3 de abril de 2009

Feliz viaje a Itaka, papá












Itaca

Si vas a emprender el viaje hacia Itaca,
pide que tu camino sea largo,
rico en experiencias, en conocimiento.


A Lestrigones y a Cíclopes,
al airado Poseidón nunca temas,
no hallarás tales seres en tu ruta
si alto es tu pensamiento y limpia
la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.
A Lestrigones ni a Cíclopes,
ni a fiero Poseidón hallarás nunca,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no es tu alma quien ante tí los pone.
Pide que tu camino sea largo.
Que numerosas sean las mañanas de verano
en que con placer, felizmente
arribes a bahías nunca vistas;
detente en los emporios de Fenicia
y adquiere hermosas mercancías,
madreperla y coral, y ámbar y ébano,
perfumes deliciosos y diversos,
cuanto puedas invierte en voluptuosos y delicados perfumes;

visita muchas ciudades de Egipto
y con avidez aprende de sus sabios.

Ten siempre a Itaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Mas no apresures el viaje.
Mejor que se extienda largos años;
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar que Itaca te enriquezca.

Itaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte.

Aunque pobre la encuentres, no te engañará Itaca.
Rico en saber y en vida, como has vuelto,
comprendes ya qué significan las Itacas

CONSTANTINO KAVAFIS
(1863 - 1933)




Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma, ¿quién,
quién levantó los olivos?

No los levantó la nada,
ni el dinero, ni el señor,
sino la tierra callada,
el trabajo y el sudor.

Unidos al agua pura
y a los planetas unidos,
los tres dieron la hermosura
de los troncos retorcidos.

Levántate, olivo cano,
dijeron al pie del viento.
Y el olivo alzó una mano
poderosa de cimiento.

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma ¿quién
quién amamantó los olivos?

Vuestra sangre, vuestra vida,
no la del explotador
que se enriqueció en la herida
generosa del sudor.

No la del terrateniente
que os sepultó en la pobreza,
que os pisoteó la frente,
que os redujo la cabeza.

Árboles que vuestro afán
consagró al centro del día
eran principio de un pan
que sólo el otro comía.

¡Cuántos siglos de aceituna,
los pies y las manos presos,
sol a sol y luna a luna,
pesan sobre vuestros huesos!

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
pregunta mi alma: ¿de quién,
de quién son estos olivos?

Jaén, levántate brava
sobre tus piedras lunares,
no vayas a ser esclava
con todos tus olivares.

Dentro de la claridad
del aceite y sus aromas,
indican tu libertad
la libertad de tus lomas.


Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumentos,
a las desalentadas amapolas
daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler, me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión mas grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.
Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes,
sedientas de catástrofes y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.

Y volverás a mi huerto y a mi higuera
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera
de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas
de almendro de natas te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas
compañero del alma, compañero.


MIGUEL HERNÁNDEZ

9 comentarios:

Nec dijo...

Adiós. Si te digo adiós
no nos separaremos tan pronto.
Ya no había nada que decirse.
Y de repente alguien,
tú o yo,
echó la salvación,
esa palabra, adiós, entre nosotros.
Y ahora ya no podemos
irnos así.

Hay que quedarse.
Tenemos que decirnos adiós.
Desenredar esa madeja
del adiós redondo.
Explicar, explicarnos, las entrañas
vivas o muertas del adiós.
Decir adiós, adiós,
de día, de noche;
adioses negros, blancos;
adiós riendo, adiós llorando.
Juntos ya siempre por la despedida,
inseparables
al borde mismo -adiós- del separarse.

Pedro Salinas.

Un abrazo muy fuerte.

Teresa.

diciembre dijo...

Querida Gemmayla, te envío todo mi cariño en éstos difíciles momentos. No dejo de pensar en tus emotivas palabras sobre la reconciliación con tu padre, y he llegado a la conclusión de que Dios así lo dispuso para que pudierais compartir juntos esos últimos días.

Permíteme, con todo mi respeto , este pequeño homenaje para tu ser querido.


Un abrazo enorme y sincero, corazón

sateNight dijo...

Gemma, serena se queda la noche. Cuando el destino te llevó a su lado lo hizo para que tu mano rozara la suya, no hay nada más, nada más importante que los sentimientos, no hay nada más que lo que uno conserva en su corazón.
Desde esta ventana que me has abierto con tu cariño, yo te mando mi beso más dulce, para acompañarte.
Elegiste unos textos y unas músicas deliciosas para tu padre.

travis dijo...

