los indios o a los españoles? A la especie humana.Y de la manera más humana.
Corre!Hay mil tareas que te esperan hoy. Estas mujeres...
gemmayla ha dicho que…
"Aguirre, la cólera de Dios" de Werner Herzog, magistral la interpretación del energúmeno Klaus Kinski. Joya del cine alemán. Lope de Aguirre por la cuenca del río Amazonas en busca de El Dorado, la ciudad de oro de los incas.
Ahora que me he quedado sin auto y de ir al curro en T.P rodeada de incas por todas partes que acuden a sus puestos de trabajo en busca de su Dorado particular, medito mucho sobre la interculturalidad, en las semejanzas que nos separan y las diferencias que nos unen.

Caballos y diligencias a motor invaden nuestros espacios públicos.

Muy feliz día !!!

Gemmayla

Entradas populares de este blog

Baroca, La Isla de Los Que Sólo tienen Un Riñón

La Pasamanería de Madame Pouzieux