19 de enero de 2009

"La Media Luna Roja"

Nunca fui escudo de Hamas porque mi tío materno no lo permitía. Desde que captaron a su hijo, mi primo Ismail, secuaces de la “Yihad Islámica” para que se inmolara un día en el mercado, causando su propia muerte y la de una treintena de personas, mi tío se convirtió en mi sombra protectora. Me acompañaba a todas partes. El conducía un taxi y a veces dejaba al cliente en el interior de su coche durante mucho rato, porque no me encontraba a la salida del colegio, en el campo de fútbol, en el hospital Al Quds de la Media Luna Roja donde acudía para tratarme un soplo de corazón en la sección de pediatría o en el mercado, perdido como estaba entre sus callejuelas, buscando los alimentos más baratos para los guisos de mi madre. Normalmente el cliente se enzarzaba en una fuerte discusión con mi tío cuando regresábamos, entonces mi tío me arreaba un fuerte tirón de orejas y los improperios y las iras del cliente, los pagaba yo por no estar atento a sus pesquisas. Pero es que resultaba un incordio llevarle siempre siguiéndome los talones “por mi bien”.

Ahora mi tío no puede hacer gran cosa por mi y tampoco yo por él, porque los dos estamos muertos dentro del taxi, con un señor muy grueso que está tardando en morir de sus heridas graves. Puedo verle el estómago abierto de par en par como si alguien le hubiese abierto una cremallera por encima del ombligo rodeando su cinturón. Como mi espíritu gravita sobre él como una media luna buscando su otra mitad, me empeño en cerrar los pequeños dientecitos rojos y azulados de su cremallera sangrienta, pero no me es posible. Siento que me flaquean las fuerzas. Mi tío me sonríe y me dice que ya nos queda muy poco tiempo de flotar como almas en pena y que pronto podremos recitar los Noventa y Nueve nombres de Dios, que son los más bellos nombres que nunca hayamos escuchado. También bromea y está contento porque ya no tendrá que vigilarme e ir todo el día pegado a mi como una lapa, porque el Paraíso es un lugar sin fronteras sin franjas estrechas como Gaza. No hay ataques aéreos israelitas por tierra, mar o aire. No hay mísiles de largo alcance como los que tira Hamas a la ciudad de Sderot. Puede que haya judíos y yihadistas buenos, porque asegura mi tío que también hay palestinos malos que perecen en el infierno. Dice que le entristece dejar el taxi, que ha sido su profesión desde que dejó el ejército. Pero que tal vez en el Jardín del Edén y de las Delicias se precise transporte rápido entre moradas y él está dispuesto a brindarse y ofrecerse a quien lo precise. Asegura que podré acudir a la escuela de Al-Falluj con plena libertad de movimientos y que el sopló de mi corazón desaparecerá como por ensalmo. Mi madre ya no tendrá que preocuparse por las viandas, si suben o no de precio, si escasean o no las hay en el mercado. Seguramente también esté muerta porque aquí parece estar casi todo el mundo agonizando o muerto bajo los escombros. El señor grueso gravita ahora junto a nosotros. Su espíritu ya no pesa. Es liviano. Sonríe y está contento porque afirma que en vida ha sido un buen hombre, como mi tío, mi madre, todos los miembros de mi familia. Nos preguntamos si pronto veremos a Ismail en su morada. Pero mi tío duda, no sabe si por haber sido captado por los yihadistas contra su voluntad tendrá derecho o no a la vida eterna junto a su familia en Edén. Pienso que como era un niño inocente como yo, será que sí, pero los designios celestiales me temo que son tan insondables como los terrenos, aquí en la franja de Gaza.


2 comentarios:

travis dijo...

