30 de septiembre de 2010

Reflexiones tras el 29-S: urge dignificar el sindicalismo.






En la constelación Libra, un equipo de astrónomos de la Institución Carnegie y la Universidad de California han descubierto un nuevo planeta fuera del Sistema Solar que tiene un tamaño similar a la Tierra y que se encuentra en una zona que podría ser habitable. Se trata del Gliese 581g, y está a unos 20 años luz, según se publica en la revista 'Astrophysical Journal'. El trabajo apunta que en la Vía Láctea podria haber muchos más planetas habitables de lo que se piensa.

Que paren el mundo, que me quiero bajar y mudarme, a ser posible, a este Gliese antes de que lo descubran los bancos, los políticos y....los sindicatos.

Durante años estuve honda y responsablemente comprometida con el sindicalismo. Ejercí mi cargo en la Secretaría de Acción Social de mi sindicato profesional con entusiasmo, sano empeño y talante dialogante y democrático. Nunca sisé una hora laboral ni practiqué el escaqueo. Nunca desayuné, comí o cene en restaurantes de lujo. Nunca reivindiqué derechos a destiempo y cuando los males ya estaban hechos. Nunca aproveché el acercamiento a jefes y cargos de poder para medrar. Nunca amañé tretas ni argucias en mi beneficio o en beneficio egoista del colectivo en detrimento de otros colectivos. Santa no soy. Albergo grandes defectos humanos, pero como sindicalista intenté desempeñar mi cargo teniendo siempre presentes dos virtudes humanas inalienables y que no se pueden desposeer del sindicalismo y en general de cualquier responsabilidad humana, a saber, la honestidad y la dignidad.

La violencia sólo engendra violencia. El derecho a la huelga a estas alturas de la película del sindicalismo debiera llevar implícito el derecho libre y legítimo al trabajo y de secundarla o no, sin amenzas ni extorsiones.

Ayer escuchamos por radio y vimos en televisión demasiados ejemplos tanto en un bando, el de la patronal, como en el otro, el de las trabajadoras y los trabajdores, de crispación, de falta de respeto a la decisión legítima y libre de cada quien, de difamación y violencia. Y lo de Barcelona no tiene nombre. Creo que barcelonesas y barceloneses no merecen vivir en tan bella ciudad los episodios lamentables que ayer se vivieron protagonizados por personajes denominados anti sistema. Si esos son los procedimientos que defienden para reivindicar un mundo mejor, por favor, que paren el mundo que yo me bajo.

Sólo deseo que el sindicalismo recapacite y RECTIFIQUE YA, recobrando el sentido común, la senda pacífica, la honestidad y la dignidad.

Rezo por la piquete que resultó gravemente herida a la puerta de la imprenta Bermont en Coslada. Pacíficamente ejercía su derecho a la huelga e informativa. Fue arrollada deliberada y dolosamente por una furgoneta.

Paren el mundo que yo me bajo y me mudo a la Constelación de Libra, signo astrológico, por cierto, que defiende el equilibrio, la justicia, la ecuanimidad, el acercamiento de criterios y el espíritu dialogante.

3 comentarios:

satenight dijo...

Gemmayla, cuanto te entiendo...!! Mi hermana fue durante unos años una sindicalista convencida con la misma dignidad que describes en tí, por desgracia yo siempre ví que no todos sus compañeros eran como ella, en fin... hay momentos en que tambien me gustaría bajarme de este autobús y coger otro que me llevara en otra dirección! ;-)
Un besotísimo

Gemmayla dijo...

Hola, preciosa Sate:

Qué alegría verte por aquí !!!

Lo más triste del sindicalismo es constatar que no sólo hay compañeros así, sino que muchos de los propios sindicados sólo persiguen sus fines egoístas.

Parece mentira que la crisis no haga recapacitar a la gente, replantearse sus valores. Ojalá se den pronto cuenta que mirar sólo el propio ombligo sólo conduce a vivir en estados de crisis de valores permanente.

Besotísimos para tí.

Alais dijo...

Yo también quiero irme al planeta Gliese, demasiadas cosas del nuestro no me gustan. Tienes toda la razón en lo de la pasada huelga general, solo se ha utilizado por unos y otros y a quienes menos se ha defendido es a los trabajadores.

Ojalá la humanidad compartiera más los principios de la constelación de Libra (signo al que yo pertenezco, por cierto). El mundo iría mucho mejor.

No a la independencia. Sí a un Referéndum legal dentro de un tiempo prudencial que puede cifrarse entre uno o dos años.

Se estima que el 80% de los catalanes tanto del No como del Sí demandamos un Referéndum legal y con todas las garantías. Debe de hacerse en ...