5 de junio de 2008

"El médico cubano"

Cuando llegaste a la tierra de los tsunamis, un maremoto agitado y violento de gentes de todos los lugares de la costa emprendía una huída resignada, pero arrebatada, como un torbellino de dolor, de marea humana perdida, desconsolada.

Tú siempre alcanzas la orilla, cuando los demás se van. Ya estás acostumbrado a contemplar paisajes desoladores y una concurrencia de muchedumbres caminando como un solo hombre buscando un destino incierto, incierto, sin norte. Ellos toman un rumbo juntos hacia ninguna parte y tú llegas al mismo sitio. Poco importa si antes fue al sur del planeta y ahora es al norte. Los lugares que pisas están fabricados del mismo material frágil. ¡Con qué facilidad es posible hacerlos pedazos, como si un dios energúmeno, furibundo, hubiese dado un golpe fabuloso sobre una maqueta de cartón piedra al enojarse poque alguien le sirvió la sopa fría!

Te preguntó tu padre al abandonar la isla que qué se te había perdido por esos rincones del planeta, si en la propia casa estaba todo por hacer. Tú le contestaste que la Revolución no había sido del todo un fracaso, en otros países se estaba aún peor, no habías estudiado Medicina para atender a jineteras cargadas de sífilis extranjera, gonorrea europea, ladillas españolas, chlamydia yanqui, no perdías ni un minuto de tu precioso tiempo en frivolidades ambulatorias, niños del Tercer Mundo morían cada hora, las catástrofes climáticas sometían a pueblos enteros a un obligado éxodo, las nefastas políticas económicas..."No sigas, hijo. Me convenciste antes de obtener una respuesta de tus labios. Esos labios tuyos que me dan miedo desde la cuna. Ese rictus de amargura precoz con el que naciste, te criaste, te hiciste un hombre de provecho. En una palabra, un hombre. Tú eres un hombre. Yo soy un pobre diablo." "Eres mi padre. Eso me basta. Dame tu bendición"

La bendición de tu padre y el recuerdo de una infancia féliz te han permitido viajar ligero de equipaje. La bolsa que te regaló un sacerdote español misionero en Ruanda guarda las cuatro pertenencias que te acompañan. Un par de camisas, un par de jerseys, algo de ropa interior, un par de pantalones vaqueros, una prenda de abrigo, un manual de medicina, una maleta botiquín que es tu más fiel aliada.

Ellos se van cuando tú llegas. A algunos los ves regresar, pero al poquito tú te vas a otro lugar. Crees recordar sus caras, sus miradas, sus ojos hundidos en las órbitas como las de un solo rostro. Aseguras que un puñado de almas funcionan como un sólo corazón, pero que un sólo corazón es incapaz de retener el alma. No crees en el individuo, pero salvas las vidas de la colectividad en éxodo, que no encuentra intermisión. Tú también vives en perpetuo éxodo de ti mismo, pero en la existencia de los demás encuentras el territorio de tu patria.

Me consta que eres casi el único médico cubano que no forma parte del ejército castrista de "batas blancas". Me consta que por tu labor no reciben en la isla los cinco mil dólares estipulados por cada galeno que presta servicios médicos a la causa revolucionaria. Me consta que no se entrenan furtivamente un puñado de militares cubanos en pago a tu "altruísta" misión. Me consta porque abandonaste la isla en patera, arribaste a Miami y desde entonces corres a cargo de tu vida por tu cuenta y riesgo. Donde vas no te preguntan casi nunca de donde vienes y a donde vas. Si te lo preguntan, miras a los ojos de tu interlocutor y respondes: "vengo de Guarico, soy venezolano, pero poco importa éso. ¿Dónde se me precisa?". A veces te limitas a encogerte de hombros y susurrar a media voz que eres ciudadano del mundo.

3 comentarios:

travis rabbit dijo...

