Por la caída de todos los muros, físicos, emocionales....dejemos de ser otro ladrillo en el muro...





Nací el msmo día, del mismo mes, del mismo año en que se levantaba el "Muro de la vergüenza", símbolo de "La Guerra Fría". Me pregunto si eso tiene algún significado en mi vida personal. El director alemán Wim Wenders también nació ese día de ese mismo mes pero de 1945. Me pregunto si estas coincidencias de "sincrodestino", estas intenciones históricas y biográficas tienen algún significado especial para quienes las "padecen". Francamente puestos a elegir hubiese preferido nacer el 17 de septiembre de ese mismo año, cuando se estrenó en Estados Unidos "Los días felices" de Samuel Beckett o el 18 de febrero cuando se estrena en Barcelona "El séptimo sello", rodada en 1956, el primer filme del director sueco Ingmar Bergman autorizado en España por la censura. ¡Gran acontecimiento éste, que la censura demostrase un talante tan liberal y generoso!

Intento recordar dónde me encontraba el 9 de noviembre de hace veinte años y creo que estaba trabajando, con la jornada partida y pateando calle con un frío que embalsamaba el cutis, opositando para conseguir mi plaza fija. Creo recordar que ese día o en fechas cercanas sufrí un esguince mientras preparaba mi oposición y entrenaba para pasar las pruebas físicas. Recuerdo como si fuese ayer que renegaba porque no podía conciliar vida laboral con mi faceta de madre divorciada con un hijo de ocho años. Creo recordar que milagrosamente suspendieron la oposición y la aplazaron para el mes de diciembre. Pude recuperarme del esguince y conseguir mi plaza "en propiedad" - qué guasa con el nombrecito - Fui la número dos de mi promoción. Luego he sido la número dos en muchas ocasiones, "La medalla de plata", la que sigue al ganador y no sólo no me ha importado sino que ese honorable segundo puesto es como una cosa divertida, un sambenito que me persigue y que acepto de buen grado. Creo que estas coincidencias tienen un hondo significado que algún día de nuestras vidas alcanzamos a entender.

¿Qué leches significa nacer el mismo día, del mismo mes, del mismo año en que se levanta el muro de la ignominia?...Aún no lo sé ¡Qué alivio! Creo que por el momento quiero seguir así, sin descifrar la incógnita.

Es mejor preguntarse, ¿dónde estábamos aquel venturoso 9 de noviembre de hace veinte años?

Comentarios

NoSurrender ha dicho que…
yo estaba con B, mi chica por entonces. Vimos aquello en la tele y pensamos en R, nuestra amiga que estaba de Erasmus allí mismo, en Berlín. Tratamos de hablar con ella, pero no la encontramos.

Y en Navidad vino R y quedamos con ella para que nos contara la increíble experiencia. Nos trajo un trozo de muro, pequeño, que había arrancado ella misma en esa noche enfebrecida. Lo guardé muchos años en la estantería donde tenía mis discos. Y lo perdí en un divorcio :)

Besos!
Gemmayla ha dicho que…
Qué curioso ! También tenía a un amigo M. cursando su beca Erasmus en Roma y regresó engalanado con camisas floreadas porque allí pudo por fín "salir del armario" por todo lo alto y enrollarse con un profesor milanés. Y vino contando lo maravillosa que le parecía la vida pudiendo vivir sin cortapisas ni censuras ni tabúes la vida que no había podido vivir hasta entonces. ¡Qué tiempos! ¡Para que luego algunos nostálgicos añoren aquella época gris y plana! Y eso que estábamos ya en democracia. Me deslumbraba todo lo que M. me contaba de su experiencia itliana y me alegraba infinitamente por él. Como sabía de mi condición católica, me trajo una pequeña cruz de madera de olivo importada de Jesusalén y bendecida por el Papa. Esta cruz la perdí en una de mis mudanzas. Siempre me ha pesado. Figúrate, una cruz bendecida, regalo de un amigo Gay. ¡Algo insólito! ¿Dónde estarán tu pedacito de muro y mi cruz?

Besos, NoS.
Diciembre ha dicho que…
Si que es curiosa tu coincidencia, Gemmayla, realmente curiosa. ¿Su significado?, pues que personas como tú sois el contrapunto frente a la construcción del maldito Muro. Lo puede decir cualquiera que entre en tu baúl y revuelva un poco entre tus pensamientos escritos. Tus alegatos en defensa de la justicia, la libertad, los valores humanos, están presentes en ellos. Vamos, que no todo iba a ser negativo ese día, me gusta pensar que en esa fecha, para compensar, nacieron muchas ‘Gemmas’, que falta nos hacen en éste bendito y complicado mundo. Estoy segura de que Travis y Satenight apoyarían mi punto de vista. Por cierto, se echan muchísimo de menos vuestros comentarios, reconozco que me apena mucho entrar y no encontraros, mecachis.

