"Días de vino y rosas"

Publicado: Dom, 29 Oct 2006 4:54 am Asunto: "Días de vino y rosas"

--------------------------------------------------------------------------------

Decidieron quedarse en casa para ver la magistral interpretación de Lee Remick y Jack Lemmon en "Days of Wine and Roses" del director Blake Edwards.

- ¡Qué reliquias cinematográficas me obligas a ver, cariño! Cuando vayas al FNAC podrías acordarte de mi y traerme alguna película de mi agrado!

- Cielo, las que son de tu agrado a mi no me gustan. Estas que te obligo a ver, te culturizan. Además aprovecharemos el argumento etílico de la peli para tomarnos este estupendo Ribera de Duero.

Ana accede pero gesticulando una mueca de desagrado y tedio. Sabe que los ingresos "mileuristas" mensuales no dan para otras alegrías. Prefiere ésto a que Raúl sugiera una fiesta macrobotellón doméstica. Prefiere ésto a ver su casa repleta de los amigotes de él con sus novias díscolas y aburridas, puestos ciegos de alcohol, subiendo el volumen del equipo de música hasta despertar e incomodar al vecindario. Prefiere ésto a tener que respirar una densa humareda del nefasto tabacazo. Lo prefiere a tener que atender a una llamada del timbre en la puerta primero del presidente de la comunidad de vecinos, luego de la portera y finalmente de una pareja de agentes de Policía Municipal.

Se sientan ante la pantalla del televisor. "!Qué bella está Lee Remick en esta peli!¡Qué guapísima era!"-comenta ella. "¡Qué pedazo de actor Jack Lemmon"- responde él.

Raúl descorcha la botella y escancia el vino en las dos copas que ha cogido del aparador. En el aparador hay sólo dos copas de vino. Cuando reciben visitas, las bebidas se sirven en vasos de plástico y Raúl esconde bajo llave las dos únicas copas. Ana se siente indignada con esta intransigente norma y piensa que aunque pobres de solemnidad, unas copas cuestan muy baratas en el bazar chino. No entiende que él no le permita comprarlas. Un día de éstos, se rebelará y comprará las copas por su cuenta y las pondrá en el aparador junto a las otras dos solitarias. Un día dirá "hasta aquí he llegado" y se acabarán las fiestas en casa y los restos de colillas en ceniceros, vasos y platos de plástico, en la taza del water, en el lavabo, en la pila de la cocina, en las macetas de los geranios de la terraza, en los jarrones de porcelana que le regaló mamá del salón. Un día se hartará de todo y no sólo se acabarán las fiestas, sino también las películas anacrónicas y pasadas de moda con las que le castiga Raúl. Un día se acabará todo entre ellos y él se largará de casa, porque, eso está claro, es él el que se tiene que largar de casa, "¿si no a donde voy yo?" - se interroga Ana, mientras Lee y Jack parecen dos locos a punto de arrojarse por el balcón del cuchitril ése del que no salen y la botella del Ribera de Duero se la han pimplado toda con el estómago vacío, porque Raúl se empeña en que los sábados por la tarde para ahorrar hay que prescindir de las cenas. Ana no sabe cómo la Remick y el Lemmon han llegado a esa tesitura tan desesperada porque durante el transcurso de la película a elucubrado mil ideas para acabar "con esta situación insostenible".

Raúl le propina un beso en el cuello y Ana dice "¡anda, concéntrate en la peli, que esto tiene visos de acabar muy mal". Los ojos de Raúl delatan que éste vino y los otros, que seguramente se habrá tomado esta tarde con sus amigotes en el bar "El abuelo", le tienen eróticamente débil y físicamente predispuesto a proseguir con la tanda de besos y caricias. Ana, "para qué negarlo" no está acostumbrada a beber y sus ojos delatan que se siente erótica y físicamente muy débil y predispuesta a dejarse besar y acariciar y toquetear aqui y allá, pero incapacitada para tomar la iniciativa, "que hoy no estoy por la labor, que siempre me toca a mi hacer todo el trabajo".

El final de la película sólo lo sabe Raúl que la ha visto varias veces. Ana no ha pillado onda de casi nada. Ahora se encuentran desnudos en el sofá frente al televisor encendido hechos un ovillo. Ana piensa, feliz, "¿a dónde voy yo, siendo ambos, juntando lo suyo y lo mío, mileuristas? ¿ A dónde voy yo si éste es mi chico ?"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Baroca, La Isla de Los Que Sólo tienen Un Riñón

La Pasamanería de Madame Pouzieux