"Nosotros"

Cuando nació el Tintero Virtual asomaban por aquí las tímidas u osadas - depende del punto de vista del observador - intervenciones de un Yo, a veces lacónico, tímido y frío. En otras ocasiones osado, tal vez en cierto modo megalómano, cargado de monólogos y verborreas que apuntaban directamente al Ego como punto de partida y como punto de llegada o meta. Nació tal vez del Yo este TINTERO VIRTUAL. No sé, tal vez, defiendo una hipótesis absurda.
Pero sobra decir que después del Yo, acude siempre, siempre - en ocasiones altruístamente, en otras circunstancias egoístamente -, un Tú que da relevancia al Yo o lo empequeñece, o tal vez revivifica a ambos. Eso sucedió aquí en el Tintero Virtual, porque nada humano le es ajeno como toda empresa en la vida. Creo recordar que fue en esa etapa cuando aterricé aquí. En esta etapa, Tú me enseñaste muchas cosas. ¡Sí Tú! Tú me cautivaste sutilmente. Al principio me tendiste un señuelo invisible, que no supe ver y me tome esto como un juego, un pasatiempo infantil porque yo -sí, un yo minúsculo - tenía mucho de pueril y atolondrado en mis sustantivos, adjetivos y verbos y prácticamente podría decirse que un analfabetismo estúpido me rondaba porque los Verbos, Adjetivos, Sustantivos cobraban aqui una vida propia que me era extraña. Cuando alguien teme algo, lo mejor es fingirse o tonto o niño. Eso me pasó a mi aquí en aquella etapa del Tú del Tintero Virtual en que un bendito día caí aquí en paracaídas y me partí las piernas. Postrada mucho tiempo curé mis heridas y Tú siempre estuviste ahí con el botiquín de emergencia. Y recuerdo que por aquel entonces siempre era de noche en las ventanas de mi casa y de mi vida. La única luz que podía apreciar era la tuya, la de tu Tú, Unívoco, Recíproco, Diáfano con esas manos extendidas que me brindaban una solidaridad que nunca antes había conocido, la de Los Lobos Esteparios que curan sus heridas con letras. Tú, que creo recordar alguna vez te llamaste a ti mismo "Lletraferit" y eso en mi tierra significa "Lobo Estepario Herido Porque le da la Real Gana".
Luego, no recuerdo nada, ni siquiera un poco, cuando del Tú evolucionamos a Él. Y a mi me pareció que aquí se respiraba una Misantropía Absurda como cargada de Testosterona Ególatra Testícular Concéntrica Excluyente Antropomórfica. Y mi yo -ése yo minúsculo - se miró sus partes íntimas y se sintió como castrado, como un Eunuco, pero en realidad ostentaba unos hermosos miembros de Hembra Ibérica Lobo Esteparia Letraherida y me revolví como se revuelven todas las Lobas Heridas del Mundo o como Todas las Mujeres que Corren con Lobos, que somos Todas Las Lobas Esteparias de la Madre Tierra.
Fué entonces cuando alquien tuvo la genial idea de abrir las ventanas de par en par y entró arrasando, como un vendaval que sopla del Sur para decirle al Viento del Norte que El Sur también existe y que Cristo no se paró en Éboli porque Cristo fue mortal de necesidad, Ella. Ella, Maravillosa, Bella, Casquivana con la Estepa, Virtuosa con el Lobo. Ella que me susurró al oído, "no te preocupes, eres una de las nuestras, de la Tierra de Ella, Eva, la más aborígen, primitiva, la menos domesticada de las criaturas, La Loba Esteparia Letraherida que no reniega de sus heridas, la que con sus heridas construye cabañas para sus hijos y los que no son sus hijos". El Tintero Virtual sufrió una especie de Diluvio Universal y cataclismo que hizo a un Noé construir su arca y emigrar, salir huyendo como un bellaco, seleccionando especies distintas de Lobos Esteparios para embarcarlas y marchar. No en vano Noé nació Hombre. Si hubiese sido mujer no habría partido en dos la Tierra de la Estepa de los Lobos.
La etapa actual, la del Nosotros, la de los que sobrevivimos al naufragio de aquel Diluvio Universal que propició Eva, pero que en realidad no fue culpa de nadie, salvo de Avatar, encarnación de Visnú, es tal vez, quizás, pudiera ser, la más expectante, porque Nosotros somos los precursores, los pioneros de Vosotros y cuando lleguéis Vosotros los Adjetivos, Sustantivos y Verbos tendrán el significado que siempre dieron los Plurales a las cosas, un significado Universal y cargado de Futuro Pluscuamperfecto, porque gracias a un No Dios, todos los futuros son siempre siempre Pluscuamperfectos.
yo minúsculo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Baroca, La Isla de Los Que Sólo tienen Un Riñón

La Pasamanería de Madame Pouzieux