5 de septiembre de 2011

"El pisito" Sala Verde del Teatro El Canal, 3 de septiembre 2011 a las 20:30 horas



Este pasado sábado he tenido el inmenso privilegio, no sólo de asistir al Teatro El Canal para ver la representación de "El pisito", basada en la novela homónima del desaparecido Rafael Azcona y bajo la dirección de Pedro Olea, sino también de poder charlar un rato, en la cafetería del teatro, con el actor protagonista Pepe Viyuela, ex compañero mío y al que no veía desde hace casi veinticinco años, cuando él decidió dar el paso de abandonar un trabajo estable y apostar por la interpretación. También por aquel entonces, yo decidí abandonar el trabajo y pedir una excedencia, pero cuatro años después tuve que regresar, porque la crisis del 93 castigó mi negocio y mi economía y la de tantos y tantos amigos que conocí, tal como ahora la crisis actual castiga brutalmente a las familias con negocios que rozan la quiebra y a tantas y tantas personas en paro.

Ha sido muy entrañable para mi charlar este ratito con Pepe, persona sencilla y cercana; plantarnos un par de besos en la cara y presentarle a la abuela de mi hijo pequeño que asistía conmigo a la función y dedicarle a ella también dos besos.

La obra "El pisito", ha regresado a Madrid después de dos años de gira por toda España. Teté Delgado y Pepe Viyuela se ponen en la piel de una pareja de novios, Petrita y Rodolfo, en los años cincuenta que harán todo lo posible por conseguir un espacio donde vivir.

Un reparto de lujo para un “sainete negro madrileño”, Pepe Viyuela, Teté Delgado y Asunción Balaguer, bajo la dirección de Pedro Olea. El reparto lo completan José María Álvarez, Jorge Merino, María Felices y Rafael Nuñez, además de la participación especial de Juan Luis Galiardo, quien pone la 'voz en off'.

Es muy triste constatar que más de 50 años después la situación de la vivienda en nuestro país es tan dramática y patética como lo era entonces. Recuerdo la casa en la que nací: mi abuela, mi tío, mis padres y yo, hacinados en un minúsculo pisito de escasamente 40 metros cuadrados. Mis padres contaban que ni juntando los jornales de todos lo podían pagar y mi padre decidió emigrar a América para mejorar nuestra situación familiar. Lo que más me impactó de niña en este cambio de continente, país y residencia fue constatar que de un ínfimo y cutre pisito nos habíamos mudado a una verdadera mansión, por la que mis padres no pagaban nada, ya que el alquiler lo sufragaba la propia empresa. No hay nada en esta vida comparable a la despreocupación por la vivienda y el derecho constitucional de cada uno de nosotros a gozar de una vivienda digna y gratuita. NADA NADA EN EL MUNDO ES COMPARABLE A ESTE DERECHO QUE NO PRIVILEGIO !!!
Regresamos a España cuando yo tenía doce años y desde mi mayoría de edad, desde que me independicé de la casa de mis padres con 18 años, mi vida domiciliaria ha sido un verdadero vía crucis en este país del demonio, en el que si estoy de alquiler me matan y si soy propietario me matan también. Como bien dice Pepe Viyuela, hoy no nos casamos o nos casamos y al poco nos divorciamos, pero es tan estomagante como un frustrado matrimonio,es un verdadero martirio y calvario, casarse de por vida con los bancos por la maldita hipoteca a 30 o 40 años. Es igualmente desesperante vivir toda la vida de alquiler, carísimo en nuestro país, con contratos quinquenales que te obligan a mudarte de casa constantemente o a aceptar incrementos abusivos de arrendamiento. El derecho constitucional a una vivienda digna, ¿qué clase de patraña impostora es?

La Constitución Española establece en su artículo 47 el derecho al disfrute de una vivienda digna y adecuada, siendo los poderes públicos los responsables de promover las condiciones necesarias y de establecer las normas adecuadas para hacer efectivo este derecho. ¡Cuánto papel mojado en nuestro catálogo de derechos! ¡Tan sangrante como el derecho al trabajo y las cifras del paro subiendo!

¿Hay posibilidad de resolver algún día esta dramática situación en nuestra sufrida España?...no soy nada optimista al respecto. Es una situación crónica, como a quien le han cronificado un cáncer.

Entretanto seguiremos casados con los bancos esperando que como Doña Martina, palmen a los dos años y no a los treinta o cuarenta que es la vida marital de las hipotecas. Yo quiero mi divorcio, YA !!! VIVAN LA OKUPACIÓN INMOBILIARIA Y LA LABORAL !!! OKUPAS TODO QUISQUI !!!

APLAUSOS PARA "EL PISITO" !!! Ante tanto sinsabor siempre nos quedará el Teatro y nuestro mágnifico elenco de actores y actrices !!!!

1 comentario:

Diciembre dijo...

Que suerte haber podido charlar con Pepe Viyuela! Sin duda es un gran actor. En casa le tenemos en gran estima por su excelente y divertido papel de 'Chema', en la no menos divertida serie de TV. 'Aída'. También sabemos de su versatilidad como actor y recuerdo su estupenda interpretación en 'Tierra', de Julio Medem.

Hace unos días estuve charlando con una conocida sobre la problemática de la vivienda. Me contó que su hija mayor, de 20 años, y muchos de sus amigos y conocidos, tienen asumido que no podrán emanciparse mediante la compra de una vivienda y se están planteando la posibilidad de compartir pisos. Evidentemente esta no es la solución, y de entrada habría que intentar evitar la especulación sobre el suelo... Complejo asunto...

Uff, hace siglos que no voy al teatro y espero poder hacerlo pronto, que ya es hora. Sin duda tiene 'magia', asistir a una función de teatro.

Besos!

Buen viaje, Susana, mi querida amiga...

Mi querida amiga Susana, descansa en paz. Me siento consternada por tu pérdida. Te hacía trabajando en Grecia como me dijiste y anoche me c...