"Muchacha mirando al mar"

gemmayla Registrado: 22 Ago 2006 Ubicación: Isla Santorini
Publicado: Mie, 27 Sep 2006 1:47 am Asunto: "Muchacha mirando al mar"

El cuadro "Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí es mi cuadro predilecto. Tanto es asi que en las paredes de mi casa puedes contar unas cuantas copias del mismo, en todos los formatos y tamaños, enmarcadas de muy varipopintas y diversas maneras, colgadas en la pared adoptando formas geométricas curiosas, atractivas. Mis amigos, cuando frecuentan mi casa, me dicen que esta obsesión roza lo patológico. Unos han acabado aborreciendo el cuadro y otros,unos pocos, sin embargo, me visitan con frecuencia porque aseguran que poderlo contemplar tantas veces repetido les perturba el ánimo y les despierta cosas que creían dormidas en el subconciente.

Sin ir más lejos, este viernes pasado organicé una fiesta en casa y un invitado en estado muy ebrio, aseguró que la chica no había sido pintada por Dalí dentro de la estancia sino fuera, flotando sobre las aguas de la bahía de Cadaqués. Afirmaba también que en el cuadro, si lo contemplas minuciosamente con una lupa puedes ver las figuras diminutas de Matisse, Picasso, Duchamps, Man Ray, Max Ernst y André Derain conversando con Dalí sobre "el sexo de los ángeles" en una terracita del casco viejo mientras se toman unas cañas.

-"¿Tú crees? ¿Estás seguro? -preguntó Mercedes, rozando el coma etílico, pero manteniendo intactas sus cualidades escépticas. - "Traéme una lupa y te lo demuestro" - replicó el invitado dando tumbos de beodo sobre si mismo y sorbiendo un Gintonic del vaso de su contertulia.

Insistieron tanto que tuve que subir al desván, para buscar una lupa guardada en el baúl de mi difunto abuelo: - ¡Es vera! - exclamó sorprendida Mercé en un mallorquín perfecto que le salió del alma etílica. - ¡Es Vera, no, ése no es! Este que ves es el mismísimo Dalí. ¿Ves sus bigotes? - ¡Es vera! - ¡Que no, que te digo que es Dalí! ¿A qué Vera te refieres? Ahora no caigo. Ahí les dejé a los dos disputándose la lupa y asegurando que veían cosas y personas donde sólo había polvo acumulado, que yo he de reconocer que soy muy vaga y muy perra en eso de la limpieza doméstica.

Mi pasión por "Muchacha asomada a la ventana" supone que una vez al mes me desplazo expresamente al Museo Reina Sofía y pago mi entrada sólo para contemplar este magnífico cuadro. Dudo mucho que ella, la chica asomada al alfeizar de una ventana sea Gala o su hermana como aseguran los entendidos en arte. Más bien me parece una chica del servicio de la casa de Dalí, dicho esto con todos los respetos hacia al personal de las labores domésticas y hacia el propio Dalí. No sé por qué siempre me da por pensar que se trata de la chica que les planchaba la ropa. Plancha la colada y cansada, sudorosa, vestida con una bata liviana, decide tomarse un refresco que en el cuadro no podemos ver, asomada a la ventana. Pienso esto porque es justo lo que yo haría si viviese en Cadaqués y no en el centro de Madrid, que de sobras es sabido que no tiene mar ni en los extrarradios..Si viviese en Cadaqués, a orillas del mar, cerca de la bahía, plancharía la colada semidesnuda, con una ligera camisola de tirantes ínfimos y al terminar tan ingrata labor, me descorcharía una cervecita y me la tomaría de la propia botella asomada a la ventana, justo así, con una pierna soportando todo el peso de mi cuerpo sudoroso y dejaría que mi vista se fundiera con la del mar Mediterráneo. Pensaría en lo maravilloso que es vivir cerca del mar y contar con la posibilidad de bajar a la playa y tomar un grato baño salino. Acto seguido, me quitaría la camisola semitrasparente y me pondría el biquini. Cogería los bártulos playeros y sin terminar la cerveza, me escaparía a la bahía para bañarme al atardecer, olvidando que después de la plancha, toca bañar a los niños, preparar la cena y todas esas cosas tan cansadas,aburridas, anodinas que hacemos las madres de familia.

Estas y otras ensoñaciones me tenían embaucada y encandilada ante el cuadro de Dalí, cuando hubo un apagón en el museo. En la sala había un nutrido grupo de turistas japoneses que fueron arrinconados junto a "El Gran Masturbador" por los celadores del recinto. No se percataron de mi presencia. No lo pensé. No lo medité. Si lo hubiese hecho seguramente ahora, el auténtico Dalí "Muchacha en la ventana" no estaría en la pared del pasillo de mi casa pasando desapercibido entre la multitud de copias que proliferan en mi casa como setas. El próximo viernes doy una fiesta en mi casa cuando acueste a los niños. Estás invitado. Te espero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Baroca, La Isla de Los Que Sólo tienen Un Riñón

La Pasamanería de Madame Pouzieux