31 de enero de 2010

La fábula del Gallo y el Búho - idea original de Ramdorpe; escrito por Gemmayla




En el caserón situado en el corazón del bosque de Buçaco, el ulular del buho, apodado Bubo Bobo por los niños, rubricaba la hora precisa en que los peques debían irse a la cama. En especial, en época de cortejo, cuando Bubo Bobo cavaba un pequeño hoyo en la tierra húmeda y gemía úú-oo esperando el regreso de su amada la Buba Boba; los niños sabían que era la hora de apagar las luces y cesar las risas, chanzas y juegos en la buhardilla de la masía.

El flamante gallo de la finca, apodado Galo Gago por la chiquillada, despertaba cada amanecer al padre de familia. También a la madre y a los abuelos. "Kikirikiiiiiii, KiKIRIkiiiiii" Cantaba con aquella nota disonante involuntaria, que en cualquier escolanía sería tildada de nota falsa y chillona, merecedora de expulsión por desafinada y chirriante.
Un buen día o malo - según el prisma con el que se quiera mirar - un ogro llamado Cambio Climático arribó a los bosques pisando sin piedad con su bota derecha Calentamiento Global y su otra bota izquierda Oscurecimiento Global las preciosas tierras de Buçaco, alterando las cosechas, los ánimos de los humanos, el canto de Galo Gago y el ulular de Bubo Bobo. El gallo se despertaba y cantaba cada día más tarde y el búho cavaba su hoyo y emitía su úú-oo cada vez más pronto. Los padres y los abuelos se quedaban dormidos pegados a las sábanas como lapas y los niños se acostaban cada vez más pronto juntando la merienda con la cena en un despropósito gastronómico nunca visto. Ya nadie sabía en aquella casa cuando era la hora de yantar y si convenía o no sestear o irse a la cama por las noches a dormir. El ogro les había alterado sus apacibles vidas, pero el gallo Galo Gago y el búho Bubo Bobo cada día aproximaban más la hora de su canto, de tal suerte que un buen día - tal vez fuera malo para los pesimistas que se empeñan en verlo todo negro - cantaron al unísono un precioso y preciso canto "kikirikí-úú-oo, KIKIRIKIIIII-UU-OO". Esta peculiar e inusitada coincidencia se dió a eso de las cinco de la tarde, hora que en algún país mucha gente toma el té mientras en otros lugares despiertan de su siesta. El caso es que tan alto y al unísono cantaban que Galo Gago echó a correr bosque adentro y Bubo Bobo hizo lo propio en sentido hacia la masía, de tal suerte que en un punto concreto se encontraron para unir su desafinado pero bellísimo canto:

GALO GAGO - Eres un gallo muy diferente a mi, ¿no?

BUBO BOBO - Antes yo también tenía una cresta roja como la tuya, pero mi madre de chico me la cortó un día que decidió acicalarme las plumas para estar según ella "más guapo"

GALO GAGO - ¿En serio?

BUBO BOBO - ¡No, hombre! ¡Vas a resultar más bobo que yo! Era una manera de entrar en francachela contigo.

Desde aquel día la amistad entre el gallo y el búho está fuera de toda duda. Entre los humanos se decidió dividir a las criaturas en "Alondras" y "Búhos" e inventar un cachivache que se llama "Despertador" para no tener que confiar nunca más a gallos y búhos el descanso y el despertar del ser humano.

Yo, que soy "Búho", estamparía el despertador contra la pared cada mañana cuando a las 5 chirría "Ki-uu-ki-ri-oo-ki-uu-ki-oo"

Dulces sueños, gente guapa de este cuento y de todos los cuentos.


6 comentarios:

satenight dijo...

Los humanos, a parte de inventar cachibaches para nuestra tortura y tormento, somos capaces de hacer música tan buena como la de Eurythmics y personajes tan necesarios como Eugenio. Y fabuladores y cuenta historias como Gemma.
Todo esto compensa el desgaste de la vida diaria ahí fuera, en la calle, en las oficinas, en las aulas, en el mercado, en el metro o en cualquier lugar del mundo donde haya gente que responda con malos gestos o incluso con un silencio ofendido a nuestras muestras de afecto.
Dulces sueños para vosotros tambien

Diciembre dijo...

