7 de diciembre de 2008

Un corto - no me gusta la acepción "Microrrelato", lo encuentro despectivo - Título de este corto, "El Puente Colgante"










El puente colgante se balanceaba como una barca suspendida en el aire, como hidroavión amerizando sobre la cresta de una ola. Un grupo de excursionistas lo contemplaba desde una loma cercana:

- ¿Cómo puede moverse así? No hay viento reinante. Nadie lo transita.- exclamó una señora con el semblante demudado por la expectación.

Desconocían los excursionistas, para su tranquilidad, que todo el que transitaba aquel puente colgante, caía precipitado a las aguas del proceloso río que transitaba por debajo de él como una culebra de cristal. Los espíritus de los finados mataban el tiempo saltando y brincando cual niños traviesos. Aguardaban la llegada de una nueva víctima, a la que pronto enseñaban los secretos de una vida de ultratumba tan acrobática, divertida, eternamente funámbula, en la cuerda floja. ¡Caramba, como la vida misma! ¿no?




7 comentarios:

diciembre dijo...

Tal vez mediando con ésos espíritus traviesos(en plan Belén Rueda en El Orfanato)podamos dar juntos (que nó revueltos) saltitos acrobáticos de ésos mientras intercambiamos más truquillos "funambulistas"...

Sería una experiencia..."religiosa"...jeje

Besos!

diciembre dijo...

jo que paciencia éstos chicos con los palitos..., yo sólo me atrevo con el punto de cruz..., jeje

PD.: Travis, soy beata y hago punto de cruz,lo tengo todo, vámos, jeje

diciembre dijo...

jo que paciencia éstos chicos con los palitos..., yo sólo me atrevo con el punto de cruz..., jeje

PD.: Travis, soy beata y hago punto de cruz,lo tengo todo, vámos, jeje

diciembre dijo...

...y además por duplicado jajajaja. me he "pasao"

Raquel dijo...

Sí que tienen paciencia :)

Como un puente colgante en un temporal de viento. En la cuerda floja...¡Estos son los efectos de la "Crisis"!

Saludos, gemmayla.

Gemmayla dijo...

Hola prciosas:

Estoy en un ciber porque en el ordenador de casa nos ha entrado nuevo virus.
Os respondo con más calma cuando reparemos estos problemillas técnicos de gripes informáticas.
ayssssssss, sin internet no se puede casi vivir.
besotísimos a las dos !!!

gemmayla dijo...

Reholas, preciosas:

Ya reparamos los problemas técnicos. "Experiencia casi religiosa" ha sido soportar más de una semana sin conexión, sin ordenador. Somos verdaderos adictos a esta causa.
Sucede siempre, creo, cuando estrenamos un artilugio nuevo. El microondas, por ejemplo. ¿Qué sucedió en vuestras casas cuando entró el primer microondas de vuestras vidas domésticas?...Recuerdo que me pasaba el día calentado cosas y gratrinando con el grill. Me quedaba arrobada contemplando el plato girar, juasjuas...Y no digamos del teléfono móvil, los SMS y todo cuanto puede llevar integrado, que si cámara, mensajería multimedia, música, radio..Es una gozada!!!...Luego está la emoción nunca explicada aún, que propician las secadoras de ropa. Quemé la bomba de la mía recién estrenada de tanto ponerla. Eso de ver en un "plis-plás" la ropa seca y lista para ponerse sin precisar plancha a mi me sigue "flipando".

Diciembre, la peli magistralmente interpretada por Belén Rueda me puso los pelos como escarpias. ¡ No sé qué tendrán las pelis de suspense y terror cuando las interpretan niños y niñas! Causan mayor intriga, conmueven más. Será por eso que a los peques los llamamos ca´riñosamente "pequeños monstruos" o "esos locos bajitos".

Un besotísimo a las dos, Diciembre y Raquel.