"El esperpento de las propinas y el conejo"


El Señor Vicepresidente Económico del Esperpento Español asegura que "La gente se toma dos cafés y deja de propina un euro". ¿En qué galaxia vive este maromo del dispendio, este fulano inflacionista, este tío de la socarronería? Nos han llegado rumores que apuntan a que el tipo domina la cuinicultura y el punto interrogante que corona los preámbulos del sueño ministerial macroeconómico contiene una duda filosófica crucial y existencial paradójica y profunda, a saber, "¿Por qué criar conejo?". Las respuestas que este marqués sociolisto de la Nobleza Socialista se da a sí mismo antes de desnucarse sobre el libro "Tratado y cría de conejos en la Península Ibérica" son las siguientes:

Uno/ Mínima inversión a realizar. Lo que me ahorro en propinas lo invierto en la empresa familiar.

Dos/ La mano de obra en mis granjas cuiniculturales será familiar: la familia otea y supervisa como un nutrido y selecto grupo de inmigrantes africanos y sudamericanos se dedican a la cría intensiva del conejo en viveros cerrados clandestinos.

Dos/ El conejo tiene un ciclo reproductivo corto y una alta habilidad reproductiva.

Tres/ Consume productos no competitivos. Su tamaño en canal es de fácil transporte.

Cuatro/ Fuente de proteína de primera calidad.

Cinco/ Su fina carne blanca hace las delicias de los paladares españoles.

"El ahorro en propinas y la cría del conejo engordaran mis arcas vacías y rebosarán las llenas. Abriré las tesorerías de mi patrimonio personal para recibir euros a espuertas sin precisar de asistencia de claveros, porque soy más listo que el hambre y más feo que Rato, rato largo. No creo que Garci me de ningún papel en ninguna peli suya, ¡maldita falta que me hace!. Con la cría del conejo y el estilo japonés de impago de propinas seré el nuevo Rey Midas contemporáneo"!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Baroca, La Isla de Los Que Sólo tienen Un Riñón

La Pasamanería de Madame Pouzieux