30 de enero de 2009

La nota





El limpiacristales se encontraba a la altura de la planta 96 dando una pasada a un ventanal orientado al sur de la ciudad. Una joven secretaria, risueña, levantó la vista un momento de la pantalla de su ordenador para dedicarle un saludo. El muchacho le correspondió con los dedos juntos de la mano derecha hacia la sien en un gesto militar desenfadado. Momentos después la secretaria se acercó al ventanal, trayendo consigo una nota que acababa de coger de la impresora de su escritorio. En ella el limpiacristales podía leer a través del cristal:

A. ¿Me invitas a un almuerzo?

B. Estás dejando los cristales llenos de chorretones.

C. Me encantaría poder contemplar la ciudad desde donde tú estás.

D. ¿No sientes vértigo?

E. En casa de mi abuela precisan un cristalero urgentemente. ¿Me das tu número de teléfono móvil?

F. ¿Puedes trepar hasta la planta 101 y decirme luego si mi novio me la está pegando con su secretaria?

G. Subo todos los días hasta aquí en el ascensor. Me encantaría bajar contigo en ese andamio colgado, suspendido con esas cuerdas que parece que van a elevarte al cielo como si volaras en globo.

Elija el lector/la lectora la opción que más le guste. O mejor, imagine otra posibilidad

2 comentarios:

diciembre dijo...

Yo elijo la C. Si ésa chica se siente atraída por el chico del andamio y se plantéa conocerlo, tal vez séa porque la relación con su novio no está resultando bién. Puede que el verdadero hombre de su vida séa el muchacho limpiacristales. Además, éso de contemplar la ciudad desde las alturas me parece fascinante y muy romántico, pienso que ésas situaciones peculiares y un tanto surrealistas (que seamos sinceros, sólo suceden en las películas) pueden propiciar una interesánte conversación sobre "lo humano y lo divino"...
El destino es tan caprichoso e impredecible a veces..., y una es más cursi que un especial de "La casa de la pradera", jeje

Me reclaman por aquí abajo, desde tierra firme. Luego me paso por ahí arriba, no por el andamio, si nó por el cuarto C...

Gemmayla dijo...

Querida Diciembre:

Por no pedir la D, que es la que más me concierne -padezco un vértigo terrible -, echo instancia para la opción G. Bajar con el limpiacristales y entablar amistad por el camino, que dice mi peque que no hay quien vaya conmigo, que me enrollo "contoquisqui" y es que es una gozada charlar con todo el mundo y ver dibujada una sonrisa en los semblantes de la gente, últimamente pelín triste, con aspecto preocupado. No debemos consentir que la crisis nos agrie el carácter.
Muy feliz día, Diciembre !!!

No a la independencia. Sí a un Referéndum legal dentro de un tiempo prudencial que puede cifrarse entre uno o dos años.

Se estima que el 80% de los catalanes tanto del No como del Sí demandamos un Referéndum legal y con todas las garantías. Debe de hacerse en ...