Mi querida Xe...
He llegado tarde hoy.
Ya sé que no es consuelo, pero piensa en esa reconciliación.
Yo me reconcilié con mi padre varios años después de su muerte.
Cuando comprendí.
No pude ni cogerle la mano en la hora final. Pasé de verlo celebrando, a su austero modo, la entrada del año, a mirarlo tras un cristal sin vaho.
No nos dio tiempo ni de pensar un adiós.
Amiga mia, muchos besos emocionados.
Ya es hora de que le digas al destino: ¡Basta!

Gemmayla dijo...

Preciosas amistades de mi vida:

El viernes a las 10 en punto de la mañana, con aquella puntualidad germánica -por las venas de los y las jienenses corre sangre alemana de las colonias de La Carolina decimonónica - que mi padre me enseñó y que impone a mi vida una cronometría casi espartana; se despidió sin aspavientos y con la dulzura amable de Morfeo. Yo me acababa de ir del hospital - a las 09:30 - a casa para preparar algo de comida para mi familia, y mientras aliñaba las fresas, lloraba sobre el cuenco, diciendo a mi hijo mayor que me era imposible estar en dos sitios a la vez. Mientras pronunciaba esa frase, me llamó el enfermero, Miguel, para decirme que debía acudir al hospital "Ven despacio, sin prisas" me aconsejó. Eran las 10:05. Cuando llegé a la la habitación y lo ví muerto, quise darle un beso pero no puede y salí corriendo llevándome de la mano a su compañero de habitación, un señor mayor de 86 años muy bien llevados nacido en un pueblo de Jaén vecino del pueblo d emi padre -¡qué casualidades trae la vida! -.
En estas apareció Miguel con la doctora de mi padre y cuando le entregué el DNI de él para expedir el certificado de defunción, él exclamó "Vaya, residía tu padre en Igualada. Yo nací en Igualada y me crié en Calaf. Luego la vida me trajo a Madrid." Y yo le respondí: "¡Pero qué coincidencia. Yo nací en Igualada. Me crié en Santo Domingo y en Puerto Rico y acabé en Madrid!"

Estas y otras coincidencias prodigiosas es lo que le dan a la vida un sentido, un enigmático sentido.

Os quiero mucho.

Gracias, Nec - precioso poema de Salinas -, Diciembre, Satenight, Travis. Muchísimas gracias por estar ahí.

Todo está bien en nuestro mundo.

Raquel dijo...

Lo siento mucho, Gemmayla. Ánimo.
Un abrazo fuerte.

travis dijo...

No importa si el camino es largo.
No importa si es empinado.
No importa si ya no hay luna
y la oscuridad es completa.
Ni si hemos extraviado el camino:
está escrito que nos hemos de encontrar.
Al menos, es lo que te oí decir
a mil besos de profundidad.
Mis pensamientos acerca de ti son pacíficos,
y tu archivo, completado,
excepto lo que yo olvidé hacer
a mil besos de profundidad.
No importa si eres rico o pobre,
si eres débil o has escrito una cancion que los ruiseñores repiten.
Si son las 9 menos 5,
o eres intemporal e irrepetible,
tú dejaste plantada a la vida, para permanecer vivo
a mil besos de profundidad.
Leonard Cohen.
En_esta_noche_silenciosa

satenight dijo...

besos de compañía,Gemmayla. Y tambien a los demás.
Leonard Cohen vendrá pronto a catalunya,Travis, en agosto en el festival Jardins de Cap Roig en Calella de Palafrugell y en septiembre (el día de su 75 cumpleaños) en el Palau sant Jordi, me encantaría verle. Sería un sueño!

Gemmayla dijo...

Qué bella letra la de Cohen !!!

Comparto sus palabras.

Ojalá, Sate, pudiésemes acudir a este concierto en "Els Jardins de Cap Roig" en Calella de Palafrugell - pero qué preciosa lengua tenemos - o en el Palau sant Jordi.

Desde luego que sería un sueño conocernos todas y todos en uno de esos dos marcos incomparables.

Muchas gracias, gente maravillosa.

No a la independencia. Sí a un Referéndum legal dentro de un tiempo prudencial que puede cifrarse entre uno o dos años.

Se estima que el 80% de los catalanes tanto del No como del Sí demandamos un Referéndum legal y con todas las garantías. Debe de hacerse en ...