En cuanto a tu pregunta, para ser sincera no recuerdo exactamente que es lo que hice aquel día, tengo muy mala memoria. Supongo que al salir de trabajar me esperaba como siempre mi chico para dar una vuelta antes de volver a casa. Fue una buena época en mi vida pues acababa de dar carpetazo a la melancolía más absoluta debido a un amor imposible. Vamos, que si no a martillazos, si que fue a base de cariño y comprensión, el modo de acabar con mi ‘Muro’ particular...
Que importante, como dices, deshacerse de los 'Muros' emocionales.

Por cierto que vi ‘El Séptimo Sello’ siendo una niña y no entendí la película, sin embargo recuerdo me impactó su inquietante atmosfera, en especial la famosa escena de Max Von Sydow jugando al ajedrez con la Muerte. Recordé haber visto esa misma escena en uno de los dos estupendos tomos sobre la historia del cine, situados junto al televisor que teníamos en casa. Algunos años más tarde por fin pude comprender el trascendental y genial significado de la película y de sus diálogos. Ahora me han entrado ganas de volver a verla. Gracias por recordármela.

Besos!
Diciembre ha dicho que…
...olvidaba decirte que me ha encantado lo que cuentas a NoSurrender sobre tu amigo gay, me parece una historia muy humana y preciosa.

Por cierto que mi chico también tiene un 'supuesto' trozo del Muro. Se lo trajo mi hermano de souvenir (lo que hay que ver). Yo le digo estoy convencida que algún espabilad@ reformó su casa y aprovechó la coyuntura, juasjuas
satenight ha dicho que…
Buenas noches a todos, estoy intentando recordar cómo sería 'mi' noche del 9 de noviembre de 1986 y saco la conclusión que ví la noticia mientras entraba y salía de la cocina miles de veces, chupándome los dedos seguramente, mientras llamaba a cenar a mi hijo de 8 añitos y mi ex acababa la tortilla de patatas, y me has hecho pensar y darme cuenta que en aquel momento creímos que el mundo iba a cambiar y con los años veo que no ha cambiado, que otros muros han crecido en otros paises, que otras crueldades han sustituido a aquella.
Pero me haces sonreir porque es cierto que en aquel momento caian muchos muros a nuestro alrededor, muros emocionales, muros de prejuicios, muros políticos, muros de distancia generacional con nuestros padres.. ahora recuerdo que yo era aún una niña (sigo siendo esa niña pero.. encerrada dentro de una mujer madura, que me sorprende cuando me miro con atención en un espejo)
Recuerdo que pregunté a un amigo aleman si podía traernos algún trocito, menos mal que no pudo hacerlo porque creo que si tuviera ese trozo de pared gris en mis manos me sentiría decepcionada por nuestro conformismo.
Entonces aún no habían crecido los muros que a veces me aislan del mundo. En esa época yo, Gemma, creía mucho en todo. Imagino que como vosotros.
Seguramente esa noche nos sentaríamos los tres en el sofa frente a la mesita y cenaríamos pensando que la vida sería siempre así de fácil.
Besos para ti Diciembre dulce, no me eches de menos, voy viniendo cuando puedo, no te preocupes.

Besos con mucho cariño a todos, en especial a Travis por su ausencia.
Gemmayla ha dicho que…
Sate y Diciembre, cómo me tocan vuestras palabras en estos días que vivimos cargados de tanta intensidad, donde las noticias se suceden sin que se nos permita un tiempo de reflexión para asimilarlas !!!
Es curioso que aquel 9 de noviembre, con nuestra joven democracia casi en pañales, nuestras respectivas vidas por lo que narramos estuviesen cargadas de esperanza e ilusión. Ahora nuestra esperanza e ilusión se sienten mitigadas por la fuerza de las circunstancias, la realidad que se impone y como bien dices, Sate, nuestro conformismo. Me causa bastante grima este conformismo que roza el pasotismo, especialemte en la juventud. Encuentro a la juventud actual muy instalada en la comodidad, en un individualismo feroz y un egoísmo pacato. Creo que no toda la juventud es así, pero un amplio sector, sí. Y me pregunto en qué nos hemos equivocado las generaciones precedentes para que esto sea así y qué podemos hacer para cambiar este triste panorama.
Ánimo, gente guapa!!!
Travis, un beso especial para tí si nos lees.
Raquel ha dicho que…
No me acuerdo bien, seguramente estaba en casa haciendo los deberes del colegio, o cenando con mis padres. Tenía diez años recien cumplidos cuando pasó lo del muro. Tengo algunos recuerdos borrosos, sé que vi algo en la tele, pero en esos momentos no comprendía qué pasaba o qué significado tenía la caída de ese muro.
Lamentablemente hay muchos muros que siguen en pie, y muros que se levantan cada día.
Parece que no aprendemos ni tropezandonos dos veces con la misma piedra.
Saludos.

Entradas populares de este blog

Baroca, La Isla de Los Que Sólo tienen Un Riñón

La Pasamanería de Madame Pouzieux