Yo, entre semana soy gallo (me ha quedado como de anuncio televisivo, juasjuas). Ardua tarea el despertar a mi family por las mañanas, sábados incluidos, pues mi nena juega al baloncesto y todo sea por fomentar hábitos saludables. Aunque esto último lo dude siempre que suena el despertador en finde. También lo estamparía, Gemma, jeje.
Y no veáis que revolución a contrarreloj la que se organiza si me quedo dormida. Parecemos aquellos divertidos y "acelerados" personajes de las películas en blanco y negro: mi chico paseando al chucho en tiempo record (pobrecico animalito. Ni pis le dejan a uno hacer, pensará). Entretanto, yo intentando "situar bien mis empanadillas en el horno, para que no terminen haciendo la mili en Móstoles", juasjuas

Ay amigos, no me he vuelto loca, no. Quizás hoy estoy algo contrariada... He vuelto a encontrar notitas entre los efectos de mi pequeña. Son pequeñas declaraciones de amor de un compañero suyo de clase, en las que incluso le pide SALIR..., que mi nena tan solo tiene 12 añitos...¿puedo decir que estoy asustada?, pues ya lo he dicho.
También he tenido que mediar en la relación de mi enano con uno de sus amigos, le estaba afectando bastante. Cosas de chiquillos, no por ello menos importante, claro.

Y por último mi jefe..., claro que lo de este buen hombre si que va a ser consecuencia del cambio climático, juasjuas, si no, no me lo explico...

Ahora me pongo mas seria para decirte que me ha encantado tu relato-fábula, Gemma. Escribes mágico, chiquilla. Un placer, como siempre.

Dulces sueños, amigos

Gemmayla dijo...

Preciosas Sate y Diciembre:

Mi amigo del alma Ramdorpe me dijo en una cafetería ante una deliciosa taza de té con menta "Se me acaba de ocurrir un cuento." Me lo contó y era éste. Le respondí "Este cuento es genial. Lo tienes que escribir". Me espetó " Quiero que lo escribas tú".
Creo que a mi nunca se me habría ocurrido un cuento tan curioso y original APTO PARA TODOS LOS PÚBLICOS.

EURITHMICS se reencontró después de escindirse como pareja musical y conyugal, para este disco maravilloso. Esta canción me recuerda la ciudad de N.Y a la que viajamos mi hijo Alex y yo para festejar su mayoría de edad. El C.D lo compré allí en VIRGIN S. ¡Qué recuerdos maravillosos!

Diciembre, es lógico que tu niña de 12 años ya sienta el pálpito del amor. Ahora la adolescencia viene adelantada como una primavera impaciente. Es así. Se observan conductas adolescentes hasta en los críos de 7 años.

En cuanto mediar en los conflictos que surgen entre los niños, las mamás de nuestro grupo hemos decidido que en la medida de lo posible ellos se resuelvan sus diferencias. Sólo mediar cuando la cosa se pone fea.

Sate y Diciembre, os veo poetisas y con talento..¿para cuando vuestro blog?

Besotísimos a las dos

Diciembre dijo...

Querida Gemma, tu amigo debe de ser tan especial y creativo como tu porque el relato que habéis modelado juntos es genial. Me maravilla la habilidad e imaginación que posees para crear y dar vida a todas esas pequeñas, curiosas y mágicas historias que nos vas regalando.

Eso si, admirada amiga, lo de ver en mi cualidades de poetisa deberías de hacértelo mirar, einn? :P

Besillos!

Diciembre dijo...

Y es verdad, siempre existen canciones asociadas a momentos únicos y especiales de nuestras vidas...Nueva York debe ser una ciudad muy interesante...

Gemmayla dijo...

Creo que Ramdorpe debiera escribir sus historias, pero es un pelín vaguete. Espero que ambos podamos formar un tándem y que no tengamos luego problemas con la SGAE, que ahora cobran hasta por las ideas propias e impropias, juasjuas...vamos que no dejan ni cantar el himno del Badalona. Pienso que siempre pueden recurrir a entonar la música o a recitar la letra, como la canción de Carlos Mejía Godoy y Los de Palacagüina, "Clodomiro El Najo", juasjuas...Qué triste, mejor reir que "xorar".

Smuaqsssssssss

Buen viaje, Susana, mi querida amiga...

Mi querida amiga Susana, descansa en paz. Me siento consternada por tu pérdida. Te hacía trabajando en Grecia como me dijiste y anoche me c...