Los 99 nombres de Dios.
Los infinitos nombres de Dios.
¡Ay, si Dios fuese como muchos lo definen! Estaría pensando que menos nombres y más amor.
Pero ¿no lo ves, Gemma? no se conforman con envarar a Dios a imagen y semajanza de ellos.
Por encima le ponen 99 nomnbres. He de admitir que en sí, la idea de crear 99 nombres para lo que sea, y más si es Dios, es muy hermosa.
A Dios se le podría ocurrir uno: "Qué qué de qué?" o "Andad y que os ondulen con la permanén,
bautiza dioses."
Pero , amiga Gemma, no puedo hoy -como simepre-- cormentar tu hermoso post..porque he venido aquí a solicitar la ayuda urgentisma tuya .Y la de la becaria Diciembre.
Ah..la monotoná de las tardes de lluvia tras los cristales!!!
No se nos ocurr a mi mujer y a mí otra cosa más enjundiosa quen hablar del que ahora constituye el talk of the town: la foto de la pepera Soraya.
Ella, mi mujer, no la portavoz, estaba medianamente indignada--porque como te dije en una reciente cancion ke la retrata...es demasiado sabia como para discutir y juzgar. peero..hoy saltó la excepción a la regla.
Sostiene la pereira de mi mujer...sus formas son las de su fruto...que esa instantánea es un craso eror de la tocaya de akella esposa del Sha (¿sabes que sha ..como kaiser o Zar..provienen de César? de nada) ha actuado muy mal dando esa imagen de LA MUJER..COMO OBJETO DE DESEO... Una señora de tan altas prendas..abogada del Estado por oposición a tan joven edad.. un cargo (¿o "carga?") de campanillas... que no necesitaba posar descalza y en postura insinuadora., apelando a mis bajos instintos...y ..cito a mi santa:"preInterviu".
(Conste ke mi compañera de viaje no es una ursulina, aunque sí muy espiritual..algo así como la becaria Diciembre)
Que la foto era el paradigma de lo ue las feministas despreciais.
Yo, en cambio, opiné que me parecía muy acertada la pose. Que mostraba que ser una mujer del PP no significa ir con la falda hasta los tobillos y un rosario en la mano, o ir de pija de boutique, como parece ser el modelo adoptado por muchas de ellas.
Que la foto rompía esquemas..que la Soraya es una mujer de hoy... que , desde luego, se me ha dado a conocer...(pena que no en el bíblico sentido), porque ni me habia fijado en ella antes. Que era una valiente, además de potabilísima hembra.. y acabé exclamando "Ole tus ovarios, Soraya...has demostrado ke no todas las del PP son Sor Aya".
Ahí se armó la de Dios es sus 99 nombres!!
- Con que "Ole tus trompas de Falopio? eh..eh?..Pues a ver ke te parece si yo me pongo a romper esquemas ahora mismito en el balcón. Viandantes!! Ecce la ama de casa en cueros..mostrando sus turgencias y- je y sus celulitis- al pueblo llano transeunte.
Para no ser menos.. y cargarme de razón.. yo procedí de idéntico modo...y monté un Full monty individual en otro balcón...(En mi csas hay muuuchos balcones...la hicimos así para que los ke en ella tenemos tendencias suicidas no coincidamos en la rush hour de la desesperacion).
Puse el loro a pleno volumen y agité mis escuálidos miembros y mis desmoronadas carnes berreando mi slogan...
"Despelote, libertad. Soraya for President!!"
El caso, Gemma -y becaria.--es qeu hace un frío de mucho carallo, el viento sopla gélido por entre mis atributos atribulados y la mutiud congregsda en la acera se está pitorrando de mis vergüenzas - nunca mejor dicho- mientras exclaman cosas ke mejor no reproduzco acerca de los rigores dee la edad en mi mujer..
Así que, queridas Gemma y diciembre.. a falta de más quorum... decidnos antes de que se nos congelen los michelines..
¿QUIEN TIENE RAZON , MI MUJER O YO?
No se vale el sufragio solidario,,,,que ya dije en mi peli,, "They are a Union"... Sois un sindicato.... Menos mal que os preocupais..o eso deberiasis...por mis derechos..y aqui uso el plural mayestatico.
Juzgar, meteos en ese cosat de harina...¿Qué os parece lo de la famosa foto de la ummmmmmm Sorayahhhhhhh?

Gemmayla dijo...

Hola Travis:

Le doy toda la razón a tu mujer.
A mi, como sociata-católica-apostólica que soy, me indignó muchísimo el posado de las ministras para Vogue. Y ahora este posado cutre de la Soraya.
Creo que a las mujeres nos ha costado muchísimo la incorporación al "carro" de la vida. Nos ha costado un ovario y parte del otro, conseguir miligramos de la tan cacareada igualdad. Como trabajo en un colectivo tradicionalmente masculino, sé muy bien lo que me digo. Pronto entendí entre esta grey que si acudías al reloj de fichar luciendo palmito, el respeto debido que todo ser humano merece -incluyendo la mujer - se evaporaba por causa metafísica, oscura y difícil de entender. Pronto notabas una degradación laboral, un acoso, un "mobbing" moral-erótico-festivo, que a mi me hizo blindarme en mis trece de acudir siempre al curro tapada hasta las orejas por arriba y hasta los pies por abajo. El palmito lo luzco con dignidad y elegancia en mi barrio y en las horas extra laborales. En mi puesto de trabajo hago gala de una dignidad, una profesionalidad, un saber estar que nadie puede poner en tela de juicio. Sólo me despendolo un poco cada cuatro años cuando se toman las uvas y el cotarro etá un poco etílico. Este año canté "La chica Yeeyeee, no te quieres enterar que te quiero de verdad con el pelo alborotado y las greñas de color". Pero pasados los efectos que Dionisio insufló en la peña, la grey masculina no recuerda nada de la pseudo bacanal encubierta.
En resumen, que la Soraya tiene un disgusto de padre muy señor suyo porque se dejó tomar fotos cual un pelele ponte aquí estate quieta y luego ha lamentado que le publiquen la más erótico-cutre-festiva. ¡Joder, tía, pos no haberte prestado al book integral, te lo juro por Snoopy que me dejas de plastico, tía, osea, juasjuas !
En fin que las mujeres objeto- político- festivas existen como existen los pepones -de -cartón piedra como Bush junior, que las lían de órdago y luego se van de rositas!
En fin que lo mismo que perdonamos a las ministras, perdonamos a la Soraya de cachemir-cien, que tanto monta monta tanto !!!
Pero que la indumentaria es cosa muy seria que hay que tomar muy en serio, cierto es. También deploro el escotazo de la Angela Merkel - jobar, tía, que no eres la Jolie - y el color púrpura obispal de Carla Bruni, que ahora por imperativo categórico inunda todos los escaparates y pasarelas. A mi me da un sarampión con estas cosas tan frívolas en época tan triste y deplorable como es ésta, la de la crisis. ¡Un respeto al personal, un poquito de por favor!

Muy buen día, Travis. Besos a tu mujer.

Merecido descanso. Cerramos por vacaciones. Nos vemos pronto...Qué lo paséis genial y sensacional...

Hoy cumplirías 56. Sólo quienes somos de tu quinta y generación sabemos cuánto tuviste que soportar. Aquella época era aún muy muy machist...