7 de mayo de 2011

Hoy me parece un buen día para cabrearse y soltar ira....corriendo bajo la lluvia

Hoy no es un buen día, hoy no me lo planteo así.

Hoy no lo aprovecho. Hoy lo dejo pasar de largo.

Hoy no depende nada de mi.

Hoy no doy libre día a la experiencia para comenzar nada.

Hoy no lo recibo como si fuera fiesta de guardar.

Hoy dejo que se esfume el tiempo,

Hoy arrojo toneladas de segundos a granel por el sumidero de la cocina.

Hoy no va a ser un gran día.

Hoy no quiero descubrir nada salvo rutina gris y lluvia en mi ventana.

Hoy no quiero que sea el último día que me toque vivir.

Hoy no es un buen día ni para vivir ni para morir.

Hoy es un día en el que elijo la ira sanadora y el gran cabreo monumental.

Hoy romperé fotos y recuerdos en mil pedazos.

Hoy me rasgaré las vestiduras.

Hoy no quiero amar ni ser amada.

Hoy quiero que me dejen en paz y dejarme yo en paz.

Hoy quiero destripar la canción de Serrat que no me sirve en las actuales circunstancias.

Hoy es un excelente día para correr bajo la lluvia y dejar que el cielo llore las lágrimas que no me da la gana derramar.




3 comentarios:

Raquel dijo...

La ira también puede ser buena; al menos si se utiliza como vía de escape. Mejor eso que explotar.
Todo pasa, espero que sea lo que sea lo que te haya hecho llegar al límite pase pronto, y mientras tanto ¿por qué no correr bajo la lluvia? Puede ser una buena alternativa a la de romper cosas.
Un beso.

Diciembre dijo...

Queridísima Gemma,

Aquí tenemos hoy un día primaveral precioso y soleado.

De vez en cuando todos lloramos, bajo la lluvia. Es muy sano hacerlo. Nos acoge al igual que el líquido amniótico del vientre materno... También es una experiencia purificadora

Tras salir a la lluvia, saldremos de nuevo al sol, para renacer una vez más. Ello forma parte del trato de la vida...

Sacude tu preciosa melena y sonríe, que estás guapísima cuando lo haces.

Te quiero, bella persona ♥

gemmayla dijo...

Buenos días de lunes, preciosas:

Ya estoy de buen humor.

Estos días han sido tremendos. De esos días en que se te acumulan problemas y conflictos graves con otros nimios o de tensión media, diríamos, y llega un momento en que ya no puedes más.

Creo que en esta vida hay que conocer los ciclos vitales propios y urge aprender a no cronificar nada, ni estados anímicos bajos, ni iras ni alegrías. Todo en demasía es perjudicial para la salud mental y física.

Hoy ya me siento mucho mejor. Los problemas siguen siendo los mismos, pero ocn paciencia y tesón los iremos resolviendo de uno en uno. Afortunadamente no me veo sola en estos fregados. El respaldo de amigos y familiares es crucial.

Creo también que debemos involucrarnos más emocionalmente con nuestros semejantes. Si están en apuros, hay que ayudar. En la medida de cada quien.

Hoy he sabido de una mujer que se ha suicidado en su coche. Vivía sola y no tuvo a quien acudir. Esas cosas creo que se pueden evitar, salvo que la persona ya se haya malogrado para siempre y su voluntad la precipite al abismo d euna desesperación insalvable.

Un poco de humanidad, por favor.

Muy feliz semana y abrazo entrañable, Raquel y Diciembre.