Ir al contenido principal

"A Jean Seberg"

Je ne sais pas...JEAN siempre respondía "je ne sais pas". ¿Aceptarás el papel protagonista en mi próxima película? "Je ne sais pas. ¿Quieres acostarte conmigo? "Je ne sais pas". ¿Te vienes conmigo a Madrid? Regreso la semana próxima. Tu marido no se enterará. "Je ne sais pas". ¿Eres lesbiana? "Je ne sais pas". ¿Naciste en París? "Je ne sais pas" ¿Quién fue Juana de Arco? "Je ne sais pas". ¿Quién escribió "Bonjour tristesse"? "Je ne sais pas. ¿Conoces a Audrey Herpburn? "Je ne sais pas". ¿Amaste a Jean Paul Belmondo? "Je ne sais pas" ¿Te lastimó Warren Beaty? "Je ne sais pas" ¿Vendías periódicos en Les Champs Elysses ? "Je ne sais pas" Elige, yo o tu vaso de whisky. "Je ne sais pas" ¿Fuiste una espía? "Je ne sais pas" ¿Abortáste? "Je ne sais pas" Claude Chabrol, ¿es turco? "Je ne sais pas" ¿Pusiste voz a la banda sonora de Paint your wagon? "Je ne sais pas" ¿Interpretaste con tu amiga Nico una película muda? "Je ne sais pas" ¿Fuiste la madre de Marisol? "Je ne sais pas" ¿Tus lágrimas son negras? "Je ne sais pas" ¿Quién te mató? "Je ne sais pas, je ne sais pas, je ne sais pas..."
¿ Qué piensas cuando te topas con un indigente por la calle ? ¿Eres de los que sentencian, "otro gañán"? Te diré lo que me sucede a mi. Primero siento una lógica repulsión porque la mayoría presentan un aspecto deplorable. Sucios, desaliñados. Despiden un olor casi siempre insoportable. Pero, la conmisceración y una pena profunda me invaden porque los siento cercanos, como algo mío. Hermanos caídos en desgracia. ¿Y si algún día me sucediera a mi ? También podría sucederte a ti, amigo mío, Dios no lo quiera. Vi muchos en Nueva York, demasiados. De un tiempo a esta parte, algunos se cruzan en mi camino. En los vestíbulos de las sucursales bancarias cuando tu duermes, amigo, hay cientos en tu ciudad y en la mía. En los albergues miles y miles. Tal vez en el rellano de tu casa mientras duermes. No te preocupes. Suelen ser inofensivos. Pero blinda tu puerta con siete cerraduras por si acaso. "Homeless" se les llama en EE.UU, "Sin techo" los llamamos aquí, "clochard" en París. JEAN SEBERG, ¡qué bella mujer !. cual mísero "clochard" vagó por París sus últimos días. Sí, hermano, aquella famosa artista del celuloide. Lo tuvo casi todo y casi todo lo perdió. Una gélida madrugada de diciembre fue hallado su cadáver a las afueras de París entre bolsas de basura. JEAN SEBERG no era francesa, aunque muchos piensen lo contrario. Había nacido en Marshaltown, Iowa, Estados Unidos. ¿"Homeless" o "clochard"? Je ne sais pas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Baroca, La Isla de Los Que Sólo tienen Un Riñón

La Noche Temática de ayer sábado 23 de enero tocaba el triste asunto del "Turismo médico". Aprovechar las vacaciones para hacerse una operación de cirugía en Tailandia o México es una tendencia creciente, particularmente para los estadounidenses. En estos países el coste llega a ser tres veces inferior. Otros destinos son Filipinas o India, países en los que los más pobres venden un riñón por 3000 euros o las mujeres alquilan sus vientres para engendrar hijos de otras parejas. Esto supone un negocio para empresas y clientes a la vez que plantea importantes cuestiones morales.

A la mísera barriada de Bacora, al sur de Manila y cerca del puerto, se le denomina "La Isla de Los Que Sólo tienen un Riñón". La gran mayoría de los varones jóvenes han vendido uno de sus riñones a cambio de 3000 euros para sacar a sus esposas, hijos e hijas de la miseria. Es estremecedor constatar que "sacar a sus familias de la miseria" supone conseguir a duras penas una barraca te…

La Pasamanería de Madame Pouzieux

"El Sr Nikki viaja a Montargis, a una hora y media de París. Alli, en una enorme granja vive Mme Pouzieux, la única persona que desde 1947 hace los galones, cordones y pasamanería para Chanel. En estos momentos está recogiendo el heno, porque dice que va a llover. Chanel puede esperar! Tiene 75 años, es diminuta, jorobada y artrítica. Su método de tejido y su telar lo ha inventado ella, pero siempre se ha negado trabajar en oficina.

El Sr Nikki trae a Mme Pouzieux un trozo grande de tela de lana bouclé en cuadros blancos y negros, para el cual ella tiene que hacer la pasamanería que remata todas las chaquetitas Chanel que conocemos. Deshilacha 5 cm de ancho de tela en todo su largo, y con los hilos trenza los galones en su endeble telar de madera. Karl no la conoce :shock: nunca la ha ido a visitar, pero le ha enviado aprendizas para que les enseñe el oficio y ninguna ha durado. Su gato Mimí enreda con los hilos. "


Este sábado pasado en la Noche Temática dedicada a la alta c…

URGENTE, POR FAVOR , UNÍOS A ESTA TORMENTA DE DIFUSIÓN Y ECO POR LA PRONTA LIBERACIÓN DE NAZANIN...TAMBIÉN EN TWITTER #‎trappedInIran‬