Gemma, amiga ( mi mejor amiga):
Me ha costado mucho trabajo leer tu texto, y no porque sea farragoso. Ya sabes, mis crisis. (Je, recuerdo tus lecciones, y dejo de quejarme).
Mi abuelo emigró dos veces a Cuba siendo muy joven, mucho antes de las oleadas de emigración hacia Brasil y volvió con las manos vacías. sólo hablé con él en un par de ocasiones y entonces era yo un mocoso. Recuerdo que me decía que el trabajo de la zafra era duro y los proveían de un caldero de agua con azúcar. Toda su vida fue un fracaso. Personal. Una maldición que se prolongó en sucesivas generaciones. Incluso tuvo que formar parte de un pelotón de fusilamiento en la guerra y matar a gente cuyos ideales compartía.
Hay gentes que no necesitan salir de casa para constituirse en ONG. Especialmente las mujeres. Casi en exclusiva. Toda ama de casa, y más aún si también trabaja fuera, es una ONG. Sin pareja o con ella, siempre lleváis vuestro maletín de amor y humanidad.
¿Recuerdas el número de Cabaret? "El dinero hace que el mundo se mueva".
Y yo digo: "La mujer hace mover le mundo".
Últimamente he prestado atención al tono de voz con que hablan las mujeres que tienen cargos políticos o de otra índole. Impostan la voz, suenan agresivas e imperativas. Como si la condición femenina fuese una maldición. Como si hubiese que adoptar formas masculinas para ser más creíbles o para que no se mofen de ellas los lobos, prestos a ridiculizar cualquier minimo error de una mujer con cargo o relevancia.
Suenan ellas a la defensiva, por muy marcial que sea su tono. Siguen dejándose humillar.
Hay gente que abomina de este mundo, pero todas esos valientes que dejan todo lo que nosotros consideramos indispensable y se lanzan a ayudar a otros seres humanos son una demostración de que no hay que abonarse al pesimismo respecto a la condición humana.
Escribir , y más si es con estilo y tocando temas humanos como haces, es también otra afiliacion a una ONG.
Es una tentación derrotista pensar que "nadie de acordará de nosotras cuando hayamos muerto", pero, Gemma, el mundo tiene memoria.A mí, incluso me emicionaba leer las intrucciones manuscritas de mi mujer para su asiatenta. y la asistenta. "To assist" significa "ayudar".
A propósito, no me gutan esos anglicismos de "asistente" para el juez de línea del fútbol. Prefería con mucho la palabra "linier". Me da la impresión de que no estarás de acuerdo conmigo, pero también prefiero la palabra "criada" a lo de "asistenta", "empleada del hogar" y todos los eufemismos que cada año hay que inventar para ellas. "Criada" me suena más noble, aunque su origen sea más oprobioso.
Bueno, esto es lo que he podido escribir, amiga Gemma.
Lo que sí te diré es que cuando algún conocido mío se jacta de sus "proezas" con las jineteras, descripción incluida de la miseria en que viven en sus infraviviendas, me produce náuseas.
Besos psicotropicales, Gemma.
Te dejo algo de un hijo de mi país, que nació en otro.
" Somos hijos del amor, por lo tanto no es difícil sospechar que nacemos para la felicidad. Fuera de la felicidad son todo pretextos. Además debemos ser felices por nuestros hijos, pues nada hay como recordar padres felices."
“ Me temo que Dios, a la hora del juicio final, nos juzgará por el promedio ya que, sería una ardua tarea juzgarnos uno por uno. No creo que Dios diga La Madre Teresa, 10 puntos, Margaret Tácher 2 puntos; no. Como digo, Dios nos juzgará por el promedio y, siendo así, estamos salvados ya que la mayoría son buena gente.”
mujer=madre, aunke _sea_estéril

gemmayla dijo...

Hola Travis:

No sabes la alegría que me procuran tus simpres certeros post.
Tu abuelo merece una novela. Los verdaderos héroes son los perdedores, los que cultivan fracaso tras fracaso. Tiene un mérito ímprobo ser un fracasado en toda regla. Olé por ellos !!!

Creo, amigo Travis, que las mujeres estamos ya más que hartas de ser ONGes ambulantes, aquí y acullá, dentro y fuera de casa. Resulta agotador, frustrante y cada vez somos más las que gritamos, BASTA !!! Al gritar BASTA YA !!! parecemos hijas energúmenas del machismo, nos asemejamos al hombre más rudo y despiadado, pero cuando el abuso masculino-marciano colma todos los vasos de la paciencia femenina-venuasiana, sólo existe una manera universal y únivoca de decir BASTA YA !!!, la que alcanzamos a entender todos, mayores y chicos, hombres y mujeres. BASTA YA !!! Las mujeres estamos hartas del machismo de esta sociedad española, que contagia a las propias mujeres, que infecta la sangre de las mujeres dedicadas a la política y a las altas finanzas, a los cargos de responsabilidad y poder. Combatir el machismo con las propias armas que el machismo procura no sea tal vez la solución, pero a veces parece la única solución posible.
¿No debiera nuestra sociedad cambiar a posturas más humanas, humanitarias, cordiales, equilibradas? Por supuesto que debiera, pero estamos inmersos en una crisis sin precedentes y en épocas de crisis se agudizan y recrudecen todos los -ismos, incluído el machismo que es el -ismo en grado superlativo.
Todo por el puñetero precio del barril de petróleo.
Creo que a ti y a mi, Dios nos dará un Notable alto, casi Sobresaliente. Somos esencialmente buenos. Bueno, a tí te quitará un punto por ser hombre, que me lo dará a mi por ser mujer, juasjuas.

Muy féliz semana, amigo Travis, el mejor amigo virtual y real !!!

Gemmayla

Medicina Cubana dijo...

Me interesa la historia, podria incluirla en el Blog, Medicina Cubana.
Pued enviarla con todos los datos?

Saludos,
El Editor
cubanmedicine@yahoo.com