18 de marzo de 2008

"एल विअजेसितो"

"El viajecito pequinés"


El termómetro digital exterior del hotel de lujo Shangri-la China World en pleno corazón del distrito financiero marcará una temperatura de más de treinta grados centígrados, que la humedad relativa del aire convertirá en una calima monzónica irrespirable. Me pasearé desnuda con una mascarilla por la habitación 703 meditando si la alergia me permitirá acudir al evento. Abriré deslizando unas cuantas veces el armario, contemplando en el espejo de las puertas correderas mis sinuosas curvas y los maravillosos senos valorados en seis mil dólares cada uno por obra de taller plástico - mi cirujano es el mejor porque es el más clandestino, solicitado, caro, elitista, confidencial, sibarita, con la papada más abultada y carnosa entre barba y cuello que en el mundo entero pueda existir.¡ Es una eminencia. Sublime. Excelente! Sus manos están valoradas en más de tres billones de dólares - . Pensaré mientras me contemplo por delante y por detrás, qué vestido elegir, que sea apropiado para acudir del brazo de mi amante, que "encienda su pasión y le haga compartir mis sueños". Es decir, que encienda su pasión y me convierta en una auténtica antorcha humana, que a todos deslumbre, que todos admiren, que todos deseen. Me pondré delante del espejo para probarme los cien modelitos de Alta Costura y los cincuenta pares de zapatos que me haré llevar para la ocasión. Me pobraré ante el espejo las veinte barras de color de labios que siempre viajan conmigo en tan memorables ocasiones. Me tiraré de los pelos, enojada, por mi incapacidad de decidirme. Encenderé el televisor para distraer mi atención y me reiré de las fisonomías de las presentadoras chinas, haciéndoles burla estirando mis ojos para darles forma chinesca. Luego me arrepentiré y correré raudo al baño para darme la crema correctora de patas de gallo, que me habrá costado, como siempre, la friolera de trescientos dólares el tarrito y maldeciré a esas asquerosas chinas, que comen arroz tres delicias con mondadientes gigantes de madera. De paso abriré el grifo de la ducha y tardaré como es habitual en mi, casi tres cuartos de hora en conseguir el punto exacto de temperatura. Me arrepentiré y decidiré optar por un baño bien caliente y espumoso. Aprovecharé para darme una mascarilla facial, pero eso supondrá que tenga que quitarme la mascarilla y no sabré, no podré, no querré respirar el maldito aire chino infestado de polución y cualquiera sabe si de la gripe aviaria. Decidiré tomar el baño y renunciaré al tratamiento facial en favor de una mascarilla capilar - cada sobrecito de viaje me cuesta la friolera de ciento cincuenta dólares - ¡Cada vez resulta más difícil viajar en avión con mis potingues!. Tomaré ese delicioso baño espumos y se me mojará la mascarilla, ¡qué contrariedad!. Tendré que salir del agua para ponerme otra y los ácaros de la condenada moqueta no me permitirán ni un segundo de alivio. Correré a mi botiquín de viaje personal para tomarme un comprimido de Efarebastel, que es el mejor antihistamínico que existe en el mecado farmaceútico. Cada caja de veinte comprimidos cuesta doscientos dólares en el mercado negro elitista del Doctor Cops de "Windy City", que me consigue mi mejor amiga Deborah, cobrándose la muy pendeja una comisón de ochenta dólares. - ¡Con amigas como éstas, para qué quiero enemigas! - Pero más cara me sale "la mujer blanca" que me consigue Pipi El Sucio. ¡Por cierto, habré preguntado a Pipi el Sucio la manera de conseguir "camerusa" de manera fácil y sin contratiempos durante mi estacia pequinesa. El ocho de agosto será mi cumpleaños y espero que Danny, mi amante, me tenga reservada una sopresa china más grande que la Ciudad Prohibida. ¡La verdad es un fastidio que a Danny le apasionen tanto los deportes y que tengamos que ir a Pekín con lo bien que estaríamos en la playa Pichilingue de Acapulco!
_________________
"Salud e inspiración para tod@s"

5 comentarios:

TRAVIS RABBIT dijo...

La premura (premer= apretar, en mi idioma)de tiempo y espacio me impiden dejarte un comment..ahora ,pero prometo que mañana (¿te suena eso de "mañana"?) volveré para echar un jarro de agua fría sobre tu pasión, pero a compartir tus sueñoooooooos.
y ahora voy a practicar mi deporte favorito,,,no es olímpico, aunque sea de dioses...
me_acompañas?

travis rabbit dijo...

ehhhhhhhh
¿qué pinta ahí el Cliff Richards ocupando el lugar de un hermano Everly?
Ya no se respeta nada.
Un beso, Gemma
mañana te promet....

travis rabbit 1 minuto más tarde dijo...

ese reloj de tu blog está loco
si no pasó ni un minuto..joder..ke me deja kedar mal..
te lo juro, Gemma

travis rabbit dijo...

¿Qué te voy a decir de la China que tu no sepas, amiga Gemma?(fíjaté que escribo "la" China..como en los viejos tiempos, cuando te tiraba de las trenzas.de tus tres trenzas , siempre fuiste así de inusual -rarilla dirán otros-)
Nadate puedo decir: soy el único de mi pandilla (unos snobs de la izquierda divina) que nunca ha visitado ese país. Siempre me mirarán por encima del hombro (suyo). De nada vale que haya visto cien veces "El último emperador" o que recuerde una canción titulada "Mi perrita pekinesa" ke sonaba en la radio, en la cocina, mientras mi madre cocinaba la enésima fabada de semana. (Hay una versión paródica de Emilio el Moro -¿te suena?- pero la web no está para nostalgias con olor a repollo y no sabe ni contesta sobre ese pedazo de mi primera infancia.(Ahora estoy viviendo la 2ª y se pasa chupi).Ni sikiera el hecho bastante insólito de que tenga una prima china.Así como suena.Bongggggg.
¿Que no te lo crees, trencitas de poca fe? Mira: de los innumerables hermanos de mi madre--mi abuela era analfabeta, a mucha honra, y no sabía de cuentas, pero salia de ellas cada con periodicidad anual- todos toditos emigraron pa las americas, es decir, Brasil.Y resulta que tengo un primo carnal-que en mi idioma se dice "curmán"- casado con una china. Sus hijos achinados son, pues, primos segundos míos.
¿Puedes tú presumir de tener primos chinos que canten un samba de Jobim? Lo dudo, trencitas.
¿Y te acuerdas del chinero..y de aquellos hermosotes juegos de café y aquellos vasos con dibujos que ahora intentan imitar en La Casa o en Zara Home- manda carallo en La Habana: una empresa gallega sque abre tiendas llamadas "Home" --> "hombre". Uno entra a comprarse un jersey en las rebajas..y sale con un posavasos o unos cojines a juego con los posavasos.
Como ya escribí mucho y n o dije nada... otro dñia re cuento de mis diarios periplos por los bazares chinos. mi m,anñia persecutoria se retroalamenta alli: siempre hay un dependiente ..o mil..yo no los distingo, aunque ellos sí lo hacen conmigo, que me persigue mientras revuelvo la sección de estuches para CDs.. a dos euros y funcionan..No como las otras cosas,,que se te deshacen en las manos antes de pasar por caja.. Me pregunto cómo se las arreglaran mis primos con sus esposas chinas...las tratarán con suma delicadeza.
Bueno... mi hijo me echa de aki. De buena te has librado hoy.
Msñana vuelvo a tirarte de las trenzas.
¿O ya está considerado violencia de género?
¿notas cómo mis musarañas no me acompañan últimanete?

gemmayla dijo...

Hola Travis:

Me alegra tanto verte por aquí que te invito a una copita de Moutoi.
De China sé lo que la mayoría, lo poco que podemos observar en los Restaurantes y Bazares chinos en nuestro país, ya que el personal de estos establecimmientos son tan parcos en palabras que uno no sabe si es que son así de suyo o es por desconocimiento del idioma nuestro o por ambos motivos.

Lo de comprar en bazares chinos para paliar el afán consumista cuando no se tienen muchos euros está en boga en estos tiempos de recesión e hipotecas estranguladoras. Ayer sin ir más lejos, una servidora se compró por cuatro eurillos un foulard que parece comprado en una sucursal de Hugo Boss. Hoy me he enterado que Hugo Boss diseñó los trajes de los SA y los SS y esta divagación me lleva por el camino más directo y sin mayores circunvalaciones a esta encarecida recomendación, mi querido amigo Travis. A saber, si quieres lectura de calidad adquiere el nuevo libro de mi amigo Javier Pérez "La espina de amapola". A mi me lo regalarán para mi cumple que coincide con el descanso vacacional estival. Hasta entonces estoy de curro y responsabilidades literarias y extraliterarias hasta las cejas.

Me alegra que tengas familia china. En serio. A mi los chinos de a pie me caen genial. Ya si tocamos el asunto del Tibet y las Olimpiadas de Pequín entramos en otro cantar peliagudo. ¡Mejor nos ahorramos el disgusto!

Un besote, smuakssss

Gemmayla